miércoles

Volar.






Lo ví llegar a la playa vestido con un   traje gris, era un personaje fuera de lugar, cruzando las dunas en aquella  tarde calurosa de enero. El viento lo empujaba dándole formas ridículas a su saco, hasta que al fin  lo dejó a mi lado.
Cargaba una silla plegable y una sombrilla que clavó con furia en la arena.
Comenzó por tirar la ropa, los zapatos, medias, hasta quedar con una bermuda azul. Abandonó todo  en la silla y se fue al agua, corriendo con  desesperación, soltando en la carrera todo el cansancio  de un tórrido día de trabajo.

Un vendedor de globos apareció flotando bajo su carga de colores, la ató a  un parasol abandonado y desapareció también él, buscando el frescor del mar.
Él  hombre de la bermuda azul, regresó. Me regaló una mirada de sus ojos negro, se acostó sobre la arena y pareció quedarse dormido.
Se me ocurrió que sería hermoso agarrar los globos en una mano y en la otra al morocho de la bermuda azul, y echarnos a volar, convertirnos en gaviotas, planeando sobre el océano. Uní el deseo a la acción, y  sujetando los globos y al bello durmiente, dejé que el viento nos elevara. Al verse flotando sobre las sombrillas y escuchando las voces sorprendidas de los que nos miraban, sonrió.  Nos alejamos  volando sobre las olas, riendo como niños y disfrutando como adultos que descubren la felicidad.

De pronto, el calor del sol hizo explotar un globo, luego otro y otro, él despertó con una exclamación y yo volví a la realidad, el sueño se había quebrado, el morocho miró los globos, luego a mí y sonriendo se acercó.
—Me ha pasado algo curioso —me dijo— soñé que volaba con vos y esos globos….

Desde esa tarde, seguimos volando.


Morocho/a: persona de piel morena y cabello negro.



23 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Dos sueños, de uno despierto y otro dormido, que crean un nuevo destino. Tiene mucha magia
Un beso.

Franziska dijo...

Una bonita y curiosa historia y lo más sorprendente el sueño compartido. Fue un placer disfrutar de esta lectura. Por cierto, qué quiere decir "morocho", es algo así como de piel morena o de pelo negro. Te agradecería mucho que me lo explicaras.

Un abrazo. Franziska

Elda dijo...

Un bello cuento de sueños compartidos, y realidad al final.
Muy agradable fue leerlo M. Rosa.
Un abrazo.

Mirella S. dijo...

Qué lindo que dos desconocidos, a partir de una fantasía y un sueño -iguales y simultáneos- terminen concretando una relación.
Muy fresco, Mariarosa, justo para el calor del verano.
Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

La mente es mágica y es capaz de comunicarse en perfecta sincronía, amiga...Tu historia es muy buena y positiva, nos deja volando con los globos y mirando la belleza del mar.
Mi felicitación y mi abrazo siempre, M.Rosa.
M.Jesús

TIGUAZ dijo...

Que bellos sueños querida, el soñar siempre es hermoso y como tu lo haces mucho más. Se te hechába de menos. Mi admiración y cariño desde Galicia.

Mari-Pi-R dijo...

Dos sueños casi realidad de los que uno puede seguir soñando y dejarse arrastrar por esos globos que te dan felicidad.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Sueños que se hacen realidad!!!
Cariños

Rosana Marti dijo...

¡Qué bello soñar en compañía!...se ha echo extraño para mi que soy del otro lado del charco, tener calor en puro Enero, con el frío polar que estamos pasando, por lo pronto me ha resultado curioso imaginar pasar calor en esta época del año. Un fuerte abrazo!!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un sueño compartido, es algo especial

Ernesto. dijo...

Y no son los únicos... Yo mismo al son de tu relato he volado sobre esas olas.

Un abrazo, Mariarosa.

Maru dijo...

Bonito relato, parece sacado de alguna realidad, como una metáfora...¿Podría ser? Un abrazo.

Diego Sánchez dijo...

Un bonito y feliz sueño.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Ambar dijo...

Bonito sueño y bonita realidad la que le sigue.
Besos

Pedro Luso dijo...

Olá Maria Rosa.
Gostei desse seu relato. Parabéns.
ras de ânimo e de incentivo. Parabéns.
Um ótimo final de semana.
Abraços.
Pedro.

Lapislazuli dijo...

La sensacion de volar....maravilloso
Abrazo

Magdeli Valdés dijo...

¡qué belleza!

así a quien no le gustaría volar...
más que en los brazos de la imaginación...

besos.

Susana A dijo...

Qué buen relato. diariodemivida8.blogspot.com
Besos. Susan

el oso dijo...

Hermosa forma de volar. Y de volver a despertar!!
Muy lindo relato!!
Besos!!

ReltiH dijo...

BONITO SUEÑO.
ABRAZOS

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bellamente lírico y surreal. UN abrazo. Carlos

Lujan Fraix dijo...

Qué bello sueño, da sensación de libertad. Es que el vuelo es liberador.
Precioso María Rosa
Un beso grande amiga.

Maru dijo...

Bonito relato. La imaginación y los sueños nos ayudan a escapar de la rutina, a volar y a hacer posibles deseos escondidos en el inconsciente. Un abrazo.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa