miércoles

Regalo de Navidad.






Como  muchas niñas a los siete años,  yo soñaba con una muñeca Marilú. Eran las Barbie de mis años infantiles, sólo que en mi casa esas bellezas tan caras, eran solo  un sueño. Al ser tan pequeña no entendía de precios y sueldos de mayor o menor valor, mis padres me explicaban que esa bella muñeca era imposible para ellos, pero yo seguía con mi sueño. Y como siempre fui novelera, imaginé que sólo Papá Noel podía traérmela. Escribí la cartita y se la entregué a mi padre para que la llevara al correo.
A tan corta edad las quimeras nos superan y las ilusiones también. En las revistas, Marilú lucía hermosa, como su precio, que para mí carecía de importancia, sólo  que de mirarlo lograba que mis padres temblaran.  A mí me interesaba que mi muñeca era grande como un bebe, abría y cerraba los ojos,  decía mamá y que su carita de porcelana era bella.

Y llegó Navidad, y con ella Marilú. Sí, ¡llegó mi muñeca! Mi emoción no tenía freno, lloraba y reía de la alegría, abrazando a mí primer sueño concretado. Mis viejos sonreían cómplices de una historia que sólo entendí años después.

No había sido Papá Noel, había sido mi tío Mingo, fanático por el turf,  que había concretado él también su sueño de acertar varias carreras en un domingo de Palermo  y como era un solterón empedernido y sus únicos hijos postizos éramos sus sobrinos,  nos regaló a cada uno los mejores juguetes del momento.
Historias de la vida real.


29 comentarios:

Antorelo dijo...

En fin, que te tocó la lotería con tu tío. ¡Qué bien lo has contado!
Un abrazo, amiga

Rafael dijo...

Historias de la vida real y un recuerdo inolvidable, seguro que sí.
Un abrazo en la tarde.

Lichazul dijo...

pues Papa Noel cumple a través de otros pero lo hace, nada es al azar
las casualidades no existen
lo que existen son las sincronías
y en este cuento todo se sincronizó maravillosamente

bello y entrañable trabajo MARIAROSA
besitos y feliz jornada

andré de ártabro dijo...

¡Que entrañable , ya ves tu fe movió las montañas y tu tío respondió.
Preciosos tus recuerdos.
Besos.

ReltiH dijo...

QUÉ COSA NO? ÉSTO DE LOS REGALOS EN DICIEMBRE. LO MEJOR DE TODO ES QUE LOGRASTE TU SUEÑO.
BESOS

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Este tipo de posteos tiene un gran incoveniente para mí. Me arruina la imagen que pretendo o pretendía dar, de lleno de ira. Pero me gustan. Por ejemplo, esta es una buena historia. Entiendo ese agradecimiento al tio apostador de turf.}Coincido con comentarios anteriores.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Historias entrañables que dejan huella, personificadas en esa muñeca...en ese juguete ansiado.
Preciosa Entrada.
Un abrazo.

ALBORADA dijo...

Que lindo post de anhelos y sueños de la infancia, gracias a que tenías un tío mingo y tu muñequita se hizo realidad.

Saludos muchos

Samuel Rego dijo...

Dos ilusiones realizadas. Ciertamente era Navidad.
Espero que en éstas se realice también cualquier ilusión que tengas
Un besito pre navideño

Felicidad Batista dijo...

María Rosa, una preciosa y enternecedora historia real que manifiesta que los sueños pueden dejar de serlo cuando se cree en ellos con ilusión.
Al final intervino el azar pero la Navidad es tiempo de magia.
Gracias admirada escritora por compartir tu día especial de Papá Noel.
Un abrazo

ADELFA MARTIN dijo...

¡¡que linda historia! los sueños que se hacen realidad, sueles ser "mas reales" en èpocas navideñas...

Un abrazo

Lapislazuli dijo...

Hermoso relato, la magia le hice acertar esas carreras
Esos regalos tan deseados se disfrutan mas
Abrazo

Cristina dijo...

Un historia que me trajo recuerdos mi querida Rosa, yo deseaba tanto un par de zuecos para la Navidad cuando era niña y mis padres no podían comprarlos.
Esas pequeñas anécdotas siempre quedan en nuestra memoria, un placer pasara a leerte.
Te dejo un fuerte abrazo, bonita noche!

Bertha dijo...

Que suerte! que se pudieran cumplir tus sueños.Y que alegría para tú tío Mingo: el poder aportar estos momentitos de felicidad.

Un abrazo MªRosa.

TORO SALVAJE dijo...

Bien por tu tío Mingo.
Mi aplauso para él.

Besos.

AMBAR dijo...

No sabes cuanto me alegra que tu sueño de niña llegara a cumplirse, esa memoria, te ha hecho feliz toda tu vida.
Seguro que otras habrán llegado, pero esa ha sido especial, si todos nuestros sueños en la vida real se cumplieran, que maravilla.
Un abrazo.
Ambar

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Quiero contarles quién era mi tío Mingo. Era un soltaron empedernido, y jugador de lo que venga. Sus hermanas, entre ellas mí madre, eran su tabla de salvación cuando se quedaba sin un peso. De las tres hermanas mi madre era la que estaba económicamente peor, pero siempre algún pesito le tiraba en sus momentos de sequía. Los que son jugadores y los que no, saben que se gana una ves y se pierde diez. Eso le sucedía a mi tío, por eso cuando ganaba, solía ser generoso con todos.

Gracias por sus comentarios.


mariarosa

enletrasarte (omar) dijo...

tierno relato,
saludos

La Dame Masquée dijo...

Qué historia hermosa, y cuántos recuerdos entrañables me ha hecho evocar, de aquellos tiempos en los que esperaba con ilusión los regalos de reyes. Y llegaban. Los benditos regalos siempre llegaban, y la ilusión de la niña se cumplía.

Buenas noches

Bisous

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bella remembranza. Una historia hermosamente cándida. Un abrazo y mi admiración. Carlos

MAJECARMU dijo...

Maria Rosa,estoy de acuerdo con Elisa...Los sueños se cumplen,porque el universo con sus hilos invisibles va completando el puzle de las sincronías...Un relato entrañable,sencillo e inolvidable,amiga.
A mi también me llegó una bella muñeca a través de un familiar vestido de rey mago...Y eso nunca lo olvidé.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso siempre,compañera y amiga.
M.Jesús

disancor dijo...

Nada mejor para los niños pobres que tener un tío generoso.
Feliz fin de semana.
Un beso.

Lichazul dijo...

FELIZ FIN DE SEMANA MARIAROSA!!!!
abrazo grande y energético
muchas gracias por tu huella

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Tiernamente llegò a tus manos tu deseo tan ansiado, son lindos sueños hechos realidad, aunque no lo entendieràs en ese momento,habràs brillado de felicidad!

Aplaudo a tu tìo
y me alegro por tus buenos recuerdos
recibe un abrazo
con mucho cariño Marìa Rosa

moderato_Dos_josef dijo...

La vida da giros sorprendentes y hermosos a veces ¿verdad?

Un abrazo y felices días!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Ah tengo que felicitarte por tu intuición o capacidad de analisis literario. Sobre el personaje de Asimov escribí una segunda parte, donde preciso que la teoria que planteaste es muy exacta.

Soñadora dijo...

Suerte que el tío Mingo pudo cumplir el sueño!

Besitos,

Lichazul dijo...

gracias MARIAROSA ´por tus palabras, es un texto sarcástico sin duda lo de SANTA, pero por si las moscas uno nunca sabe jejejej
hay muchas xicas deseando lo mismo

veremos como se organiza este gordito que se hizo el ciego sordo y mudo con mi bici cuando era nena jejejeje

besitos

Rosi dijo...

¡Lo encontré!. No sabes lo perdida que ando desde que dejaste tu Calle de Tierra.
Conozco las Marlú, eran tan famosas en Argentina como aquí las Mariquita.
¿Te has dado cuenta de las veces que coincidimos en montones de cosas, empezando por nuestro nombre?.
Por cierto, ¿conservas a Marilú?.
Un fuerte y cariñoso abrazo.

La gota final.

La despertó el  teléfono y una voz desconocida fue desgranando  palabras que nunca hubiera querido escuchar. La noche anterior hab...