lunes

Domingo de mañana.





Amanece en la ciudad,
el cielo es una llama
que lentamente se va estirando
sobre umbrales y veredas.
Desde un semáforo en rojo
una paloma alza vuelo
hasta un balcón sin flores.
Un vendedor cruza la avenida
cargando una canasta y ofreciendo;
¡Churros crocantes y sabrosos!
El grito se va alejando, hasta ser un susurro,
se pierde.
Un perfume de glicinas
llega como una caricia.
La ciudad va cambiando de color,
se suman las voces,
un anciano pasa silbando un tango,
los aromas se ensamblan
las bocinas aturden
y yo sigo buscando la salida
a este laberinto que es mi vida.

23 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Qué preciosura María Rosa. Has bordado un bello tapiz con la semblanza de Bs. Aires. ¿Sabes M. Rosa ? yo amo a Buenos Aires. Viví allí hasla los 8 años y los recuerdos de la niñez más lindos que tengo siempre tienen que ver con ese lugar. Hace mucho que no voy y me duele lo que dicen los noticieros.
Los churros !!! en ninguna parte son tan ricos igual que las facturas.
Bs. As es hermosa , altiva, moderna , dueña de un encanto que no todas tienen.Cosmopolita y luminosa.
muchos besos. ¡Feliz tarde !

Carlos de la Parra dijo...

Precioso. Y demuestra que vas en camino. El paraíso está en cualquier parte. Hay que encontrarlo en nuestro presente.

Rafael dijo...

Bonito amanecer que nos dejas en tus letras.
Un abrazo.

Meulen dijo...

hay ciudades y lugares que invitan a despertar...a sondear sus vericuetos y encontrar sorpresas tras sus calles polvorientas

en todas partes brilla el mismo sol!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La ciudad que se apertura al mundo, con todos sus ruidajes y colores...como en el peomaa: amanece la ciudad en la vocinglería de los automotores que aún pasea el sueño de los trabajadores y oficinistas.
Un poema bellamente urbano. Carlos

Fernando dijo...

Gracias por esordarme el tiempo en que leía el Billiken y mi hermana coleccionaba los ejemplares del Para Ti. Tardé muchos, muchos años en ir a Buenos Aires, pero tengo que confesar que durante mucho tiempo pensé que yo era argentino. Hoy también lo confieso, no por mi pasaporte sino por mi amor hacia esa inolvidable patria de mi niñez. Gracias por recordarme momentos tan maravillosos. U/n saludo cordial.

Antorelo dijo...

¡Qué hermoso poema descriptivo!
Un abrazo

Diana de Méridor dijo...

Pero su vida se envuelve hoy en primavera. Hasta aquí llegan los aromas y la tibieza de su sol, que a nosotros se nos va.

Feliz día

Bisous

Omar enletrasarte dijo...

y en este balurdo, nos ha tocado vivir...
.
saludos

ReltiH dijo...

BUENOS AIRES Y TODO SU MISTICISMO.
UN ABRAZO

Joaquín Galán dijo...

Una interesante mañana de domingo que te ha traído olores,colores,sabores y aire fresco y que te ha inspirado...filosofía vital.Con la vida no siempre sabe uno qué hacer pero yo no veo en eso un problema, a veces es una bendición...

Abrazos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Preciosa descripción de la vida desde que sale el sol, María Rosa. Cuántas vidas con sus mundos propios dentro de la misma calle,todo se va sucediendo y se va uniendo en el tiempo, que poco a poco lo silencia y lo cambia...Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer, amiga.
M.Jesús

Manrique dijo...

" En cada amanecer hay un vivo poema de esperanza y al acostarnos pensemos que amanecerá"
(Noel Clarasó)
Abrazos.

TIGUAZ dijo...

Como dejar de leerte, mi aplauso y un beso.

María Socorro Luis dijo...

Lo cotidiano y lo sencillo. Y un hermoso final. Besos

Mirella S. dijo...

Siempre quise entrañablemente a Buenos Aires, en los últimos años ese amor se opacó por lo que la hemos convertido: una ciudad caótica y llena de miedo.
En los amaneceres de domingo, que tan bellamente describiste, todavía se pueden ver restos de esos otros tiempos...

Un abrazo, Mariarosa.

José Manuel dijo...

La poesía está en todas partes, ¿por qué no en una mañana de domingo?.

Un abrazo

Carlos Alberto. dijo...

Muy bonito MAria Rosa.

buena semana
Carlos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Por un momento me pareció estar caminando por esa calle, disfrutando de la mañana dominical y saboreando un churro.

Un abrazo.

Boris Estebitan dijo...

Todos buscamos una salida a nuestra vida, pero mírale el lado positivo, vives en la hermosa Buenos Aires rodeada de tango.

disancor dijo...

Hermoso retrato de las calles de la ciudad un domingo por la mañana.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Karima dijo...

Has terminado de bordar el poema con la última frase. De alguna u otra manera, todos seguimos buscando esa salida.
Siempre es un placer descubrir tus letras y evadirnos con ellas.
Un abrazo y feliz domingo, Mariarosa.

Lujan Fraix dijo...

Amanece en la ciudad con todo ese bagaje de sorpresas y del simple transcurrir de las horas... asi pasa la vida.
Un besito querida amiga.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa