jueves

El escarmiento.


¿Cómo no se había dado cuenta?
Era cierto que últimamente él estaba frío, algo distraído,  pero lo atribuyó a sus problemas de trabajo en el banco. Juliana no logró evitar la sorpresa ante las palabras de Raúl: “Estoy enamorado de otra, me voy de casa”
Quedó muda. La seriedad de él, confirmó que sus palabras no eran broma. Raúl fue a preparar una maleta y ella quedó de pie sin poder moverse, con los brazos pesándole como plomo y escuchando el eco final de las palabras de Raúl…”Me voy de casa.”
Luego fueron llegando las noticias que viajaron de boca en boca de sus amigas.
“La amante es una compañera de trabajo.”
“Tiene veinticinco años.”
“Es rubia y muy bonita.”
Una vez terminados los papeleos del divorcio, Juliana cambió la cerradura de la casa, sería mejor no verlo, él se comunicaría con su abogado y ella quedaría libre de su presencia.
Pero no fue así. Raúl y la rubia, aparecían en el restaurante, el cine, el shopping. No lograba explicarse cómo, pero  ella llegaba a un lugar y al momento entraban ellos dos; su ex y la hermosa. Lo peor eran sus risas, la saludaban y agitaban sus manos en un saludo burlón,  con total descaro. Cambió de Restaurante, ellos también. La invitaban a una fiesta, ellos aparecían allí, risueños y felices vendiendo sus arrumacos lo más cerca posible de ella. Juliana comenzó a dudar de las casualidades. Descubrió que sólo comentaba sus salidas con su amiga Lola, allí estaba el fin del misterio. El esposo de Lola era amigo de Raúl.
Comprendió que todo era un plan armado por los dos, su ex y la rubia. ¿Por qué? No lo sabía. Seguramente intentaban gritarle su felicidad…
Debía hacer algo para librase de ellos. Les iba a dar un escarmiento.
Un domingo le comentó a Lola que al medio día, iba  conocer un nuevo lugar de comida China, que llegaría temprano para luego ir al cine, lo comentó al pasar y dejó la semilla sembrada.
A las doce llegó al local Chino y tomó asiento cerca de una ventana que daba a la calle, era temprano, había pocos comensales. Diez minutos después los vio llegar, bellos y radiantes, tomaron asiento a pocas mesas de distancia. Al verla repitieron la ceremonia de siempre, risas saludos;
“¡Hola Juliana!”
“¡Cómo estás!”
Juliana abrió la cartera, saco una Bersa 22, se puso de pie  y con una sonrisa desquiciada, apuntó hacia la mesa de Raúl y disparó dos veces.
Tomó la precaución de dar en el espejo que adornaba la pared, los trozos cayeron al suelo con un tintinear  de cristales; por un momento todos quedaron quietos en una escena suspendida por el asombro. Las caras de Raúl y la rubia se pintaron de una palidez cercana a la transparencia, los ojos como monedas y las bocas abiertas al espanto.  Tan mudas y tan lejanas de aquellas sonrisas de unos minutos atrás.
Guardó el arma en la cartera, saco la tarjeta de crédito y le dijo al mozo que aun temblaba mirando el desastre
“No se asuste, era un problema familiar que ya quedó solucionado. ¿Cuánto les debo?





29 comentarios:

Elda dijo...

Un relato fantástico María Rosa, y una solución muy acertada sino la denuncia el dueño del restaurante.
Me ha encantado y me ha parecido un final muy bueno y original.
Siempre un placer la lectura de tus historias.
Un abrazo.

Ester dijo...

Que bien que lo solucionó con un espejo, Hay comportamientos inexplicables. Un abrazo para ti y un aplauso por el relato

Susana dijo...

Buena venganza. Un beso

Campirela_ dijo...

Me rindo a tus pies ..justa venganza ..No puedo entender esa crueldad del Ex y la rubia ...se nota que no eran felices sino para que la trama ..Bien por ella demostró un par ..Gracias Rosa me encantan tus textos. Un fuerte abrazo reina mora.

Rafael dijo...

Inesperado pero interesante.
Un abrazo.

Lia dijo...

Un relato logrado con justicia. Un beso Lía.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Rompió la realidad en el espejo, que ya no se volvería ver...El susto fue suficiente para romper la trama, todo un aviso que no olvidarían. Muy bueno, María Rosa .
Mi felicitación y mi abrazo por tus buenos argumentos y recursos, amiga.

Auroratris dijo...

Me ha encantado, bonita. A veces, es mejor cortar por lo sano.

Mil besitos con cariño ♥

Margarita HP dijo...

¡Me encantaaaaaaaa! En serio María Rosa, ¡¡me encantaaaaa!! Besos :D

Mirella S. dijo...

Necesitaban pegarse un buen susto. ¿Había necesidad de todo ese despliegue de amor, perseguirla, si era tan feliz con la rubia?
Muy buena historia, Mariarosa.
Besos.

J.P. Alexander dijo...

Uy buen desenlace no me lo esperaba, Te mando un beso

Sara O. Durán dijo...

Si hubieran sido felices, no la andarían persiguiendo con ese teatro de felicidad.
Excelente resolución.
Abrazo grande.

Sandra Figueroa dijo...

Se lo tenían merecido. Valiente y decidida acabo con ellos. Saludos amiga.

Ernesto. dijo...

Si los problemas familiares se resolviesen con el precio de un espejo, sería todo muy simple... :))))))

Una historia de misterio muy bien narrada.

Abrazo Mariarosa.

El Baile de Norte dijo...

Por un momento pensé lo peor,... jajaja, … con la fácil que es andar cada uno a lo suyo...

Maru dijo...

Juliana no se anda por las ramas jajajaja. Escarmiento sí que les dio y casi un infarto también. Abrazos.

Tesa Medina dijo...

Me encanta como escribes, Mariarosa, un relato estupendo.

Y es que no se puede ser tan cruel e ir poniendo sal en una herida abierta sin que una mujer resuelta y decidida como tu protagonista no lo resuelva.

El local elegido, el cuidado de no hacer destrozos y el de tranquilizar al camarero y liquidar su cuenta...son rasgos muy femeninos. Un varón lo hubiera puesto todo patas arriba y encima hubiera montado un drama.

Un beso, de melena asislvestrada a melena asilvestrada.

José A. García dijo...

Después de leerlo me quedó una pregunta: ¿Por qué se estaría vengando el marido separado de la mujer que aceptó la separación?

El resto del relato está bien armado, no hay duda de ello.

Saludos,

J.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué bueno¡ Una fórmula efectiva. Un abrazo. Carlos

Dj...flor. dijo...

Hola de nuevo , vaya con el relato por un momento pensé
que los iba a matar , menos mal que tuvo la sangre fría de no hacerles
nada , pero como aviso estuvo muy bien , me a gustado mucho tu relato
me has tenido muy atenta hasta el final , chapo amiga eres una buena escritora
de relatos de suspense , te deseo una feliz semana , besos de flor.

Belén Rodríguez dijo...

Aunque, por las circunstancias, llevo un tiempo desconectada del mundo bloguero, os recuerdo con cariño. Paso a interesarme por ti y a desearte salud y suerte en estos tiempos convulsos que nos está tocando vivir.
Un enorme abrazo.

RECOMENZAR dijo...

que bien que escribes me has puesto en acción Saludos a mi tierra y a vos

Julia dijo...

¡Menudo susto les dio! ya no volverían a seguirla más, seguro.
Un fuerte abrazo mi dulce amiga

Siby dijo...


Muy bueno, me agrado leerte, esta muy bien
cortar por lo sano, es la mejor solucion.

Besitos dulces
Siby

Luiz Gomes dijo...

Boa tarde. Obrigado por suas palavras carinhosas no meu Blog. Aproveitei a oportunidade e comecei a segui-la também. Parabéns pelo seu blog e muita saúde para você e sua família.

Laura. M dijo...

Vaya, seguro que aprendieron la lección. Muy bueno.
Cuídate.
Un abrazo.

Estrella Amaranto dijo...

Está claro que donde las dan las toman y así Juliana les demostró su arrojo y tiró al traste el plan armado por los cuatro compinches.
Buen relato con mejor moraleja.
¡Feliz fin de semana!

Meulen dijo...

Seguramente iban tras algo más, pero la mujer es inteligente , hasta que sabe bien como defenderse de la maldad y de una maldición...asi es cierto ,más vale sola que mal acompañada.

Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Creo que hay algo que el relato oculta, que hay más de lo que se cuenta.
Que temible la protagonista.
Un abrazo.

Aquella paloma.

Durante   la noche, se   quedaba en el alfeizar de la ventana. Buscaba con su pico sobre el cemento, no sé qué, allí solo había tierra ...