viernes

verde.


 

 


 

La lluvia se hizo dueña del espacio e invadió la fronda con su  humedad. A medida que disminuía su ímpetu lo vi, en la altura, un arco iris de distintos tonos de verde que  parecía subir desde los  árboles en líneas ascendentes y pintaban el cielo de un verde increíble.

Verde que te quiero verde, era la voz de Lorca, recitando su poema que brotaba desde la tierra, se sumaron otras voces, y el corazón verde  tatuado  de Pizarnik brilló en el aire y el escrito con tinta verde de Octavio Paz onduló en el pentagrama  del cielo y de pronto todo fue silencio y el paisaje se fue tiñendo del color de los celos y de la hierba en primavera. Fue el verde del  mar y de la hoja que despierta, de la retama  que  mantiene su color, a pesar del invierno y el viento helado.

Y fue verde en las hojas agitadas por la brisa, en el pequeño capullo  anunciando la flor, y llegó el jilguero, la mariposa y la abeja y llevaron  semillas. La lluvia con su bendición elevó el arco iris hasta hacerlo  desaparecer  y el brote de la vida se abrió y la historia  volvió a comenzar, y la primavera  renació verde.

 

 

 

Prosa reeditada y corregida.

 

11 comentarios:

Meulen dijo...

Se expresa maravillosamente el corazón verde de las voces de los poetas que se rinden a la belleza de la creatura que es el mismo Creador triunfando en su eterno alimento de vida...

Abrazos.

Ernesto. dijo...

Verde verde verde...

No sabía yo que los celos tuviesen color... :)))))) Y menos verde primavera. Sinónimo de vida que comienza, belleza y alegría. ¡El verde! No los celos, evidentemente.

En cierta ocasión, años ha, fui a medir unas ventanas a una casa para colocar cortinas. Había quedado con la dueña, mujer joven, a una hora. Llegamos todos al portal casi al mismo tiempo. Ella, una amiga y yo. Entramos, y mientras la mujer joven fue a abrir las ventanas, su amiga me dijo: ¡Estás aquí porque yo estoy aquí. Sin mi presencia no entrarías en esta casa!...

¡Los celos! (Sin duda un calvario para todas las partes)

Abrazo Mariarosa.

Emilio Muñoz dijo...

Bello narrar, mariarosa. El alma habla en tu prosa y se refleja en el vivir.

Renacimiento de la vida, sea en la maravillosa naturaleza o sea en el alma humana.

Renacer en verde, expresión de la vida que se llena de luz y alegría, flujo ascendente después de la vida que adormeció.

Renacer como una nueva oportunidad de ser, de creer, de soñar, de experimentar... en verde esperanza!!! Eso me transmites...

Un enorme abrazo, querida amiga!!!

Susana Moreno dijo...

Me ha encantado. Un beso

Margarita HP dijo...

Qué preciosidad amiga mía. Verde fresco y limpio que llena los sentidos. Besos :D

Lu dijo...

Qué bonito círculo verde describes Maria Rosa!
Verde color esperanza, verde los tréboles y si son de 4 hojas mejor.

Diferente a tu habitual estilo pero encantador texto.
Abrazo

José A. García dijo...

Desde Buenos Aires ansío el regreso del verde, la primavera y todo lo demás.

Saludos,
J.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...



Mariarosa es mi deseo invitarte al otro blog de Aula de Paz , donde en cinco partes expreso un resumen de mi labor en la sociedad , esperando sea de tú agrado , un fuerte abrazo .jr.

Hada de las Rosas dijo...

Que prosa bonita! tan preciosa que me encanta! y dedicada al color verde, un tono sin dudas importante. Esta relacionado a la vida y la energia. Es juvenil, inocente. Simboliza la esperanza y tambien los celos pero lo unico importante de todo esto es que es simbolo de riqueza. Mi favorito es el de la tonalidad verde Dolar =D jajaja!
Te mando un abrazo grande y mi deseo de que tengas una linda semana por delante!


Laura. M dijo...

Verde que te quiero verde. Verde viento, verdes ramas... Bien lo expresó Lorca aniga.
Me encanta el verde color de la naturaleza que solo verlo ya calma y anima. Que podamos seguir viendo el brote verde de la vida.
Buena semana Mariarosa.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Verde que te quiero verde y tu buena prosa poética, que recogen la eclosión de vida, es como ahora los colombianos, queremos ver a nuestra país, espigando hacia el binestar, la democracia y la inclusión. Siempre grato leerte-
Carlos

La Bajante.

      Acostumbraba ir siempre al mismo muelle,   aquel día   el viento interminable congelaba las palabras y   dolía en los labios. Un s...