miércoles

La palabra






Alguien había olvidado el libro abierto sobre la mesa. El viento jugaba con sus hojas, las agitaba, las hacia ondular en el aire, el sonido del papel llamó la atención de un duende travieso, que decidió divertirse dando vida y poder a una palabra. Buscó entre tantas y eligió al azar una de seis letras.


Al sentirse recorrida por una sabia nueva, la palabra comenzó a moverse, luego  saltó y abandonó la página,  y se descubrió dueña de desconocidos poderes, giró en el aire  cual una bailarina y se dejó caer sobre la espalda de una mujer que escribía inclinada sobre la mesa. Las manos de la escritora se aflojaron, su cabeza se inclinó lentamente hacía un costado y sus anteojos cayeron  sobre la  hoja de papel. La palabra la observaba extrañada, no comprendía que había sucedido. Se acercó a las gafas y se reflejó en sus cristales y leyó; etreum.




25 comentarios:

Elda dijo...

Un cuento muy original Rosa, mientras lo estaba leyendo contaba las letras de algunas palabras, y como no me coincidía ninguna, ya no hizo falta porque llegué al final, y aunque no conocía esa palabra, supuse enseguida cual era.
Me ha encantado, está precioso, sobre todo el comienzo, y el final regio.
Un abrazo.

José Manuel dijo...

Vaya con el duendecillo no había otra palabra para escoger. Un cuento genial, no se puede decir más en tan pocas palabras.

Feliz día
Un abrazo

Bertha dijo...

Que palabra fue a escoger el duende, es que son tremendos a veces...

Un abrazo MªRosa.

Rafael dijo...

Anteojos, gafas... Bonito relato el que nos dejas. Felicidades.
Un abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Original y creativo, el duende hizo de las suyas.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Duende travieso, con las hermosas palabras que existen mira la que eligio
Tu relato estupendo!!!!!
Cariños

Ambar dijo...

Un relato muy original. Me ha gustado mucho la idea y la manera de plasmarla. has jugado muy bien con las palabras.
Besos Rosa

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Ahí está... la palabra tiene poderes infinitos.

Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Original, me gustó mucho. Lo leí dos veces.

Felicitaciones María Rosa.

Un abrazo.

Diego Sánchez dijo...

Lo breve, dos veces bueno. Tu hermoso relato es la llave que abre la imaginación.
Feliz fin de semana,
Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Ingenioso relato.
Los duendes tienen sus códigos, ya vemos ;)

Un placer encontrarme de nuevo contigo.
Abrazo!!!

Elisa Alcántar C dijo...

no es necesario escribir completa la palabra
el cerebro completa lo omitido
es un atajo que nuestra masa gris hace al pasar los años
al igual que intercalar letras y números ;)

abrazos

Mirella S. dijo...

Para un duende es una palabra como cualquier otra, ya que ellos viven en otra dimensión, la de la fantasía.
El jugar con las palabras puede traer sus complicaciones, pero es tan placentero.
Muy buen micro, Mariarosa.
Bewsos.

Kasioles dijo...

Hay ciertas palabras que a mí no me importaría que se borrasen del diccionario, mejor aún, que no existiesen.
Pero la vida es así, se nace para morir.
Originales, como siempre, tus relatos.
Cariños en abrazos.
Kasioles

AMBAR dijo...

Etreum, una forma muy original de escribir la palabra, el duendecillo por cierto que era travieso.
Podía elegir otra cualquiera, pero claro al azar salto esa y cumplió con su deber, ahí quedó escrita.
Gracias por este buen relato.
Un abrazo y un buen fin de semana.
Ambar.

ReltiH dijo...

ENIGMÁTICA COMO SIEMPRE.
ABRAZOS

Magdeli Valdés dijo...

un relato mágico...de esa manera releo el son de esa palabra...

sueña como a caballo volador...

Conchi dijo...

El duende quiso jugar con las palabras ¡y vaya si jugó!. Me ha gustado. Gracias por tu visita.

Un abrazo

Mara dijo...


Interesante, breve y original. Saludos.

Diana de Méridor dijo...

Ay, madame! Espero que no me alcance esa palabra mientras escribo!

Buenas noches.

Bisous

Lapislazuli dijo...

no se si podre resolver el enigma
Siempre originales tus cuentos
Abrazo

Rosana Marti dijo...

La palabra tiene un mágico poder, si se usa con sabiduría.

Besos amiga, pasa una linda semana.

TIGUAZ dijo...

Solo me queda aplaudirte, eres un mundo de creatividad. Mi cariño cordial. Un abrazo.

MaRía [PieL] dijo...

siempre das ese giro magistral a tus letras

me encantó ¡¡

Un abrazo grande

joaquín galán dijo...

Genial este relato. La muerte acecha detrás de cada uno de nosotros y se posa en las espaldas sin avisar...El gnomo eligió la peor palabra posible.

Un abrazo

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa