martes

El ex.


 

Llegó como cada tarde, sonriente, le pidió algo de tomar y se sentó en el sillón del living.

Cuando ella le entregó el café, la miro a los ojos y con tristeza, casi con lastima, le habló con toda naturalidad, de que el matrimonio de ellos ya era una rutina insoportable, le dijo que ya no la amaba, que otra mujer había despertado en él una gran pasión, que era joven, risueña y hermosa, era una de sus alumnas en la clase de ciencias políticas.

Quedó muda, después de veinte años de vida en común, sus palabras fueron una navaja helada penetrando en su carne, quedo de pie, se sintió flotar en una nube oscura que le quitaba el aire. Él terminó su café, se levantó del sillón y girando en el salón como una calesita, dijo:

-Quiero que dejes la casa  y te mudes al departamento de Congreso, tiene2 ambientes, y para vos  va a estar bien.  

Salió de la nube, respiro hondo y sus ojos  se convirtieron en puñales sobre él, se aferró a la mesa para no caerse, todo giraba a su alrededor.

-Perdón-respondió- esta casa es mía, la compré antes de conocerte y me pertenece, quien debe irse sos vos y te recuerdo que  el departamento de Congreso es propiedad de tu madre, no se te ocurrirá sacarla de allí.

La cara de él, se fue poniendo casi verde, se acercó a ella y suavizando la voz que minutos antes había sonado altanera, le dijo:

-Esta casa está cerca de mi trabajo y yo con mi sueldo de profesor no puedo darme el lujo de alquilar en el centro.

Ella sonrió irónicamente.

- Es tu problema -respondió- Esta es mi casa y de acá no me muevo.

El verde de la cara de él, ya era rojo furia, dio media vuelta y salió dando un portazo.

Quedó de pie aferrada a la mesa,  sus rodillas apenas la sostenían,  No quería llorar, pero era imposible controlarse, luego de un rato, tomó su celular, llamó al banco y tratando de dominar su emoción dijo:

-Hola Gutiérrez, habla la señora Marconi, por favor, desde este minuto, cierre las extensiones de mis tarjetas a nombre de mi esposo, luego le explicaré los motivos, gracias.

Cortó el llamado, una garra pareció cerrarse en su garganta, volvieron a su memoria el día que se conocieron, el romance, los sueños  juntos y los años vividos, se repuso, contuvo el llanto y, exclamo hablando sola:

-Mi querido se acabaron las ayudas monetarias, que tu nuevo amor;  joven y bonita te mantenga de hoy en adelante.

Llamó a su abogado, le explicó la situación tratando de contener el llanto.

Guardó el celular.

Y a partir de allí largó el llanto.




20 comentarios:

Alfred dijo...

Ojalá siempre fuera tan fácil, encima él es el dependiente. ;)

Rafael dijo...

Me hiciste sonreír con ese final. Gracias María Rosa.
Un abrazo.

Campirela_ dijo...

Muy bien, ole por ella. Al menos ha sido sincero, ahora bien el que sea egoísta, eso no está bien, asi que bien por ella, que viva su amor, pero el dinero se queda en casa, jajaja vete con todas las consecuencias.
Un besote grande.

Citu dijo...

Uy da mucha pena ella. Siempre es duro sentirse utilizada, por lo menos se libero. Te mando un beso.

Hada de las Rosas dijo...

Ja, encima mantenido, las tenia todas; no le faltaba ninguna maña.
Via, via..! Se saco el parasito de encima.

Un beso y decirte que el frontis que estrenaste me parece impactante por lo hermoso, es espectacular.

Ahora si, me retiro, besos!

Susana Moreno dijo...

Me temo que es una situación muy habitual. Un beso

Ernesto. dijo...

Tras las decisiones tomadas... en la vida, hay que saber procesar las emociones.
¡La vida continúa... siempre!
Abrazo Mariarosa.

Juan L. Trujillo dijo...

Valiente imbécil. Puedo admitir que vuelva a enamorarse, pero pretender quedarse con la casa de su mujer, es de "traca".
Besos.

Enrique TF dijo...

Es un relato, que no por conocido y muy habitual, deja de ser tremendamente desgarrador, Mariarosa. Digo habitual, porque ya tengo muchos años y muchos amigos que en los últimos diez o quince años me ha tocado decidir con quien de los dos me veo a partir de su "ahí te quedas", que es como por aquí llamamos al mensaje del relato que tan magníficamente has escrito aquí.
Un fuerte abrazo, Mariarosa.

Elda dijo...

Que satisfecha he quedado con el final. Me meto tanto en el papel de las historias que leo, que ya me estaba poniendo yo verde de rabia por si se quedaba el mangante con la casa de ella.
Una historia estupenda y como siempre contada con mucho arte. Me ha encantado.
Un abrazo María Rosa.

Soñadora dijo...

Duras encrucijadas de la vida, y mas frecuentes de lo que uno cree. Que bueno que logró conservar la calma para tomar decisiones antes de desarmarse a llorar.
Un abrazo Mariarosa

Mª Jesús Muñoz dijo...

María Rosa, muy bella la imagen renovada de tu blog, amiga.
Impresionante tu relato, directo, sencillo y muy emotivo...Bravo por la claridad de ideas de la protagonista, que supo actuar y después sentir largo y tendido.
Mi abrazo entrañable y feliz día de la poesía, amiga poeta.

Lu dijo...

Muy bien narrada la historia Mariarosa.
Bien por esa mujer ¡esa es la actitud ante situaciones como la que le ha tocado vivir!
Cierto es que "la procesión va por dentro", pero ella hizo lo que debía más allá de su angustia.
Y, cierto es también, que no todas las mujeres que pasan por esa situación la tienen fácil, porque no todas son autosuficientes. ¡Eso es lamentable en estos tiempos!
Va mi abrazo

Laura. M dijo...

Hala, se le acabó el choyo. Bien por este final y ella pronto se repondrá.
Un abrazo.

Patricia Palleres dijo...

Hola María Rosa, me gustó tu relato. Trata de una disolución de pareja y que vos supiste describir perfectamente. Impresiona la fortaleza de esa mujer.
Me gustó mucho tu espacio. Te dejo un saludo...
Pat

El Sentir del Poeta dijo...

mariarosa, magnifico relato, el final fue genial.
Y después dicen que la mujer es el sexo débil.
La fortaleza de la mujer se conoce en momentos limites.
Cariños y besos mi querida amiga

Meulen dijo...

Un decisión correcta de ella sin dudas, todo pérdida duele sin dudas, pero ella sabe lo que le corresponde que es lo que la deja bien puesta a lo que vendrá...
Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Las emociones pueden ser cambiantes, los matrimonios terminan, puede surgir un nuevo amor.
Pero se excedió con las pretensiones, no tuvo empatía. Y así le fue.
Ella se hizo escuchar.
Bien contado-

Carlos augusto pereyra martinez dijo...

Lo cuentas de manera dramática, cono si estuviera sucediendo en vivo.Siemore mi admiración y respeto por tu escritura. Un abrazo desde Colombia. Carlos

Aviator dijo...

Estoy agradecido por el impacto que tu blog ha tenido en mi crecimiento personal. Mantente al día con las últimas noticias y actualizaciones sobre el juego Aviator en nuestro blog.

La vieja.

  Pintura de Jorge Frasca, pintor Argentino, autodidacta.     La llamaban “La vieja” en el barrio, en realidad se llamó Juana Falcón de ...