martes

Melancolico ayer.


Los velatorios  nunca me gustaron y menos sabiendo  a quien  iba a encontrar. La poca  gente  que te rodeaba era desconocida, ningún  amigo  de antes, hacía años que tu mundo y el mío se habían distanciado en un mar de  rencores y desencuentros.
Al verte tan pálido y con el pelo blanco, te juro que  dude. ¿José? Sí. La cicatriz en tu ceja derecha destruía cualquier duda. Esa, te la dejé de recuerdo el día que me dijiste que te ibas. Después me enteré que te fuiste con la Betty.
La cicatriz  casi no se te ve. Fue un arranque de locura, ¿te acordás?
Te hablo  como si fueras a responderme, como si me escucharas… ¿Escucharán los muertos?   No sé.
Aquel día no respondiste cuando te pregunté;  ¿por qué? Yo te quería, te quería mucho, pero no me gustaban tus órdenes. Órdenes,  dáselas a tu abuela, te dije y te arrojé la botella de Coca que estaba sobre la mesa. Te pusiste furioso, dejaste un puñado de billetes y me dijiste gritando: ¡No quiero un hijo! 
¿Por qué? Volví a insistir.
Te fuiste mudo y sin volver la cabeza, cubriéndote la ceja con un pañuelo. No te importó nada, ni mi amor ni los años juntos y ahora que te veo así… siento una angustia que me cierra el pecho…
Me fui a vivir con mi hermana sabés, la que vive en Rosario, ella me ayudó.
A veces llamaba a los amigos y les preguntaba por vos, me decían que estabas bien y nada más. 
Hace un año me encontré con el Cholo, él me dijo que estabas enfermo.
¡Qué boludo que fuiste!
Nuestro hijo se llama Gonzalo, y tiene veintitrés  años, el pibe cree que lo nuestro fue un amor de verano, una noche con unas copas de más y que todo terminó sin que supiéramos nada uno de otro. No le podía decir la verdad, esa que hizo que te arrojara la botella… y fue poco, te merecías mucho más. ¿Cómo iba a decirle que su padre no lo quería?
¿De qué te sirvió  abandonarnos?
Yo no fui feliz. Sólo la risa de Gonzalo me da alegría, pero algo me faltaba, me faltabas vos.
¿Y la Betty, por qué no está ahora a tu lado?  
La muy cretina debe estar esperando que todos tus  familiares colmen  la sala, para  hacer una entrada triunfal, entre lágrimas y gemidos.
Me enteré que no te casaste y que no fuiste feliz, pero no la abandonaste.
¿Dónde están los viejos amigos?
¿Por qué te dejan tan solo?


43 comentarios:

Lichazul dijo...

recuentos y resentimientos arrojados por la protagonista
suele suceder más seguido
cuantos hijos sin una de la figura parental crecen y se desarrollan

abrazos y feliz jornada

Diana de Méridor dijo...

Tal vez la presencia de esta mujer y sus recuerdos es más de lo que merece el muerto. Curiosamente, él no abandonó a aquella que no lo hizo feliz. Qué contradictorios somos a veces, madame.

Feliz día

Bisous

Lola dijo...

Que complicada es aveces la vida...

Un abrazo

enletrasarte (omar) dijo...

un lugar apropiado para buenos y malos recuerdos,
saludos

CHARO dijo...

Un velatorio muy especial.....de todas formas es de una gran generosidad la actitud de esta señora que a pesar de....estuvo en el velatorio,yo no hubiera ido,claro que en un relato de fantasía todo puede pasar.Besotes

Carlos de la Parra dijo...

No se. Quedo mudo ante el drama funerario de tan extremo culto al dolor y al apego.
Y entiendo que es horrible perder a un ser querido, pero fuera de un caso así la muerte es un chiste cósmico, muchas veces contado por un Dios malo.
Pero si lo vez, la vida es un rato y la muerte para siempre, hasta donde imaginamos.
Aunque no tengo pruebas al respecto siento que reaparecemos incorporando lo que hayamos merecido.

Carlos de la Parra dijo...

errata por apresurado.
ves en lugar de vez.

Samuel Rego dijo...

Oye, que lo cuentas tú y de repente me gustan los velatorios

Un abracito

Marinela dijo...

Mariarosa, este mediodía estuve a punto de ser la primera en dejarte mi comentario, pero vi que era la hora de la comida y tuve que dejarlo para este momento.
Un relato muy real dentro de la ficción. Una mujer enganchada al amor de su vida, que no duda en ir al velatorio de su ex para hablarle de su hijo en común, aquel que no quiso.


Un abrazo y feliz día.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Pido disculpas si el cuento de esta semana es muy crudo.
En ellos intento mostrar lo humano.
Las historias suceden en una casa, la calle, en los recuerdos de un niño, donde personas reales se mueven con sus grandezas y miserias y qué no decir de mis fantasmas, ellos no son verdaderos, pero juegan a serlo.
Siempre hubo un personaje que motivo el relato, luego surge la historia, la ficción. Un velorio es real, no me gustan, pero la vida y la muerte pasan por ellos, no lo puedo negar.
“ Melancólico ayer” es un cuento, pero los personajes son creíbles o intentan serlo. ¿Quién no los ha conocido?



mariarosa

maria del carmen nazer dijo...

Me encantó María Rosa ! No el velorio, por supuesto.
Yo creo que el personaje que pintas y muy bien, no sé si real o inventado podría ser cualquier hombre equivocado que no fue feliz.
TODO LO QUE VA;,VUELVE.
Un beso gigante.

La Gata Coqueta dijo...



Para ti...
Que haces sonreír a mi alma,
y me alimentas con tus vistas.
► ♣ ◄

Para ti...
Que a través de la distancia
me han contagiado de tu ternura.
► ♣ ◄

Para ti...
He colgado una rosa que lleva tu nombre, en la estrella más bella,
para que cuando mires al cielo te acuerdes de mí...
Como yo me estoy acordando en este instante de ti!!
► ♣ ◄

Atte.
María Del Carmen




ReltiH dijo...

UFFFFFFFF, TUS RELATOS SON EXTRAORDINARIOS!!! ME ENCANTA LEERTE.
BESOS

EL AVE PEREGRINA dijo...

Maria Rosa, momentos complicados son esos...siempre hay desencuentros añadidos...Un placer encontrarte.

Abrazos.

Belén Rodríguez Cano dijo...

En momentos como el que describes, siempre nos asaltan las dudas del por qué y de qué pudo ser.
La vida pone, antes o después, a cada cuál en su lugar y está claro que la mujer ganó la partida.
Disfrutó de su hijo y de su vida mientras él penó por su decisión mal tomada.
Me ha gustado.
Un besito.

Abuela Ciber dijo...

Has descrito momentos de una vida tan comunes, pero tus palabras los han hacho especiales.
Hay personas que no saben honrar la vida y eso da pena.

Cariños

Jessica dijo...

Cuanto sentimientos encontrados en una sola habitación... la vida nunca deja de sorprendernos.

Un saludo!

Felicidad Batista dijo...

María Rosa, reencontrarse con el pasado puede tener dos vertientes, saciar nostalgias acumuladas por decenios o ajustar cuentas. Y tu personaje de alguna manera expresa en silencio y ante el silencio y solo con el silencio como respuesta, su reclamación postergada. Con la muerte no acaban las dudas ni los reclamos, ni las deudas.
Un gusto siempre leerte.
Un abrazo

disancor dijo...

Duro ralato, de esos que no dejan indiferente y despietan la imaginación y los sentidos. Me ha gustado mucho.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Que complicado es vivir, verdad?

Besos.

Lichazul dijo...

gracias Mariarosa por tu huella
abrazos y energías para ti y para todos quienes resultaron damnificados por el temporal

Bertha dijo...

Y muy poco le hizo solo una cicatriz...Los hay de órdago.

-Querida Mª Rosa: espero que todo este bien.Nos enteramos por estos lares del aguacero que se desencadenó.

Un abrazo que sigas bien.

MAJECARMU dijo...

Impresionante,Maria Rosa...No tienes que pedir disculpas...El relato es creible y admirable.Esa mujer,que acude y se debate entre el resentimiento y el amor...para despedir al padre de su hijo.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu maestría y el mensaje,que nos deja la historia...El amor va más allá de la muerte.
Siento de veras todo lo que está viviendo Argentina,amiga...Confío en la Providencia y en los paises hermanos...Todos trataremos de ayudar.
Mi abrazo grande y mi ánimo siempre.
M.Jesús

Julia dijo...

Gracias por entrar en mi blog y comentar.
He leido tus relatos y son geniales! Me ha gustado leerte.
Un velatorio especial...pero en un relato de fantasia todo puede suceder.
Un abrazo.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La protagonista está enojada y al mismo tiempo le tiene lástima, porque lo dejaron solo.

La abuela frescotona dijo...

de todas las caras del egoísmo, esta que pintas, el rechazo de la propia sangre creo es la peor, y no perdona...
muy triste y real, saludos amiga

La Gata Coqueta dijo...



Con la sinceridad en la mano
y una sonrisa en los labios,
te deseo un esplendido
fin de semana!!
Cumpliendo sueños
y restableciendo ilusiones...

Un abrazo de esperanza
Y un beso de confianza.

Atte.
María Del Carmen





mariola dijo...

Has sabido poner el punto justo de tristeza y hacer que uno se solidarice con la protagonista, hacer de ese dolor el nuestro también.
Me ha gustado mucho.
un fuerte abrazo.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Maria Rosa:

A veces tomamos el camino equivocado y ya no hay vuelta atrás.

Un abrazo

Mariangeles Ibernón Valero dijo...


Y al final Dios hace justicia, nosotros no. Porque no vinimos a este mundo a juzgar.
En la muerte nos igualamos.
Un relato apasionante , nada de pedir perdón es la vida.
Un beso y feliz tarde :)

TriniReina dijo...

Acaso obtuvo lo que sembró...

Saludos

Adelfa Martin dijo...

Sin embargo, y a pesar de que sabemos que juzgar no nos corresponde, seguimos atesorando los rencores...aunque condescendientemente, sintamos làstima...

abrazos

Anónimo dijo...

Dicen los que saben, que el que las hace la paga,...y que los intereses son usurarios,...y por lo general se quedan con parte del alma,...Una historia breve, pero no por ello menos interesante,..toda una vida en pocas palabras.Con afecto y respeto. ELCRUZADO.

Mercedes Pajarón dijo...

Un último adiós lleno de amargura...¡Qué tristeza saber que nadie ha sido feliz!

Has plasmado a la perfección todos los sentimientos...

Un beso y feliz semana.

Luján Fraix dijo...

QUE FANTASTICO RELATO COMO SIEMPRE.
ES QUE HAY HOMBRES QUE NO VALORAN LO QUE TIENEN Y LUEGO NO SON FELICES Y TAMPOCO TIENEN EL CORAJE DE TOMAR DECISIONES.

ME RECUERDA A UN NOVIO QUE TUVE QUE ME ABANDONÓ Y SE CASÓ CON OTRA, A LOS 50 AÑOS, TENIENDOLO TODO, SE SUPONE, SE SUICIDÓ.

YO LO QUERÍA TANTO... NO ESTABA EMBARAZADA, PERO...


BESOS AMIGA.

Netomancia dijo...

Qué otro lugar para abrir interrogantes que nunca serán respondidos, que un velorio. Claro que si.
Saludos doña Mariarosa!

Lichazul dijo...

razón llevas Mariarosa!!!, somos distintos y en distintos días nos pilla la poesía a mí igual me pasa , siento que estés pasando difíciles momentos, te dejo un abrazo grande y mucha fuerza para que esta nube pronto se diluya y el sol brille en tu horizonte

ÄNIMOS!!!

Abuela Ciber dijo...

Te dejo mis cariños en este día tipicamente otoñal.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Memorial sobre el cadáver de los recuerdos. UN abrazo. Carlos

Mirella S. dijo...

María Rosa, gracias por tu visita a mi blog y por tus comentarios, recién puedo pasar por el tuyo.
Me gustó este cuento costumbrista, en un lenguaje sencillo y coloquial, acorde al personaje.
En un velorio además de estar el muerto destapado, también se destapan recuerdos, resentimientos y entre el olor de las coronas, todavía puede estar flotando un resto de aquel amor.
Muchos saludos.

Mó Tlba dijo...

Quizás en otra vida hayan respuestas a tus preguntas.
Me quedo por aquí, me encantó tu manera llana de describir cosas de la vida.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Muy humano y existencial. La vida está llena de huecos domde la conducta asume caminos diferentes, al que desea la otra persona. La fidelidad se hace trizas...es que somos humanos...y el amor no es blindado...nos lo puede quebrar otra mujer...UN abrazo. Carlos

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa