viernes

El tranvía.




Amanecía  domingo, ni un transeúnte  bajo la llovizna,  el barrio disfrutaba su modorra  de día de fiesta. Un coche cruzó  salpicando el asfalto y a lo lejos resonó un ladrido de perros que  pareció sacudir mi andar cansino.
El tintinear de una campanilla me llegó lejano. Se fue acercando, hasta escucharlo a pocos metros. Me volví y la sorpresa se me hizo nudo en la garganta. Era un tranvía que con  su amarillo descolorido avanzaba sobre los rieles que brillaban en la calle mojada.
Se detuvo en la esquina. El guarda me hizo señas. No lo pensé y de un salto estuve arriba. Al sentarme las maderas del asiento crujieron, miré a mi alrededor,  era el único pasajero. Me emocionó volver a viajar en él y recordé mis primeros años, en los que mi madre y yo subíamos en el tranvía 56, que venía por Ayacucho y pasaba por la puerta de mi casa. En Las Heras y Uriburu, saludábamos al agente de policía que desde su garita nos sonreía. El recuerdo fue tan nítido que hasta el perfume a rosas de mi madre pareció acompañarme.
La lentitud del tranvía  lograba que las calles parecieran  otras. La avenida  Triunvirato se iba anchando, hasta que llegamos a la subida de la estación Urquiza.  Cruzamos las vías, me puse de pie y avisé mi descenso, el guarda se llevó la mano a la visera a modo de saludo y  bajé. Se había largado a llover.
Quedé de pie observando cómo se alejaba, hasta que el sonido de su campanilla no se oyó más.
Le comenté a mi hermano y su respuesta me dolió.
—Seguro que te emborrachaste y viste visiones,  a ver decime ¿por qué  riel venía el tranvía? si ya no existen en las calles de la ciudad. ¿No entraste  en la dimensión desconocida?
No le respondí.
Desde otro cuarto mi madre me llamó:
—Nachito…
Me acerqué, la vi tan viejita, tan diferente a mí recuerdo...
—¿Estaban hablando de tranvías? —preguntó.
Asentí con la cabeza.
—Qué casualidad, anoche soné que viajábamos juntos, vos y yo en el tranvía 56, el que pasaba por casa y que nos llevaba hasta tu escuela  y al pasar por la garita del policía, que estaba en la esquina lo saludamos desde la ventanilla, luego nos bajamos y corrimos  porque llovía… fue tan real que al despertarme, no me vas a creer…o vas a pensar que son cosas de vieja… encontré  mi pelo  mojado… 






35 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

que simpática lectura, saludos

PEPE LASALA dijo...

Un relato que me ha encantado María Rosa, me has transportado a la escena. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Estis relatos me recuerdan al realismo mágico.

Me encantan.

Besos.

La Dame Masquée dijo...

Qué, hermoso, madame. Me encanta acompañarla en estos viajes al pasado, a medias ensoñación, pero que nos deja deseando que sean verdad.

Feliz fin de semana.

Bisous

Pluma Roja dijo...

Bastante extraño y sí recuerdan el realismo mágico.

Besos.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

¡¡¡Que delicia de Relato lleno de sensaciones pasadas que se hacen Presentes!!!
Abrazos y besos.

Mercedes Pajarón dijo...

Pura magia...Sueños que se hacen realidad...Realidad hecha sueño.Una lectura deliciosa, Mariarosa.

Buen fin de semana. Un abrazo.

Samuel Rego dijo...

La conexión madre hija es así de fuerte y contada por ti, hermosa.
Un abrazo gigante con todo mi cariño

maria del carmen nazer dijo...

¡Precioso María Rosa ! Un sueño que no sé si era sueño ... o sí, Yo conocí los tranvías. ¡tenían un encanto tan especial ! Mientras leía pensé que tiempo tan lindo ese , cuando uno podía subirse a un tranvía sin miedo .
¡FELIZ FIN DE SEMANA !!!

MUCHOS BESOS DE LUZ.

CHARO dijo...

Un bonito relato que me ha hecho recordar esos años en los que yo también cogía el tranvía en algunas de las ciudades que me tocó vivir.Besotes

Soñadora dijo...

Que bonito Maria Rosa, me ha emocionado ver que compartieron el mismo momento!

Un abrazo y un lindo fin de semana!

MAJECARMU dijo...

¡¡A veces los sueños se hacen realidad y las personas los viven de forma sincrónica...¡¡Qué hermoso sueño más real,que la propia realidad!!
Me ha encantado Maria Rosa,lo has narrado tan sencillo y tan cercano,que hasta hemos subido a ese tranvía y hemos disfrutado del viaje de tus letras,amiga.
Mi felicitación y mi abrazo grande.
M.Jesús

Innombrable dijo...

como siempre pasar por aquí es una maravilla. un relato sencillo y simpático que te lleva de la mano hasta la ultima letra.
un saludo
carlos

Rafael dijo...

Relatos urbanos que tienen su nota de simpatía.
Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

los sueños y la mente son insondables , causalidades y sincronías se dan entre los personajes Mariarosa
misterio por dilucidar o solo dejar como anécdota curiosa

abrazos y feliz fin de semana

TIGUAZ dijo...

Como siempre un relato con ese toque mágico desprendido. Te diré algo, María Rosa. En la ciudad donde vivo, Vigo, hace muchos años había ese tupo de tranvías que en efecto dejaban relucientes los railes por los que circulaban. Recuerdo el tintineo de la campanita que el conductor hacía sonar y al ser esta una ciudad con muchas cuestas, los montoncitos de arena que vertía para evitar que patinara. Que contarte....Un beso y mis felicitaciones.

Antorelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antorelo dijo...

El comentario anterior no ha salido.Sorprendente relato con el toque mágico que lo envuelve y, como siempre, muy bien narrado.
Un abrazo

Luján Fraix dijo...

QUE PRECIOSO RELATO, CUÁNTA AÑORANZA... LOS TRANVÍAS TIENEN ALGO DE MAGIA, DE RECUERDOS DE UN AYER LLENO DE HERMOSOS Y ENTRAÑABLES SENTIMIENTOS. TODO PARECÍA MÁS NITIDO, MÁS TRANSPARENTE, CON VALORES QUE SE HAN PERDIDO.

BESOS MARIAROSA.

ReltiH dijo...

QUÉ CASUALIDAD NO?.
BESOS

Felicidad Batista dijo...

María Rosa, es tan delgada y difusa la línea que separa los recuerdos de la imaginación, los sueños de los deseos que tu cuento refleja ese espacio emotivo. En él el pasado es presente y el presenta mágico.
Un bello cuento, narrado con tu maestría. Creando ambientes y personajes muy sugerentes.
Enhorabuena.
Encantada de leerte..
Un abrazo

elisa lichazul dijo...

gracias por tu huella
ten una semana genial
abrazos

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola María Rosa, me ha encantado leer tu relato,con maestría has puesto los personajes en ese recuerdo o sueño en el tranvía.Me has trasportado a mi infancia. Todos cuántos hemos conocido este medio de trasporte nos ha revivido el pasado.
Gracias.
Con ternura
Sor.Cecilia

Existe Sempre Um Lugar dijo...

A magia que nos faz regressar ao passado, adorei sentir a magica da escrita.

ag

Belén Rodríguez Cano dijo...

En la magia de los sueños cualquier anhelo puede convertirse en realidad.
Es tan delgada la frontera entre lo onírico y lo real que, a veces, se superpone y lo uno se convierte en lo otro.
Me ha encantado.
Un besito.

cirugia estetica dijo...

Un relato que me ha encantado María Rosa, me has transportado a la escena.. tienes una manera muy especial de escribir
saludos y felicitaciones

Mirella S. dijo...

Mariarosa, creaste un clima propicio para el relato y después te largaste a soñar el pasado, con tanta claridad que todos subimos a ese tranvía y acompañamos a Nachito al cole.
Me encantó el final.
Abrazo

elisa lichazul dijo...

mil gracias por tu huella
ten una jornada preciosa
besitos

Marinela dijo...

Algo muy especial unía a esas personas,

Buena semana con cariño.
Marinela

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Gratos recuerdos, la mente nos puede llevar a lugares insospechados y acompañarnos a viajar en el tranvía.

Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El hermano burlón, sin proponerselo, planteó algo interesante al mencionar a La Dimensión Desconocida. Esta serie memorable proponía la idea de la realidad invadida por algo que está al límite de lo conocido.
Paradojicamente, tal vez haya tenido razón, en ese planteo.

La abuela frescotona dijo...

que bonito escrito, yo también hice esos viajes, mi tranvía era el 11 y en otra ciudad, pero es igual a mi infancia, ¿no me viste en tu sueño?
saludos querida amiga

OZNA-OZNA dijo...

Mil gracias querida amiga por obsequiarnos tan bello y mágico relato.
Miles de besinos de esta amiga asturiana con inmenso cariño.

fanMDS dijo...

Hermoso blog, me encanta. Los invito a visitar el mío en: http://windletterscmds.blogspot.com/ Saludos.

elisa lichazul dijo...

gracias por volver siempre
abrazos y feliz jornada

Retazos.

Nací en un barrio-campo, entre el verde de la alfalfa y calles de tierra, con mariposas mañaneras y luciérnagas nocturnas, dond...