martes

Esta vez es el final.


 

 

 

Me creí curada de tu amor, ese que clavó espinas en mi carne.

Me creí curada, y  segura de no volver ha  creer en tus promesas.

¡Qué ilusa! Al verte de nuevo y escucharte, una batalla en mi corazón me dice que  tu amor es una planta que se marchitó, pero su raíz sigue firme.

A tu lado, mi ternura se convirtió en tormenta y  un viento furioso se llevó mis sueños. Ni esperanzas dejó tu paso por mi vida.

¿Y ahora regresas…?

Soy tierra desbastada por tu abandono, árbol sin hojas, rama seca que a tu sola presencia, se quiebra. He sobrevivido a tantas enfermedades, que mi cuerpo ya esta inmunizado para cualquier mal, pero sé que si volviera contigo, no habría antibiótico ni remedio que curara mi cuerpo por segunda vez.

 

No quiero creer en tu arrepentimiento. Mi dignidad es más fuerte que el deseo de tu amor. Las cicatrices que dejaste, todavía duelen, cada tanto sangran y su sola presencia es la prueba de que recomenzar, sería volver con quien no supo ni sabrá amar. No es tu culpa, es que no tienes corazón.

El tono falsamente sublime de tus palabras de amor, engañan a cualquiera que no te conoce; yo te conozco.

Tu recuerdo sigue en mi mente, te construyo en cada pensamiento que llega con una lágrima y a pesar que lo evito; tus viejos juramentos aparecen malogrando cualquier nueva ilusión  que intente nacer entre mi deseo y el ansia de volver a soñar.

Esta vez, no. Y mi voz era tan firme que me convencí a mí misma. Esta vez, no. Te vi partir cabizbajo, pero estoy segura que era solo una postura para ganar mi arrepentimiento. Esta vez es el final.

 



20 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Qué historia tan dura y tan real. Un beso

Rafael dijo...

Cuesta desprenderse de tanto que nos aferra a una persona, pero...
Un abrazo.

Elda dijo...

Una buena sentencia para terminar con una relación que duele, y al final es tóxica para la persona ofendida.
Una estupenda inspiración, tan real en algunos casos.
Un abrazo Maria Rosa, un gusto leerte siempre.

Lu dijo...

Hola María Rosa
El relato de hoy es una realidad para muchas personas.
Los amores tóxicos son tan relaies como el amor mismo.
Pero...
Es sano y bueno que finalmente llegue el día de autoconvencerse que ya ¡Basta!
Así que muy bien por el punto final.

Abrazo va

Campirela_ dijo...

El desamor siempre deja heridas que tardan en curar si alguna vez se curan del todo, pero lo peor es que regresen con falsas promesas. Nunca aceptare aquellas personas que el amor para ellos es un juego de seducción, el amor es mucho mas que eso, es el pilar de la humanidad. Un bonito texto donde ella debe ser fuerte porgue la vida no cambia a las personas si ellas no quieren cambiar. Besos Mariarosa.

Meulen dijo...

Bueno, eso es verdad ...no hay persona que tenga tanto aguante en la vida no?...
El recordar que se tiene dignidad es algo que cuesta mucho, pero no es imposible...

un relato de la vida misma.

Abrazos.

Ester dijo...

Aquí ponemos aquello de "perdón concedido, confianza retirada" Abrazos

Hada de las Rosas dijo...

Buen relato, buena decision.
La mascara cada vez le dura menos tiempo,
es mas berreta cada vez que regresa,
con cada vuelta se ven mas los hilos del titiritero siniestro.
Buena historia, querida amiga. Un beso y buenas noches.

J.P. Alexander dijo...

Genial relato. A veces es mejor alejarnos y terminar una relación toxica.
Te mando un beso.

Auroratris dijo...

Es necesaraio por amor propio cerrar una puerta... lo que es tóxico para el alma no crea felicidad.

Mil besitos para ti, Mariarosa, feliz miércoles ♥

Margarita HP dijo...

Un relato maravilloso amiga mía, y además, una situación que por desgracia, es frecuente. Me alegro que la protagonista de esta historia no haya sucumbido a un amor que claramente se está viendo que solo va a volver a dañarla. Besos :D

Mª Jesús Muñoz dijo...

Fuerza, valor y determinación en la protagonista. Muy bueno María Rosa. A veces hay que plantarse con dignidad y ser clara y rotunda.
Mi felicitación y mi abrazo entrañable por tu interesante y conseguido relato.

Sandra Figueroa dijo...

Que difícil es aveces, pero llega ese momento y decididas decimos: no. Una historia como de la vida real amiga. Saludos.

Ernesto. dijo...

Dura disertación sin duda, pero necesaria a la vista del relato.

Una historia bien desarrollada, y un final cantado!

Abrazo Mariarosa.

María Pilar dijo...

Una decisión dura, pero necesaria; difícil, pero sana. La protagonista lo va razonando pausadamente, los sentimientos afloran. Lucha.
Me gusta cómo has planteado este monólogo interior tan realista como la vida misma.
Un abrazo.

Volarela dijo...

Contundente y necesaria decisión.
Muy bonito tono poético, desgarrado, que nos interioriza en la sufrida protagonista.

Un fuerte abrazo

Laura. M dijo...

Al fin se decidió. Acertada deciión.
Buen fin de semana.
Un abrazo.

José A. García dijo...

Alguna vez tenía que ser la última, la de verdad.

Saludos,
J.

hanna dijo...

Genial tu relato que buena forma de ir llevandonos a imaginar cada momemto, pensamiento y situaciones.
Una disertación intima y dura.
Te dejo un beso.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La firmeza de una decisión. Un abrazo. Carlos

En el bar.

  A veces   somos utilizados por   los sueños,   los cuales     nos llevan a vivir   situaciones que creemos reales. Pasamos a formar parte ...