martes

La playa de las palmeras.



 

 Llegué a la playa y me estabas esperando, como siempre, embelesado mirando las palmeras. Me senté a tu lado, sobre la arena, rodeaste mis hombros con tu brazo y me besaste.

Contemplamos el mar que con su suave ir y venir,  serenaba el alma y el cuerpo y volviste los ojos a las palmeras, tan altas, elegantes y recitaste aquellos versos de Silvina Ocampo:

”Palmera, añoras el desierto,

el río, el mar, la iridiscencia  de las mariposas,

para una imagen de tarjeta postal”

 

El cielo era un manto celeste salpicado  de nubes, la brisa nos acompañaba calmando el calor del sol.

Me dijiste que debíamos volver, que ya era tarde, nos pusimos de pie y nos fuimos caminando abrazados como dos adolescentes.

Al pasar frente a un grupo jóvenes, escuché decir a uno de ellos:

—Qué extraña esa mujer, camina sola con el brazo extendido al aire como si abrazara la nada…

Me volví y le dije:

—Extraño eres tú, que no ve más allá que  brazos vacios.

—No la entiendo —me dijo.

—Con los años, ya me entenderás…—respondí y me fui abrazando  a mi amor.



 

11 comentarios:

A. Javier dijo...

Los jóvenes de ahora tienen poca cultura, jajaja

Excelente relato mariarosa

Esa magia poética que envuelve esa ensoñación
vale un Perú.

Un placer
Besos!!!!

Susana Moreno dijo...

Triste pero hermoso. Un beso

Margarita HP dijo...

Hace poco comenté a un amigo que tenía una cita CONMIGO. Me miró raro, y me preguntó que si estaba bien. Le dije que mejor que nunca. Entiendo muy bien tu texto. Besos cariño :D

Volarela dijo...

Ya lo entenderá... ya.
¡Precioso!
Me encantaría compartir contigo un cuento que hice hace años muy parecido... Cuando me anime a ponerlo te sonreirás.
Un besazo, romántica :))

retazosmios dijo...

Realmente Mª Rosa, eso solo es entendible para unos cuantos privilegiados, todos, no tienen ese don de la fe y de la fuerza necesaria.
Me encanta el relato.
Un abrazo, amiga.

Ernesto. dijo...

Genial Mariarosa!

Abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Algo que es extraño puede tener mucho sentido para alguna persona.
Un abrazo.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y muy probablemente te entendió y se acordó de ti...

Paz

Isaac

Hada de las Rosas dijo...

Por favor, que saben los jovenes de amor!

que tal mi querida mariarosa?
preciosa historia, romantica y magica!
es un genero que me gusta mucho.

Te mando un beso y un abrazo, buenas noches.

Franziska dijo...

Muy bueno y sorprendente, como siempre. Recreas un ambiente y, de repente, aparece siempre un final inesperado. Me ha encantado.
-estoy retornando con un tanto de gestos lentos, perezosos, a retomar mis contactos Blogger y supongo que habrás tenido el mejor tiempo para imaginar finales fuera de lo común. Un abrazo.

Ana dijo...

Qué bien escribes, me ha emocionado mucho leer esta historia, realmente preciosa.

Un gran abrazo!!

Volvió una tarde.

    Regresaste sin que nadie te hubiera llamado. Regresaste sola, como te fuiste. La verja semiabierta te estaba esperando, solo ella, l...