lunes

De Buenos aires a Montevideo.



¿Cómo estará el día en Montevideo? ¿Habrá sol?
Acá llueve, Buenos Aires se viste de gris bajo la lluvia y yo estoy pensando en vos, en aquellas tardes de verano cuando la luz parecía durar hasta tarde y nos quedábamos mirando las olas llegar como una caricia hasta la orilla, había noches en que el mar era un lago amable y cálido y nosotros los únicos noctámbulos que nos quedábamos velando su sueño.

Luego llegaron los celos, las habladurías de algunas que se decían mis amigas y mi egoísmo hecho todo a perder.
Aquella tarde, apoyado en la mesa del café me mirabas sin entender, estaba loca, lo sé, loca y enamorada; dije lo que no debía haber dicho; dije adiós. Creo que fue miedo a no saber enfrentar una vida juntos. Y ahora estoy sola, con los dientes apretados, llorando mí rabia de orgullosa torpe que perdió lo único bueno que tuvo en la vida.
Le dijiste a una amiga tuya y ella me lo contó: que no me habías olvidado, que varias veces levantaste el celular para llamarme y no te animaste.
Sigue lloviendo.
Te extraño.
Desde mi ventana  la ciudad es un remolino de viento y agua que no deja ver las calles. El farol de la esquina se mueve y dibuja figuras oscuras en la pared.
Deseo mirarte y que me mires, sentir tu calor a mi lado, discutir por pavadas y terminar abrazados en la cama riéndonos de nuestras tonteras. Ya es de noche. ¿Qué estarás haciendo? Seguro leyendo a Cortázar o mirando fútbol. ¿Qué hora será en Montevideo?
¿Y si te llamo?
¿Dónde deje el bendito teléfono?

¡Llama!
Nadie atiende.
¡Al fin!
—Hola Marcos, no digas nada, sólo escúchame; te amo y te extraño…



25 comentarios:

Kristalle dijo...

¿Y que le dijo él?

Saludos

Pedro Luso dijo...

Olá Maria Rosa.
Sei do calor dessas tardes quente em Montevidéu. Tantas ruas para passear, praças para se sentar e conversar dom os amigos. Uma maravilha! O mesmo digo da bela Buenos Aires.
Abraços. Pedro

Mª Jesús Muñoz dijo...

El ego comete muchas imprudencias y nos prueba siempre...Pero, ahí está el amor tratando de salvar abismos de la mano de la humildad...Una historia para la reflexión, muy buena María Rosa...Mi abrazo y feliz semana, amiga.

Taty Cascada dijo...

El amor, el amor, que -casi siempre- vence al torpe orgullo que intenta desequilibrar los corazones enamorados. Por suerte, ella recapacitó.

Un gran abrazo querida María Rosa.

Susana A dijo...

Bonita historia. Un beso.

MaRía dijo...

Me encantó la valentía de ella
por miedo, por cobardía , por silencios
cuantos amores muertos en vida

un placer siempre

abrazos desde esta orilla

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que suerte que uno de los dos se animó a llamar. Ya hay una oportunidad.
Un abrazo.

Margarita HP dijo...

Deseo con todo mi corazón que Marcos sintiera lo mismo que ella. Qué historia más emotiva. Qué triste durante el transcurso, pero a la vez, con ese final, una nota de esperanza que yo, desde luego, pienso que terminará en final feliz. ¡Un beso Maria Rosa! :D

Elda dijo...

¡Ah cómo me ha gustado!, romántica que es una.
Precioso María Rosa, me ha encantado como haces el relato, suave sin estridencias, una retórica muy hermosa.
El final genial, para todos los gustos, hasta para hacer una segunda parte.
Aplausos y un abrazo.

Antorelo dijo...

¡Qué ritmo imprimes a tus relatos! ¡Magnífico! Un regreso después de tanto tiempo. Procuraré no alejarme demasiado. Un fuerte abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Una historia que fue fluyendo con gran nafuralidad, hasta llegar a la posibilidad de un final feliz. Ojalá.
Fuerte abrazo.

Franziska dijo...

Mas vale tarde que nunca, decimos por mi tierra. Reconocer los errores, es lo más inteligente que podemos hacer pero ¿qué pensará el otro? Si hay algo que no se puede recuperar nunca es lo que ha quedado atrás y es curioso, todos, queremos volver a empezar en algún punto, en el momento en que rompimos algo importante.

Me encanta leer lo que escribes porque siempre me dejas pensando llena de ideas y repasando mis experiencias. Me parece un cuento magnifíco a pesar de su sencillez, tiene, como dicen los castizos, mucha tela...

Nota:- Te aclaro lo que quiere decir castizo, por si no lo sabes. Es un habitante del Madrid de los barrios populares, como es hoy, el barrio de Lavapiés. Que tenía una manera de hablar muy peculiar y arrastraba mucho las palabras. Realmente era el tono y el hable poco culta lo que le hacían reconocible. La educación se ha extendido y eso ha pasado, ya no existe. Perdona la larga explicación, habría sido más sencillo que hubiera rectificado.

Un abrazo. Franziska

Ernesto. dijo...

El relato, con esa impronta tuya de hacer vibrar las palabras, excepcional! Natural y más cotidiano de lo que pensamos...

Y a la vez guía para navegantes que acaban perdidos en las olas del diario vivir del ser humano y sus grandes limitaciones. Que también las hay más de lo que creemos. Y que acaban generando ese infortunio y soledad que muchos experimentan.

Y sí, mucho está en ese descolgar el teléfono...

Abrazos, Mariarosa.

Kasioles dijo...

Como acostumbras a hacerlo, tus relatos son bonitos y entretenidos.
Yo también dispongo de poco tiempo, pero siempre que alguien me deja un comentario, siento que debo corresponder y dedicarle un tiempo, para así agradecer el suyo.
Aprovecho para desearte una feliz Semana Santa.
Cariños en abrazos.
kasioles

Mari-Pi-R dijo...

Espero que el teléfono sonase y que estos amantes llegasen a entenderse y soñar juntos.
Una feliz Semana Santa.

ReltiH dijo...

UFFFF QUÉ FINAL!!!!
ABRAZOS

Bertha dijo...

Ese paso, que a veces cuesta tanto dar y en el momento que lo das que río de cosas pueden fluir.

Un abrazo de primavera desde este hemisferio.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Qué hermoso relato en este encuentro telefónico.
Abrazo

Magdeli Valdés dijo...

Bueno, bien por los medios de comunicación que existen hoy
así se comunica rápido lo que no se atreve a decir de frente...y eso es valido para muchos...

abrazos.

Boris Estebitan dijo...

Que haya chance para el amor :)

Diego Sánchez dijo...

Feliz Semana Santa y feliz fin de semana.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El amor no transfigura. Nos lleva a veces a tomar decisiones que no queremos, y de las cuales nos lamentamos. Al fin humanos. Y el final una terneza. Un beso. carlos

Franziska dijo...

Querida amiga, solo quería darte las gracias y decirte que yo no soy castellana sino asturiana, muy alejada del centro de España. Reconocer a Cervantes y al mundo que creó tan realista que aún hoy se puede uno encontrar con los personajes, solo que visten a la moda actual pero, lo que perdura, vicios y virtudes, están ahí formando parte de nuestra historia. Cervantes fue un genio y como tal, todos queremos que sea nuestro y él no es español es un hombre universal, está en todas partes, con sus locos deseos de arreglar este mundo.
Perdona, siempre escribo más de lo que creo que voy a decir, cosas de abuela...ja. ja. un abrazo. Franziska

Navegante Del Alma dijo...

Es que no nos resulta fácil darnos cuenta de que tal persona es la justa para nosotros... al menos hasta luego de perderla. Es que así somos -además- los rioplatenses, por eso miramos fútbol y leemos a Cortázar, de complicaditos nomás...
Saludos desde el mismo aquí.

José A. García dijo...

¿Qué seguridad tenía de que era Marcos quien había respondido al teléfono?

Saludos,

J.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa