miércoles

La Bajante.


 

 

 

Acostumbraba ir siempre al mismo muelle,  aquel día  el viento interminable congelaba las palabras y  dolía en los labios. Un sol sin fuerza se dormía en mis manos y se anunciaba bajante. Siempre había visto al río golpear contra el murallón, era la primera vez que lo veía en retirada. Alguien me dijo que en mayo, el Río de la Plata acostumbraba a bajar. En pocos minutos se formó una  arena, ondeada y  sucia.

Bajé por la escollera y quedé absorta ante la playa  recién nacida, me recibió cubierta de ramas y restos de todo tipo; plásticos, bicicletas, botellas. El río estaba limpiando su casa y arrojaba en la arena sus desechos. Algo resplandeció entre una maraña de hilos de pesca, era una piedra transparente, la levanté, pesaba en la mano,  brillaba. La limpié con mi camisa y acentuó sus destellos, era un cristal finísimo, la guardé en el bolsillo y seguí andando. El frío era intenso, las ráfagas  de viento golpeaban con furia mi cara. Fue entonces que observé en el agua, una extraña  quietud, me acerqué, estaba congelada. Me decidí a caminar por ella, apenas me llegaba a los tobillos. Perdí la noción del tiempo hasta comprobar que estaba cercada por el  agua. El horizonte era una línea, separando el cielo del río oscuro, giré y me encontré dentro de un círculo, solo agua y cielo me rodeaba.  Busqué el muelle y no lo vi.

Me encontraba en algún punto del espacio, intentaba salir y no hallaba la forma, era prisionera de un laberinto abierto, sin caminos ni puertas que abrir.

A pesar de mi abrigo, el viento me envolvía en un abrazo que me hacía temblar, el agua  congelaba mis pies; estaba helada, trozos de escarcha flotaba sobre el río.

Apreté la piedra que guardaba en mi bolsillo, estaba caliente, la miré, su brillo se había acentuado y sin saber por qué, le dije: quiero regresar. Sonreí ante mi estupidez,  pedirle ayuda a una piedra, sólo a mí se me podía ocurrir.

Apreté los párpados con fuerza, la piedra en mi mano, era una brasa que ardía, pero no quemaba,  abrí los ojos, comenzaba a atardecer cuando divise el muelle. Apuré el paso por la bajante que cubría mis pies.

Al llegar a la escalera y volver la vista atrás, sólo divise  un río  recostado en una playa sucia. La llave de mándala se había quebrado y con ella el círculo que me mantuvo en su centro, el encantamiento lo había eclipsado la piedra, que ahora  al contemplarla ya no brillaba, era gris y porosa, un simple canto rodado que había dejado en mi… demasiadas dudas y una marca roja en la palma de mi mano.…


Cuento corregido y reeditado.

 

 

9 comentarios:

Ester dijo...

Un espectáculo, una visión, un sentimiento, y un cuento que dura más que su lectura. Abrazos enormes

Rafael dijo...

Siempre se sueña y, al final, muchas veces, los sueños se rompen, por desgracia.
Un abrazo y feliz día.

Susana Moreno dijo...

Una historia impresionante. Un beso

Margarita HP dijo...

Me ha encantado amiga mia, me ha mantenido en vilo. Muchos besos :D

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Una piedra llena de magia y un enigmático río

Paz

Isaac

Ernesto. dijo...

Excelente narración Mariarosa. Creativa!

Abrazo.

Lu dijo...

¡Un relato con muchas imágenes!
Una frase que me guardo: "El río estaba limpiando su casa y arrojaba en la arena sus desechos"
Y un final para dilucidar. ¿Fue un sueño? ¿Atravesó la protagonista esta dimensión y fue a dar a otra?...
Todo es posible
Atrapante relato, como siempre, María Rosa.
Que tengas un bonito fin de semana
Beso

Volarela dijo...

Qué maravilla! Me ha encantado. He visualizado perfectamente el encantamiento. Da bastante pavor. El frío, el misterio, la nada de agua y cielo… La ambientación es muy buena. Esencial para atrapar al lector. Y lo terminaste limpiamente, dejando un buen sabor de boca.

¡Aplausos entusiasmados, mi admirada escritora!
Y un beso bien grande :-)

Hada de las Rosas dijo...

Parece haber sido ésta una piedra magica!
por suerte te ayudo a volver a la orilla
porque con el temor que le tengo a los rios y a los mares...
uf, me da vertigo de solo pensarlo.
Esta muy interesante tu version renovada,
tengo un leve recuerdo de que ya lo habia leido.
Esta muy bueno, querida escritora. Te mando un beso y
buen inicio de semana!

Volvió una tarde.

    Regresaste sin que nadie te hubiera llamado. Regresaste sola, como te fuiste. La verja semiabierta te estaba esperando, solo ella, l...