lunes

Cada día.


 

 

Se encontraban en  la estación de trenes, a las 7,15hs, con el apuro de llegar a horario cada uno a su trabajo. Ella lo miraba  esperando un saludo y él apenas esbozaba una sonrisa tibia que se le quedaba dormida en los labios. Era tímido. Se notaba en la forma en que disimulaba cuando lo descubría observándola. Se gustaban. A ella le encantaban  sus ojos que parecían dos lagos de color indefinido y el la sonrisa espontanea que le iluminaba a ella su cara de manzana.

Una mañana el tren llegó atrasado. Los apretujones de tantos pasajeros apurados  por subir,  los hicieron sentirse sardinas oprimidas. En cada estación subían más personas y en un momento el tumulto los enfrento, sonrieron tímidamente, estaban tan unidos como en un abrazo; de pronto, alguien dejó su asiento y él se corrió para que ella se sentara. Había terminado el momento romántico que había durado apenas unos minutos. Al llegar a Retiro, los corazón seguía latiendo con un aleteo de paloma enloquecida.

 

Cada día ese intercambio  de miradas y sonrisas tímidas continuaba sin  palabras.

Al llegar la noche, se encontraban en el pequeño departamento y daban rienda suelta  a aquel juego de tontos enamorados, era un nido de amor, encallado en lo más alto de un árbol llamado edificio, donde la timidez escapaba por la ventana y el amor dejaba de ser un juego.




23 comentarios:

- R y k @ r d o - dijo...

Confesso que gosto de jogos de amor. Nem todos acabam bem, mas outros, são sempre intensos e profundos. Gostei muito deste texto.
.
Saudações poéticas
.
Pensamentos e Devaneios Poéticos
.

Rafael dijo...

Bonito relato y con la sonrisa acostumbrada...
Un abrazo.

AMALIA dijo...

La ilusión de ese bello instante cada día...
Linda historia.
Un beso.

Frases Bonitas dijo...

Paso a dejarte un hermoso Noviembre que traerá cosas buenas. Siembra amor y esperanza en todo lo que haces. Saludos

José Luis Asensi dijo...

Precioso relato, Mariarosa. Tiene magia, tiene encanto y ese juego "tonto" de personas sabedoras de que se gustan, incapaces de declararse, pero soñando por su cuenta en que llegue ese día en que den el primer paso. Lo malo es que ese paso nunca lo da la timidez y se puede quedar en un eterno "tonteo" que acabe olvidándose.
Que tono más bonito y romántico le has dado a tu historia.
Siempre es un placer leerte.
Un abrazo.

Susana Moreno dijo...

Al menos en la noche lo hacían realidad. Un beso

Campirela_ dijo...

Una historia llena de amor puro, de ese juego donde el tonteo de mirarse casi a escondidas les hace jóvenes y triviales, pero que al parecer la timidez se desvanece y hacen realidad aquel sueño que es su momento de placer. Precioso. Un besazo y muy feliz mes de Noviembre.

Ester dijo...

Y es que la noche es la mitad del dia mas romántica, la mejor, la noche permite lo que el dia esconde. Bonita historia como siempre. Un abrazo

Hada de las Rosas dijo...

Que tal mariarosa, como estas! que linda lluvia nocturna, verdad?
me encanta esta historia, es un juego sexy, una fantasia de rol.
Te dejo un beso lluvioso y maravilloso

J.P. Alexander dijo...

Uy que tierno relato y que tierna pareja te mando un beso

Sandra Figueroa dijo...

Que bonito relato. Esos juegos del amor que aun pasan pero a muchos no les gusta jugar por temor a perder.... Saludos amiga.

Margarita HP dijo...

¡Qué bonito María Rosa! Y qué final, es magnífico. Besos cariño :D

Lu dijo...

Buen día María Rosa
Bordaste de romanticismo esta bonita historia.
¡Preciosa con ese final a toda orquesta!

Abrazo va desde mi Ushuaia, al fin, vestida de primavera

Elda dijo...

Que tierno y que hermoso ese juego de miradas, resulta tan romántico que mientras dura no hace falta otra cosa.
Mucho romanticismo en todo el relato con un final estupendo.
Me ha gustado mucho María Rosa.
Un abrazo y feliz semana.

Volarela dijo...

Perfecto, tan romántico y tan bien narrado...

Besos

Meulen dijo...

Una manera de vivir a plenitud el amor ...muy lindo relato estimada.

Te dejo un abrazo.

Laura. M dijo...

Bonita historia con un final feliz y apasionado.
Buena noche.Un abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Una historia tímida, que poco a poco se abre paso en el tiempo. Muy bello e inspirador, María Rosa. Lo contaste con naturalidad y realismo. Lo hemos visto y lo hemos sentido, amiga.
Mi abrazo entrañable y agradecido.

RECOMENZAR dijo...

A tu edad me maravilla que escribas estos boleros

Ernesto. dijo...

Bueno bueno bueno... Entrañable historia, como siempre, de final sorprendente.

Experta en cuentos y poesía, de los primeros ya llevamos años dando fe!

Y sí, no es de extrañar que no te guste la palabra "incombustibles". No está hecha para ti, tampoco para mí!

"No pensaba explayarme tanto. Que tengas un lindo día"... dijiste. Y fue un placer leerte tanto.

Abrazo Mariarosa.

José A. García dijo...

No siempre es necesario hacer público lo privado, esa distinción se va perdiendo poco a poco...

Saludos,
J.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuánta ternura le pones. Adorable relato. Un abrazo. Carlos

Rainbow Evening dijo...

excellent story ....
love your narrative.

Un milagro de diez minutos.

  La noticia le llegó como un mazazo, su padre se moría y quería verla.   —Los médicos  dijeron que no le queda mucho tiempo—apenas hora...