sábado

Se ha perdido el río.

Río Mendoza de la provincia del mismo nombre. República Argentina.




Ha eclipsado el río,
se desvaneció en el aire
como un beso triste
como  bruma al sol,
arena en las manos
suspiro perdido
que nadie escuchó.

Las libélulas lo  buscan 
buscando el reflejo,
en el verde sauce
y entre las acacias
cargadas de flores
de raso y durazno.      

No hay  frescor de  peces,
ni amor en la orilla.
Las aves no cantan
encendiendo el aire.
Se ha marchado el río
lo bebió la tarde,
lo trago la noche,
nos quedamos solos
los brazos caídos y la boca seca,
solo en la memoria
nos queda su imagen.




21 comentarios:

ReltiH dijo...

UN CANTO QUE ME DUELE...!
ABRAZOS

Rafael dijo...

Pues es una pena.
Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Precioso poema María Rosa.

Mucha poesía.

Saludos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Un poema donde el alma vuela junto a la naturaleza en busca de ese río de vida, que se ha secado y no está...Bello y nostálgico, Maria Rosa. Mi felicitación y mi abrazo grande.
Feliz domingo, amiga.
M.Jesús

Rosana Marti dijo...

Amiga mía, cuán triste es ver nuestra naturaleza así, en tus letras se reflejan la impotencia, pero tienes que abrir a la esperanza que puede aparecer cuando llegue la lluvia.

Besos y abrazos con toda mi alma. Feliz domingo.

Gladys dijo...

Que hermosamente triste pero muy bonito poema me encanto.

Besitos amiga feliz domingo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que sensación de pérdida. Es de desear que vuelva.
Inspirados versos.

Mari-Pi-R dijo...

Que lástima que lo bueno se pueda perder en un momento dado, has sabido darle vida con tus palabras.
Un abrazo.

MaRía [PieL] dijo...

Hermoso poema
triste es lecho sin agua
donde antes brotaba la vida
aún así creo y quiero creer
que las aguas buscarán su cauce
y el verdor renacerá
al igual que en los corazones
de tantos que caminan
entre paisajes agrestes
del corazón


un abrazo grande y buen domingo

Manrique dijo...

Es una pena, la desgracia que hoy en día descubrimos en nuestra naturaleza.
Muy bonito post.
Abrazos

José A. García dijo...

Y después de lo que hicieron con el Mar Aral, no me extrañaría que siguiéramos arruinando el mundo creyendo que tenemos algún otro lugar dónde irnos a vivir.

Saludos

J.

Mirella S. dijo...

Un contenido triste que muestra cómo va cambiando la naturaleza -como si las aguas se hubieran retirado para no ver tanto desastre-, pero dicho con hermosas palabras.
Qué buen poema, Mariarosa, me gustó mucho.
Besos.

Diana de Méridor dijo...

Usted no solo es capaz de encontrar belleza incluso en un paisaje desolador como el que nos muestra, sino de transmitirla. Cuando la naturaleza no se esmera, usted lo soluciona con sus palabras.

Feliz tarde

Bisous

TIGUAZ dijo...

Y de esta manera cada día, después que otro mal acaecerá?
Como siempre, aunque se trate de una desdicha es un placer el leerla. Mi cariño desde esta tierra aun verde.

María Socorro Luis dijo...

Qué hermoso poema, a modo de romancey con un ritmo muy logrado.

Besos hasta tu casi primavera.

Ernesto. dijo...

Bello poema de una ¿realidad?...

Un gran abrazo, Mariarosa.

Omar enletrasarte dijo...

un gran poema que deja un sabor almendrado
saludos

Mujeres Creativas dijo...

Precioso y triste poema que, por desgracia, vale para muchos ríos de cualquier país...
Vengo a dejar a mis Creativas cerquita.
Besos.
Belén.

Susana Jiménez Palmera dijo...

Una estampa que duele, unas imágenes que traen dolor. Consigues llevar al lector por esa senda de soledad y abandono. Gracias por compartir. Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

ESo está pasando con nuestros ríos. Se están secando. Lo mata el verano tan prolongado.Ríos de dolor, María Rosa. Aqui se mueren y sacan a flote sus muertos. Un abrazo. carlos

Magdeli Valdés dijo...

que tristeza estimada...

hemos dañado demasiado a este planeta
lo triste que en ello nos estamos desapareciendo por nuestra propia mano , como raza humana...

Una abuela especial.

Pintura de Jorge Frasca, argentino, pintor contemporáneo. Miraba a su abuela, ir y venir por el patio de tierra y dándole de co...