miércoles

Prosa en purpura.







Eras la uva madura y el vino fresco en la siesta de verano, el río manso bebiéndose la tarde, la rosa morada y el clavel bordó.
La placidez del estío y la primera luciérnaga iluminando mi cansancio.
Eran purpura tus labios, gastándose  en las flores de lavanda y perfumando el aire.
Era purpura  el viento del sur  doblando los árboles con su rito antiguo y hundiéndose en la hierba blanda de rocío.
Y era tu voz caricia y vacio en la oscuridad.
Fuiste tanto que hoy nada queda. Sólo  la evocación de un río morado que se fue alejando hasta fundirse en el mar y hoy es pasado.




23 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Lo dices bien en tu poema, evocación, palabra poética, para tarer lo mejor de un pasado que deja huella en el amor. UN abrazo. Carlos

Mirella S. dijo...

Una prosa poética nostalgiosa muy bella.
Mis ausencias se deben a que sigo con mis problemas de salud.
No te olvido, Mariarosa.
Abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Bonita evocación de un río del que poco queda tan solo quedan los recuerdos de los intantes.
Un abrazo.

Elda dijo...

Una prosa poética muy bonita, donde dibujas unos bellos paisajes de recuerdos con un halo de nostalgia, que me ha encantado.
Un abrazo.

Gladys dijo...

Una bella prosa amiga como bello es el color morado, Un placer leerte siempre.

Abrazos y cariños que tengas una linda semana querida amiga.

Omar enletrasarte dijo...

fue tanto y se volvió poesía,
muy buena por cierto
saludos

Pluma Roja dijo...

Preciosa prosa poética. Felicitaciones mucha inspiración.

Saludos Mariarosa.

Diana de Méridor dijo...

Maria Rosa, qué regalos nos haces!
Es maravilloso entrar y encontrarse con estas palabras tan inspiradas que tienes la generosidad de compartir. Me ha encantado.

Feliz día

Bisous

Manrique dijo...

Enhorabuena, porque gracias a ti, puedo disfrutar de unos bellos versos.
Abrazos

AMBAR dijo...

Maravillosas tus letras, reflejo de esa hermosa y triste nostalgia, de lo que fue y ya nada queda.
Un abrazo.
Ambar

MaRía [PieL] dijo...

el púrpura ese color de la pasión dolida
y tu la abrazas en tu hermosa prosa

Hilas la melancolía con la más delicada sutura

un abrazo muy cálido

Diego Sánchez dijo...

Hermoso relato corto, maravilloso poema.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

TIGUAZ dijo...

Es como el dibujo cadencioso de ese sentimiento que aflora a algún recuerdo inconcluso. Bello como siempre. Mi cariño desde tu otra casa.

Elisa Alcántar C dijo...

hermoso poema Mariarosa
felicidades y buen fin de semana

Ambar dijo...

Mucha nostalgia hay en esa preciosa prosa.
Saludos

ReltiH dijo...

ME DEJASTE NOSTÁLGICO.
ABRAZOS

maría del rosario Alessandrini dijo...

Bello, nostálgico con sabor a un tiempo ido.
Abrazo

Joaquín Galán dijo...

No te conocía ne esta faceta María Rosa y debo confesar que tu prosa me ha gustado mucho, nostálgica y llena de vida a la vez.
Un placer volver a leerte.

Abrazos

Taty Cascada dijo...

Deliciosa prosa María Rosa. ¿Será que Mayo nos coloca a los habitantes de este lado del hemisferio un tanto nostálgicas?. Tal vez...Me encantó leerte. Me encantó sentir que el romanticismo lo trabajas con gran maestría.
Un gran abrazo para ti.

Conchi dijo...

Hola María Rosa, viajando por los blog he llegado hasta el tuyo y me gustan tus relatos, así que si me lo permites me quedo.

Un abrazo.

Rosana Marti dijo...

Una prosa bien poética que te ha quedado, el purpura es un de mis colores preferidos, te felicito amiga mía.

Un fuerte abrazo con mi cariño.

Ambar dijo...

Todo un regalo para los sentidos tu prosa. Gracias.
Besos

Magdeli Valdés dijo...

Pues se nutre del pasado para hacer el presente latente
y de sa manera igual preparar lo que vendrá---quizás de otro color
o del mismo, ya que el río va a su mismo cauce y termina siempre en el mar...

que es mejor haber amado que nunca querido, como dice la frase por ahí...

y al fin comprender y ser libre ...

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa