lunes

El títere.



La última función del circo había terminado.
Las luces  del parque de diversiones mudaban sus reflejos agitadas por el viento, dando una imagen fantasmal a los pasillos y a los  puestos de baratijas.
Los curiosos iban de un lado a otro, probando suerte en el tiro al blanco, los más forzudos soñaban con hacer saltar la balanza de un martillazo  y llevarse el oso de peluche,  que miraba aburrido desde  un estante.

Marga circulaba de  un lado y a otro, observando cada rostro que pasaba a su lado, lo hacía sin emoción, todo le daba igual. Se detuvo ante  el escenario del titiritero, donde  dos muñecos  discutían, entreteniendo  al público menudo. Uno de los títeres, giró cómicamente la cabeza, la miró  y  preguntó:
—¿No se te curó la tristeza?
No supo   responder. Los niños la miraron y rieron creyendo que era parte de un juego. La obra siguió su curso y ella quedó allí, abstraída frente a la escena, esperando. Al terminar la obra, se cerró el telón  y los pequeños espectadores se dispersaron. Ya era hora de regresar a casa y al retirarse escuchó una voz:
—Señora triste.
Se volvió. Desde el pequeño escenario el títere le hablaba.
—Señora triste, esto es para usted.
Extendió una rosa roja. Ella la recibió con una sonrisa. El títere se inclinó  y le dijo algo por lo bajo, luego desapareció detrás del telón. Marga quedó inmóvil, luego se acercó, corrió el telón  y no vio a nadie. Fue a la parte de atrás del escenario y estaba vacío. Quedó desconcertada.
La noche con su velo oscuro había cubierto los puestos  que  iban cerrando  sus puertas,  pocas personas quedaban en el parque.  El viento arremolinaba papeles en los rincones, arrancaba las banderillas de colores y las hacía volar, aviones ilusorios que caían desarmados al piso.
Fue hasta el estacionamiento.  Pensó en el títere y su flor, aspiró el perfume  y sonrió recordando las palabras susurradas en secreto. Subió a su coche,  y con delicadeza dejó en el asiento del acompañante la rosa.

Abrió la puerta de su casa, encendió la luz  y fue directo a la mesa. Colocó la rosa en el florero, juntó a  otras de igual color  y se preguntó:
—Cada noche me dice lo mismo: El perfume de está rosa cura el mal de amores. ¿Será está la  sanadora? ¿Y si no lo es?  Volveré mañana.

29 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Seguro que la encuentra, madame. Es cuestión de tiempo. Y mientras tanto, es bonito coleccionar rosas.

Feliz lunes

Bisous

AMBAR dijo...

Hola María Rosa
Paso a leerte, preciosas tus letras.
Quien pudiera encontrar una rosa para curar la tristeza.
Te deseo una buena semana
Un abrazo
Ambar.

disancor dijo...

Como siempre, encantado con tú relaro ¿Cómo se curará la tristeza?
Un beso.

Fibonacci dijo...

Un bello relato como nos tienes acostumbrado...la tristeza es dificil que se aleje de nosotros, sino ponemos algo de nuestra parte...un besote preciosa.

El Gaucho Santillán dijo...

Todo llega en su momento justo.

Ese momento llegarà.


Buen relato.

Un abrazo.

Luján Fraix dijo...

MUCHAS ROSAS PARA CALMAR LA TRISTEZA... ES PRECIOSO EL CUENTO.

OJALÁ PUDIERA CALMARSE CON UNA FLOR, A VECES ESTÁ TAN ARRAIGADA, TAN DENTRO DE UNO, QUE LA LLEVAMOS DONDE VAMOS.

UN BESO QUERIDA AMIGA.
CARIÑOS MILES.

Lapislazuli dijo...

Que la emncuentre y desaparezca para siempre la tristeza
Hermoso Un abrazo

Pluma Roja dijo...

No se que me pasó que creí haber leído varias veces lo mismo. Me perdí y ya no me encontré. Este relato del títere me pareció diferente a los otros pero siempre envuelto en el misterio que acostumbras. Muy bueno Mariarosa.

Saludos cariñosos.

El Drac dijo...

Qué bello relato, presiento que faltyan unas pòcas rosas más para que Magda sienta que la ilusión del amor desborda su corazón. Me ha gustado mucho.

Un abrazo!!

EL AVE PEREGRINA dijo...

Una hermosa historia, halagador es encontrar alguien que te levante esos ánimos rotos por algún que otro problema...Son esos minutos que se agradecen un montón...

Gracias por dejarnos estas bellas letras.

Un abrazo, desde Galicia.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Una hermosa historia, halagador es encontrar alguien que te levante esos ánimos rotos por algún que otro problema...Son esos minutos que se agradecen un montón...

Gracias por dejarnos estas bellas letras.

Un abrazo, desde Galicia.

Delgado dijo...

A mí me da que nunca la encontrará, son historias trampas, el mal de amores no lo curará la flor sino el tiempo, el tiempo que tarde en cansarse de retornar una y otra vez al mismo lugar en busca de esa flor.

roberto dijo...

Hola Mariarosa, me gustó tu relato-cuento, cuantas veces una flor hace que alguién olvide por un momento la tristeza y sienta que no todo está perdido.
Dejo mi huella para encontrar el camino y regresar a leerte.

Saludos!

PD.: Me gustaría que conozcas mi otro blog de poemas y relatos, El Somorgujo Asombrado.

ReltiH dijo...

SIEMPRE UN PLACER RECORRER SU GENIALES CREACIONES(CREO QUE EL TEXTO ESTÁ REPETIDO).
UN ABRAZO

Cinarizina dijo...

Hola Mariarosa...tus relatos tienen magia, sentimiento y belleza...es un placer leerte. Recibe mi cariño y un fuerte abrazo.

Luís Coelho dijo...

O dialogo das flores numa passagem pelo circo e as bonecas que olhavam desorientadas as pessoas.

Uma história com imaginação e algumas pontas de verdade.

TORO SALVAJE dijo...

Que títere tan romántico.
Que sea la verdadera.

Besos.

MAJECARMU dijo...

Maria Rosa,hago un alto en mis actividades para pasar a leerte y saborear tus bellas y mágicas historias.
Hay una esperanza,que late en esa flor y seguirá latiendo, sin duda, mientras haya vida...Nos dejas un bello y sentido mensaje,que recogemos,amiga.
Te dejo mi gratitud y mi abrazo grande,pronto volveré con vosotros.
Que seas feliz,amiga.
M.Jesús

Anónimo dijo...

Otra excelente creación donde reina el misterio....La tristeza es mala compañera, solo empaña la vida.Creo que el amor puede ser la mejor medicina. Hay que persistir,..muchas veces se da. Saludos. ELCRUZADO

Rayén dijo...

Las rosas siempre curan las penas del alma.
Bellísimo cuento, amiga.

Muchos abrazos.

Man dijo...

Siempre me sorprendes con la sencillez y la frescura de tus relato.
Un abrazo.

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

veo que no se hace problemas,
si no es ésa, buscará otra
saludos

Luján Fraix dijo...

BESOS QUERIDA MARIAROSA
QUE TENGAS BELLO DIA AUNQUE ESTÁ MEDIO NUBLADO Y POR LLOVER.
QUE LLEGUEN LAS MUSAS, ENTONCES...

CARIÑOS

Lichazul dijo...

que dulce y romántico relato
me encantan los títeres de mano
despiertan la niña que llevo dentro

felicitaciones Mariarosa
me voy con un dulce sabor en los labios


abrazooooo y feliz fin de semana

disancor dijo...

Feliz mes de agosto y feliz fin de semana.
Um abrazo.

Marian dijo...

Gracias María Rosa por tu visita por
tu presencia en mi blog.¡ Encantada
de conocerte.
Muy hermoso relato.!!!
Dios te bendiga.

Soñadora dijo...

El tiempo unido a una hermosa rosa y una ilusión, se puede pedir mejor cura?

Besitos,

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La rosa que sana, y el juego de títeres.El amor como mal, me hace acordar de Fermina Daza y Florentino Ariza, transidos de la enfermedad del amor, que tiene la apariencia del cólera. UN abrazo. Carlos

LA ZARZAMORA dijo...

El aroma de una rosa y las cuerdas que paulatinamente se rompen con el olvido de un títere que vela nuestros sueños.

Besos.

Retazos.

Nací en un barrio-campo, entre el verde de la alfalfa y calles de tierra, con mariposas mañaneras y luciérnagas nocturnas, dond...