viernes

Viento travieso.



Sopla enojado,
el céfiro furioso,
mientras bailan en las escaleras 
las hojas, que el otoño
arrancó tempranas.
Se cuela en el museo
abre habitaciones
estruja ventanas
asustando a la dama de organdí
que en su cuadro
no logra dormir.
Las cortinas de damasco
se mueven coquetas
se inflan a su paso
pero el no las mira.
Desde un marco gris,
otra dama elegante
la del vestido oscuro
y el amplio sombrero,
se queja del soplo
que mueve su velo.
La reina de España
en bello tapiz
se agita y pregunta,
quién el grosero,
que quiebra mi paz
y eriza mi pelo.
Alguien cerró las ventanas,
del este y oeste
del norte y del sur.
Las pinturas se aquietan
los personajes
vuelven a su mundo
de paz y quietud.
Tras de los cristales,
el mira burló;
ya verán mañana
les dice sonriente
volaré cual bandera
besaré sus caras
y tras de los oleos
vuestro corazones
gemirán de amor.

30 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Mariarosa:

Muy bonito poema nos regalas, es una muy original manera de entrelazar el arte y la poesía logrando una agradable combinación.

El viento, siempre travieso.

Abrazos.

Primavera dijo...

Vaya que manera mas bonita,de mirando un cuadro hayas podido reflejar tan bien un poema.
Primavera

Antorelo dijo...

En este poema utilizas con maestría la prosopopeya dotando de sentimientos al viento; también quiero destacar el ritmo que le imprimes al poema. Me ha gustado mucho.
Un saludo.

Josep Capsir dijo...

Veo que dominas igualmente las rimas y la prosa. Un poema lleno de fuerza, como la de ese viento tenaz y burlón que aguarda tras la ventana para volver a dejar huella de su poder.
Rimas elegantes y precisas y con un léxico pulcro.
Como siempre, un placer...
Un beso.

Mercedes Pinto dijo...

El que es artista puede hacer bella la situación más sencilla y construir una extraordinaria historia de lo más simple, como tú.
Muy bonito.
Hasta pronto.

reltih dijo...

muy bonita la brisa que regalas en tus letras.
besos

Poeta del Cielo dijo...

se siente en esa brisa de letras que tocan el alma ese sentir que llega al corazon a traves de tus letras ... de verdad lindo poema felicidades...

abrazos
lindop fin de semana
saludos

Gladys dijo...

Hola Mariarosa precioso poema es muy bonito.
Un gran abrazo que estes muy bien.

Mercedes dijo...

Y mientras leía cómo soplaba el viento, le he visto guiñar pícaramente un ojo! Magnífico, Mariarosa!

david quintana pantoja dijo...

Que agradable empezar el día leyéndote.

Que tengas un buen fin de semana.

Un Abrazo.

mimbre dijo...

Hola Maríarosa...
Estoy de recorrida en tu blog, lo que leo me gusta y mucho¡
Este viento travieso, buen poema¡
Agradezco tu visita por mi rincón , en mas te sigo y leo...Si¡
Te saluda
Osvaldo

MAJECARMU dijo...

María Rosa,tu poema es un bello cuento con matices de humor y de misterio.Hemos entrado al palacio de los bellos y estáticos cuadros,que velan aquel pasado... y con el viento hemos renovado las salas y los sentimientos...!!
Me ha encantado,tu magia consigue dar ese toque "personal y clásico"que a todos nos gusta tanto.
Mi felicitación y mi abrazo grande.
FELIZ FIN DE SEMANA.
M.Jesús

delfin en libertad dijo...

Bellísimo poema. Arte, poesía, belleza, encuentro en tu maravilloso blog. Gracias por tu visita. Un fuerte abrazo.

Ángel dijo...

Amiga Mariarosa un bello poema.

Unos versos que "vuelan" al son de ése viento que dichas letras dedicas.

Pasa un buen fin de semana.

Bikiños. Ángel.

Marinela dijo...

Gracias Mariarosa por tus poemas y cuentos.

Saludos con afecto.

Ricardo Miñana dijo...

Hermosa la poesia y bellas imagenes,
es un placer pasar a leerte.
que disfrutes el fin de semana.
un abrazo.

lemaki dijo...

El viento de otoño que removía los vestidos de tan honorables y respetables señoras españolas, os llega cada vez más suaver y cálido, al otro lado del Atlántico.

Bonitas palabras para completar y vestir a tu poema, tan bien escrito.

saludos.

ADELFA MARTIN dijo...

¡que preciosidad, de veras!,con cuanto arte nos sumerges en la vida
monòtona de los personajes que adornan los cuadros y que por un momento cobran vida a travès de tu pluma...y del viento de otoño que se cuela...

abrazos

Netomancia dijo...

Era un viento con buen gusto, doña Mariarosa. Original y pintoresco! Saludos!

disancor dijo...

Original y hermoso poema. Excelente manera de interpretar la pintura.
Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Pase a saludarte y desearte : Que la semana que comienza te sea grata!!!!
Cariños

"Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano."
Isaac Newton

Marisa dijo...

Precioso lo que ha desatado ese céfiro curioso al entrar en el museo. Y toda una suerte que tú lo hayas vivido y nos lo hayas versificado de esta manera tan exquisita. Me ha gustado mucho, Mª Rosa.
Un beso.

Soñadora dijo...

Ese viento viene muy presumido! Muy lindo poema lleno de ingenio Mariarosa.
Besitos,

campoazul dijo...

Es muy bonito y divertido, me hizo gracia el viento travieso con sus travesuras, me lo imagino soplándoles a la cara a las altas damas...

Besitos.

Juan dijo...

El viento entra presuroso al museo y tú le aacompañas en sus correrías para contarnos sus travesuras. Bonito poema.

Un abrazo.

Juan Antonio

Lim dijo...

Gracias por visitar mi humilde blog. Es el viento del otoño, que nos despierta sin remilgos, que travieso nos envuelve haciendonos suyo, acariciandonos frío y cautivador.
Un beso amiga.

La abuela frescotona dijo...

QUERIDA AMIGA HE VIAJADO CON ESE VIENTO, VI A LAS DAMAS DISGUSTADAS, Y ESA SENSACIÓN DE PASADO DISTANTE Y QUIETA ME EMBARGÓ EL ALMA, QUE BONITO ESCRITO¡¡¡
TE ABRAZO MARIAROSA

senddero dijo...

Poco puedo agregar, solo desarte que sigas escribiendo con sencillez y elegancia... un beso rub

Myriam dijo...

Me gustó tu viento pícaro que hasta la Reina del tapiz pregunta:

"Quién es ese viento grosero,
que quiebra mi paz
y eriza mi pelo."

Un abrazo

Mª Teresa Alejandra dijo...

Estoy devolviendo poquito a poco los comentarios de mi última entrada, no puedo escribir nada nuevo por enfermedad, lo digo en mi última entrada, ni tan siquiera leeros.

Un fuerte abrazo

Maite

Cristal roto.

Te escuchaba, pero estaba cerrada a tu voz. Tus palabras caían, saltaban en la mesa de aquel bar y rodaban hasta el suelo, se...