sábado

Historias de vida




           

   Era una mañana de otoño, el teléfono agitó el aire con su sonido y al atender mi madre pareció paralizarse. Mi padre había sufrido un accidente estaba internado en el hospital  y muy grave. 
Llegamos en un auto de alquiler que parecía volar sobre el gris del asfalto.

La puerta de terapia era un muro que nos separaba de él  y en nuestra angustia, caminábamos de un lado a otro, el movernos nos ayudaba a serenarnos. Se nos había hecho noche en pleno día.
Las horas se estiraban, la angustia nos desbordaba. Al fin se abrió una puerta y nos llamaron.
 Lo habían operado, los cirujanos habían realizado  lo posible, sólo quedaba esperar.

Al día siguiente; lo inexplicable. Una presencia cambió mi vida y digo mi vida, porque mi madre nunca se enteró de lo sucedido. Esperábamos en la puerta de terapia el informe médico, cuando una joven se acercó a una enfermera  y  preguntó por Salvador Martín. Le respondió que debía esperar, ya iban a llamar para dar el informe.
Me acerqué y le dije que yo era la hija de Salvador, ella sonrió y me dijo; soy Alma Rodríguez, su novia. El piso se estremeció bajo mis pies, mi madre ajena a nuestra conversación, seguía a un costado de la sala de espera y abrazada a la desesperación que produce el miedo; su mirada no se movía  del piso.
—¿Qué novia? Mi padre está casado con mi madre, desde hace veinte años.
Ella abrió los ojos enormes, tan claros que parecían de agua y cielo, leí en ellos la sorpresa. Tendría unos treinta años, tal vez algo más, pero era tan frágil que pensé que se quebraría ante mis palabras.
—¿Qué me estás diciendo? —Se apoyó en mi brazo, temí que fuera a caerse — ¿Es una broma?
La tomé de la mano y la llevé por el pasillo, hasta un ambiente amplio y calmo.
—¿Estamos hablando de la misma persona? —pregunté—. Mi padre trabaja en la agencia de seguros de Gorriti y Hermann, tiene cuarenta y tres años, es alto, muy delgado y tiene una cicatriz en la frente.
Hablé de corrido y tan rápido que me quedé sin aliento.
Ella no respondió, asintió con un movimiento de cabeza. Temblaba, lloraba igual que una nena, hipando y sin emitir sonido. Las lágrimas rodaban por su cara y no sabía cómo calmarla.
—Por favor no llores y explícame desde cuando están en pareja.
Ella es empleada de un banco, allí se conocieron y  hacía un año que salían. Él le había dicho que era viudo y ella le creyó. Me miraba con tanto miedo, que sentí pena. Le di mi número de celular y le pedí que se comunicara conmigo.

Minutos después desde la puerta de terapia nos llamaban para darnos el informe más terrible; mi padre había muerto. Mi madre lloraba desconsolada, nos abrazamos, vi que Alma se había sentado en la escalera y se cubría la cara con las manos. Ni una lágrima brotaba de mis ojos.
No podía llorar, una mezcla de pena y bronca me apretaba la garganta. Nos hicieron pasar a  terapia.

Un fuego rojo giraba en torno a nosotras, creí verme flotando, fue mi madre quien me tomó del brazo y me llevó a la sala de espera.
Al salir, Alma ya no estaba. Semanas después la busqué en el banco en que trabajaba, me dijeron que  había renunciado.

Pasaron ocho años en los que no la volví a ver, hasta que ayer al bajar del tren en Retiro, la vi. Llevaba de la mano a un niño. La llamé por su nombre, se volvió y al mirarme descubrí  miedo en sus ojos, el mismo de aquel día lejano en el hospital; “perdón no la conozco”, me dijo y se alejo. Iba a correr tras ella, comprendí que debía dejarla, tal vez algún día cambiara de opinión y se animará a decirme que tengo un medio hermano con los  mismos rasgos y la mirada azul  de mi padre.


22 comentarios:

Maria Rosa dijo...


Esta historia que parece increíble; es real.

Fui testigo de ella en la puerta de terapia de un hospital del Gran Buenos Aires. El final es lo único que ha creado mi imaginación, ya que nunca supe como terminó la historia. El protagonista falleció y no vi más a su familia.

mariarosa

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Es real? Es una notable coincidencia que estuviste como testigo.
En tu relato, Alma, la otra mujer, realmente estaba preocupada, realmente lloró su muerte, sus emociones eran auténticas.

Rafael dijo...

Preciosa historia a pesar de su crudeza.
Un abrazo.

maria del carmen nazer dijo...

Ay María Rosa ¡qué linda historia ! aún teniendo en cuenta el descubrimiento que te había tocado conocer. Está narrada con tanta delicadeza y ternura que quien la lee no puede ver la parte oscura, es decir, la ve, pero está silenciada por la luz que irradia la joven.
A mí me encantó. Sólo pude ver la parte buena.
Espectacularmente contada. Mantiene el suspenso e involucra al lector para bien o para mal. Depende de cada uno.
¡Sos una genia !
Toda mi admiración y mi cariño.
Feliz domingo mañana !

Mirella S. dijo...

Le inventaste un muy buen final, totalmente creíble, a esa historia tan triste sobre todo para la hija, a quien se le desmoronó la figura de su padre.
Me gustó mucho, Mariarosa.
Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Impresionante historia, que tus letras la hacen real y directa...Hemos estado allí contigo descubriendo la doble vida de aquel hombre, que se lo llevó la muerte...Y comprendemos la sorpresa y el golpe que sintió Alma. El padre de su hijo comenzaba a ser un desconocido para ella..Sólo nos queda la esperanza de que algún día esa llamada de teléfono abriera una hermosa comunicación que compensara la tristeza de ambas jóvenes...
Mi abrazo de luz y cariño, M.Rosa.
M.Jesús

La Dame Masquée dijo...

Prueba de que la realidad supera a veces la ficción. Una historia impactante que merecía ser contada.

Feliz tarde de domingo

Bisous

Ernesto. dijo...

Historias de vida, sí. Sorprendentes cuando surgen a la luz, pues por lo demás, y como bien nos aclaras, reales!

El relato, con el interés a que nos tienes acostumbrados.

Un abrazo, Mariarosa.

Pluma Roja dijo...

¡¡Tremendo!! Suele suceder. Buen relato bien llevado.

Saludos María Rosa.

PieL dijo...

La vida te da sorpresas ... que dicen y es bien cierto el dicho
Me la creo porque es totalmente creíble
Y si la vida se desmorona cuando se descubre un gran secreto
Si a la hija se le vino abajo la figura de su papá a Alma el mundo seguro se le cayó de repente
Uno se enamora y no pregunta , a veces puede tener la ligera sospecha ... pero calla .. por motivos X
Una ama y se imagina que algo pasa y también calla cuando hay cambios de costumbres por motivos X
hasta que un jarro de agua helada nos sacude el alma .. y como no la vida

Un abrazo inmenso

Un placer leerte siempre

Soñadora dijo...

Dios mío Maria Rosa, me corrieron escalofríos, que momentos nos depara a veces la vida!

Un fuerte abrazo!

José A. García dijo...

Quizás ese día no llegue nunca o, peor, cuando lo haga, ya nada importe.

En fin, la vida siempre se las ingenia para darnos sorpresas.

Saludos

J.

ReltiH dijo...

NO ME PERDÍ NI UN PUNTO NI UNA COMA!!!! EXCELENTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE.
ABRAZOS

Anónimo dijo...


Hola, amiga María Rosa...Soy consciente que puedes sorprendernos con un relato muy distinto al anterior, pero en esta ocasión, me superó en mucho. Entré tanto en el tema, que me imaginaba caminando al lado de la niña,...Muy real, con la perfecta complicidad del tema del hecho extramatrimonial. Me encantó. Saludos.
Juan Angel Petta

Antorelo dijo...

Magnífico, una historia sorprendente. Un abrazo

Beatriz Martín dijo...

María Rosa uufff no solo es creible sino además es frecuente, mi primer amor o mi gran amor me mantuvo engañada durante tres años me dijo que era separado y era casado y como venia mi casa y salíamos juntos siempre los fines de semana jamás sospeché el día que me enteré casi muero uufff vamos sufrí mucho se acabó todo pero durante tres años estuve con un hombre al que estaba casado solo que no tenía hijos en fin .. eso fue hace mas de 20 años , pero tu relato atrapa y no tiene desperdicio siempre con ganas de saber mas, muy bueno , un abrazote desde mi brillo del mar

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Sorpresas de da la vida... conozco algunas historias semejantes, personas con dos vidas paralelas.

Un abrazo.

lichazul alqantar dijo...

cuantas historias semejantes
pueden verse retratadas en la tuya
cuantas emociones y contradicciones unidas
es que la vida en todos se asemeja
somos humanos en una sola tierra

besitos

TIGUAZ dijo...

Siempre puedes sorprendernos, la vida y cada suceso nos sorprende, cada caso es una vivencia distinta y el amor hace diabluras. Como siempre mi admiración . Un abrazo grande desde tú Galicia.

Abuela Ciber dijo...

La vida real a veces parece de cuento y viceversa no?????
Gratisimo leerte
Cariños

Lapislazuli dijo...

Hay tantas de esas historias, en las que nos dejan afuera
Abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

MUY real la historia: la conducta humana desde la perspectiva el amor voltario. UN a brazo. Carlos

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa