miércoles

Voces en la noche.


 




 

 

Fue un eco lejano, desgarrando la quietud de la noche; lamento, queja, sollozo, no lo sé, palpitaba en la calle vacía, me estremecí y apuré el paso, y antes de llegar a la esquina, nuevamente lo escuché.  Estaba en el aire, no lograba identificar desde dónde llegaba.

—Nadie gime de esa forma si no le sucede algo grave —murmure en voz baja, pero el miedo ante lo desconocido hizo que apurara mi andar, un silencio pesado cubría  las calles vacías y fue mi compañía hasta llegar a mi casa.

Durante el día siguiente no lograba olvidar ese lamento, creía escucharlo en la oficina, en las calles al regresar del trabajo. Comprendía que era una ilusión, no podía ser verdad, es que me había impactado tanto, que se quedó prendido a mi piel.

 

Obsesionada y luego de unos días regresé  a esa calle y a la misma hora. Caminé lento, repetí cada paso y nada sucedió. Me detuve en una esquina, esperando aquel sollozo, creo que perdí la noción del tiempo.

Una patrulla policial se detuvo, bajó un uniformado y me pidió documentos. Todo estaba en orden.  Pero algo descubrió en mis ojos o me notó aturdida, no lo sé, ya que me preguntó:

—¿Quiere que la alcancemos hasta su casa?

—Bueno, vivo a pocas cuadras —les agradecí, ya que mis piernas parecían de cartón piedra.

Los dos policías me observaban por el espejo, el que manejaba comentó:

—Los vecinos reportaron que una mujer  desconocida estaba parada en la esquina, daba vueltas y según dijeron, estuvo más de una hora. ¿Qué esperaba?

Les conté mi experiencia de la vez anterior, y como me había perturbado, me escucharon en silencio.

—No me crean loca —les dije.

—Hemos recibido muchas quejas con ese tema. No se asombre, hay noches que se escucha ese gemido y no sabemos de dónde viene. Algunos dicen que comenzaron a escucharse cuando murió la hija de don Villalba, el farmacéutico, se comenta en el barrio; que el novio la abandono y ella se dejó morir de tristeza...

—¿Murió de amor?

—Algo así. Eso opinan algunos los vecinos, otros dicen que es algún gracioso que juega tratando de asustar a la gente. ¿Usted que lo escuchó qué opina?

—No sé, fue algo fuera de lo normal, regresé para intentar descubrir  que era ese gemido, pero como ve, después de lo que ustedes me cuentan, estoy más confundida que antes.

Quedamos en silencio. Ya habíamos llegado a mi casa. Bajé y les agradecí la amabilidad de traerme.

Entré a mi casa temblando, no sé si por el frío de esa noche de otoño o por lo que habíamos conversado con los policías.   Mientras me preparaba un café, me pregunté en voz baja:

—¿Morir de amor en estos tiempos?                                             

Suspiré…

—¡Seguro algún bromista! No lo pienso averiguar.



Espero les haya gustado el cuento.

Voy a tomar un tiempo de descanso, algunos problemas familiares requieren de mi tiempo y presencia.

Ya regresaré. Les dejó mi cariño y bendiciones.


María Rosa.

 

 


34 comentarios:

Campirela_ dijo...

Vaya cuento aterrador, oír voces y no saber de quien son ..o tal vez si...Un besazo. Nos dejas en dudas.

J.P. Alexander dijo...

Uy concuerdo contigo es mejo no saber. buen relato me gusto mucho , Te mando un beso

Hada de las Rosas dijo...

No sera la llorona, no?
quizas no... ella solia andar mas
activa en las noches de verano...
no se, yo de chica le tenia pavor
por eso esta historia me erizo la piel.
Buen relato!
Besos 😘😘

Ester dijo...

Una buena despedida, ahora nos quedamos tratando de pensar como se puede morir de amor. Que todo te salga bien, que los problemas bajen a nivel de problemillas. Unos abrazos

Milena dijo...

Qué bueno, me ha encantado, y ese final, perfecto colofón!

Mis mejores deseos, Maria Rosa, un abrazo

José Luis Asensi dijo...

Un relato que va variando la intensidad.Primero te pone el vello como clavos,después te mantiene en suspense y al final llega una duda que es mejor no resolver y una pregunta que no tiene respuesta.
Me ha gustado mucho.
Espero volver a poder leerte pronto y que se solucionen los problemas que comentas.
Abrazos María Rosa.

Susana Moreno dijo...

Muy intrigante. Espero que te vaya bien. Un beso

Juan L. Trujillo dijo...

Perfecto: nos has sabido llevar hasta un desenlace inesperado pero, desgraciadamente, real.
Besos y vuelve cuando puedas.

Margarita HP dijo...

¡Hola Maria Rosa! Me ha encantado y además, esa pregunta final que nos deja pensando. ¿Es posible? Besos cariño :D

Elda dijo...

Hola Maria Rosa, a mi no me ha gustado el cuento, me ha encantado, lleva ese sello tuyo de misterio y de buena forma que empleas para desarrollar el tema, y que se lee de maravilla hasta el final.
También me parece raro morir de amor en estos tiempos, ya que el cambio de amores está a la orden del día...
Fue muy placentero leerte.
Espero que esos problemas familiares se solucionen enseguida.
Mientras te dejo un gran abrazo.

Jorge M dijo...

Hermoso cuento, con intriga, muy inquietante y fantástico.
Deseo se encuentre todo bien amiga, te mando mis mejores deseos y espero tu regreso con mucha ilusión.
Que te baya bien

Sandra Figueroa dijo...

Aun en estos tiempos amiga, se puede morir de amor. Precioso cuento. Me encanto. Te deseo lo mejor Mariarosa. Cuidate mucho.

Mª Jesús Muñoz dijo...

María Rosa, cuando algo nos impresiona se queda grabado y la mente sigue preguntando por ello...La protagonista volvió al lugar y cambio su temor por un interrogante. Muy bueno, amiga. En estos tiempos materialistas "morir de amor"parece un eco del romanticismo trasnochado y olvidado, pero todo puede ser en este mundo loco y sorprendente.
Mi felicitación por la entrega y generosidad de tus letras.
Esperamos que se solucionen esos problemas. Cuídate mucho, Maria Rosa.
Mi abrazo y feliz finde.

Ernesto. dijo...

Sobre ese "morir de amor en estos tiempos", es cierto que dada la "insustancialidad" que se respira en los mil programas de tv de gente guapa haciendo y diciendo de todo, y que pareciera que se refleja en la calle, cosa que dudo más allá del "gallinero" de turno, sí que puede que esos estados, que pareciera que antes así se vivían, pareciera, hayan dejado paso a otro tipo de encarar esas situaciones de desamor...

El relato muy bien construido. El misterio, hasta el final. El final, impredecible.

Hasta la vuelta. Se te echará de menos!

Abrazo Mariarosa.

eli mendez dijo...

hola Mariarosa!
Primero espero que descanses y que se solucionen tus inconvenientes, aqui te esperaremos.
Un relato que por momentos te erizaba la piel hasta llegar a ese final inesperado..
Yo me quedaría pensando que "aun en estos tiempos " si se puede morir de amor.
Besosssss y hasta la vuelta

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Aquí en Colombia, apreciada, María Rosa, el amor no los mata, los hace matarse. Siempre, grato leerte, y que disfrutes la pausa. UN abrazo. Carlos

Contratar a Vi-Em dijo...

Excelente relato, muchas gracias por ser tu generosidad Maria Rosa

Laura. M dijo...

Dan que pensar esos lamentos.
Que se solucionen pronto esos problemas mararosa.
Buen descanso.Cuídate.
Un abrazo.

Hada de las Rosas dijo...

Te esperaremos, querida amiga.
Muchos besos y abrazos.

Hada de las Rosas dijo...

Que todo vaya bien!!

Meulen dijo...

Quizás así sea estimada, morirse de amor...por tantas razones que algunos no soportan la soledad...
Lo triste es que nadie la haya podido intentar consolar o acercarse a su vida de alguna manera.
Un alma errante tal vez...

Espero te cuides y con tu familia
tengas un descanso y regreses.

te dejo Un abrazo.

Volarela dijo...

Un cuento muy atractivo, con tu habitual y tan ameno toque de misterio...
Que descanses junto a los tuyos, yo procuro hacer lo mismo.
Un abrazo :)

Contratar a Alfredo Silva dijo...

Excelente cuento, un gusto pasar por aqui

Jose Lezcano dijo...

Bonito cuento. Morir de amor... Mi abuela murió a los 89 después de toda una vida al lado de mi abuelo, que perdió la cabeza nada más quedarse solo y en menos de tres meses se nos murió de tristeza. De amor. Encantada de encontrarme contigo
Descansa y disfruta de los tuyos.
Saludos

carmen estany dijo...

Hola Mariarosa. Muy bueno el relato. Estos gritos misteriosos que asustan a la protagonista,tambien me han asustado a mi.Que miedo pasar por una calle y oir tales lamentos.Lo que me asombra es que volviera al lugar para averiguar de donde provenian.
Esto no se puede saber`prque los misterios son misterios.
Deseo que descanses y soluciones pronto tus problemas
Gracias por tus narraciones y comentarios tan amables
Un abrazo

Hada de las Rosas dijo...

✧・゚: *✧・゚:***✿❀ Besos y abrazos para mi amada mariarosa 😍😍🤗 ❀✿**✧・゚: *✧・゚:*

Joaquín Galán dijo...

Está claro que los lamentos eran auténticos y que provenían de un alma que sufrió y mucho por amor.Pero ocurre que nos parece increíble que aún puedan ocurrir cosas así sin tener en cuenta que el amor no tiene nada que ver con el progreso o con el paso de los años.Interesante relato,María Rosa.
Hasta la vuelta y que te vaya todo bien.

buhoevanescente dijo...

Que bonito😊
Sólo eso me gusta tu imaginación
Gracias
Saludosbuhos😊🍁

retazosmios dijo...

Un bello relato que no había leído mariarosa, probablemente se me pasara por alto esta entrada.
Me alegra saber de tu vuelta y espero que todos esos problemillas se hayan resuelto de forma satisfactoria.
Un abrazo y buen resto de semana.

Meulen dijo...

Paso a dejarte un saludo
Espero estés muy bien
Junto a los tuyos, mucha fuerza ,fe y esperanza
Recordar que no estamos solos
Tenemos un Dios de amor a nuestro lado y junto a la Madre de su Hijo alcanzamos fortaleza de vida para seguir adelante.

Muchas bendiciones.

A.S. dijo...

Hola Mariarosa!
Um belissimo relato!
Há mistérios que precisamos desvendar para nos libertarmos de medos e angústias.
Um excelente registo na forma criativa como exprimes a tua história.
Gostei muito!

Un abrazo!

Mª Jesús Muñoz dijo...

María Rosa, sigues en mi mente y mi corazón, amiga.
Espero que todo vaya bien en tu familia y en tu vida.Por aquí vamos mejorando y esperamos un verano mejor que el pasado. La gente va saliendo y retomando la ilusión y las ganas de vivir.
Te dejo mi abrazo entrañable y deseo que te llenes de fuerza y mucho ánimo para volver renovada y con nuevas historias, amiga.

RECOMENZAR dijo...

Me imagino como te sientes leo a diario Tn
Me preocupa susana Gimenez
bella tu entrada

Errandoentrepalabras dijo...

Hermoso. Morir de amor, se muere antes de morir.
Hoy conozco tu blog, espero que tus problemas se hayan solucionado.
Un abrazo
Cecilia

Desde la juguetería.

  La juguetería   del abuelo Marcos olía mal. Sería la mugre acumulada por los años o las   cajas cubiertas de polvo y los desechos de r...