lunes

Confesión.



 


 


 

Hay en mí una necesidad de decir algo que durante ocho meses me ha dejado y me tiene sin ganas de escribir.

Todos pasamos por momentos difíciles, pero hoy me siento como  si un boxeador me hubiera dado puñetazos uno tras otro.

He tenido que recurrir a una psicóloga por primera vez en mi vida y ha sido ella quien me ha aconsejado que escriba y desahogue en el teclado mis sentimientos.

Desde hace ochos meses mi vida cambió totalmente, en agosto falleció mi esposo, compañero, amigo, amante, un ser único, una enfermedad sin solución lo arrancó de mi vida en solo sesenta días.

En octubre un accidente tonto como puede ser la caída de una escalera me llevó a una operación bastante seria y luego vino la recuperación que duró cinco meses.

Hoy camino con bastón,  dice mi traumatólogo que es por el momento hasta que adquiera seguridad para andar, pero aquí estoy, sin ganas de escribir y aprendiendo a aceptar que la vida es un soplo que tenemos que vivir y disfrutar mientras se pueda.

Debo aprender a salir  adelante, mirar el presente, pero no logro que mi memoria olvide los buenos momentos y extrañe mi vida anterior, nuestras tardes en Pilar, los pájaros, el aroma de los pinos y la paz entre mate y mate mientras escuchábamos a Pavarotti y a Bocelli, todo eso paso a ser un recuerdo que no va a volver.

Espero no haber sido molesta con mis recuerdos, pero la mayoría de ustedes me siguen desde hace años y son para mí, amigos a los que no conozco personalmente, pero aprecio de verdad.

Un abrazo para todos de esta aprendiz de escritora que los quiere y respeta.

María Rosa.


23 comentarios:

Mari Carmen dijo...


Lo que te ha pasado es muy duro, perder a tu marido en dos meses, sin esperanzas de sanar, horrible, aprender a vivir sin él, lleva su tiempo y cada uno de nosotros precisa el suyo. Los siento mucho. Cuando falleció mi hermano, el blog me ayudó, era como un básdamo, un alivio hasta que lo fui asimilando.
Una mala caída, importante operación tiene una recuperación lenta, con disciplina y afán de superación lo conseguirás. De momento ya has dado el primer pasito para ir avanzando, hazlo a tu ritmo, será más fácil y conveniente.
Te mando un fuerte abrazo y mis mejores deseos.

Enrique TF dijo...

Se me encogió el alma, Mariarosa. Has hecho muy bien al dejar aquí tu sentimiento, tu pena y tu dolor, querida amiga-e. Dicen que la mejor forma de aplacar las penas es contarlas, lo sé por experiencia y creo que todos los que te seguimos y compartimos contigo comentarios, relatos y artículos varios, nos consideramos (sin conocernos), amigos y algunos ya viejos amigos.
Solo puedo darte comprensión y trasladarte toda mi energía positiva y aplaudirte por haber tenido el valor de contarlo.
Un fuerte abrazo.

Ester dijo...

Decirte que lo siento no consuela pero además de eso solo puedo estrujarte hasta calentarte el alma y recordar palabras de sabios y santos:
Aquellos que nos ha dejado no estan ausentes sino invisibles. Tienen sus ojos llenos de Gloria fijos en los nuestros llenos de lágrimas. San Agustín.
Escribir te ayudará y somos buenos lectores nos encanta tu compañia, espero que mejores . Abrazos

Campirela_ dijo...

Hoy Mariarosa no solo nos has dejado tu amistad sino mucho más.
Gracias, por confiar tus sentimientos a los que te seguimos como fieles seguidores de una Persona que no solo escribe bien, sino que sus relatos, cuentos y poemas siempre nos dejan una reflexión. Hoy solo me queda decirte que siento todo lo que nos cuentas y si te sirve de consuelo, aquellos que nos abandonan solo es momentáneamente, ellos siempre se quedan con nosotros.
Esos mates, y esa buena música la seguirás escuchando dentro de ti siempre.
Espero que tu recuperación vaya bien, un poquito de paciencia hay que ejercitar esos músculos, verás como pronto podrás estar operativa a cien por cien.
Y por favor no dejes de escribir, no solo y esto es un poquito egoísta por mi parte por ti, sino por los que como yo estamos encantados de leerte.
Un besote y abrazo con todo cariño, gracias por tu sinceridad.

Alfred dijo...

Haces bien en seguir escribiendo, a nosotros nos encanta y a ti te hará bien.
Sé alguna de esas cosas perdidas, al principio no sabes qué hacer, luego te das cuenta de que has de seguir.

Un abrazo.

Citu dijo...

Eres una gran escritora a veces no es dificil escribir y la tristeza nos lleva. Pero escribir es una forma de desahogarse y crear mundos. Siempre contaras con mi apoyo. te mando un beso y todo mi cariño.

Soñadora dijo...

Querida Mariarosa, sabes cuánto te entiendo. Que pena que también se te juntase el accidente. Te ha tocado vivir momentos muy duros que solo el tiempo irá apaciguando. Ayuda mucho compartir y hablar del tema. Y siento que escribir es una gran terapia.Yo sigo en el proceso, aunque el mío se fue hace ya 14 meses. Me consuela recordarlo y sentirlo cerca en detalles que percibo. Te mando un abrazo grande!

Rafael dijo...

Como siempre, interesante y entretenido.
Un abrazo.

Ernesto. dijo...

Hola amiga.
Leo tu experiencia y no puedo negar esa relevancia que le das, y vives. Su falta, y tus circunstancias actuales. Como una especie de punto de inflexión en la vida.
Cierto que compartir, sacar afuera, es una buena terapia. Principalmente porque te sitúa en una realidad real. ¡La vida! Que no tiene porque ser, que no lo es nunca, la visión momentánea que una circunstancia personal pueda haber producido.
¡La vida en sí es otra historia! Y tú mejor que nadie lo sabes.
Tu faceta de escritora de mil facetas diferentes que haces vivir a tus protagonistas, es una excelente manera de relativizar las cosas de la vida...
Si a ello le añadimos tus creencias espirituales, percibidas en muchos de tus comentarios, tus palabras en este párrafo:
"...y aprendiendo a aceptar que la vida es un soplo que tenemos que vivir y disfrutar mientras se pueda. Debo aprender a salir adelante, mirar el presente, pero no logro que mi memoria olvide los buenos momentos y extrañe mi vida anterior", hay que leerlas como lo que son.
A mi modo de ver, palabras puntuales hoy. Que posiblemente mañana, tras el proceso del día a día, las sientas, las vivas diferentes...
Las palabras de Soñadora, a quien conozco y aprecio, las encuentro muy naturales en relación a ti hoy. Su última entrada, "Aceptar", toda una guía de vida.
Abrazos Mariarosa.

Elda dijo...

Hola María Rosa. Yo solo te puedo decir una cosa para ver si te ayuda a pasar el duelo. Yo también perdí a mi marido hace dieciséis años en unas Navidades, y tenía a mi madre con Alzheimer en mi casa porque soy hija única. Está situación me hizo levantarme cada día para atenderla porque ya era como un bebé. Murió a los cuatro meses de mi marido, y me quedé vacía. Pero las penas se curan con el tiempo, y ese tiempo empieza hacer efecto pasado un año que es cuando vuelves a repetir la vida nueva que te tocó, y así poco a poco sin olvidar las ausencias, el dolor va siendo sustituido por el recuerdo más amable.
Y ahí comencé a escribir renglones uno debajo de otro.
Ánimo amiga, recuerda que el tiempo es la única medicina, no hay más.
Un abrazo grande.

Juan L. Trujillo dijo...

No olvides que escribir, es una forma de resarcirse de lo que la inexorable existencia nos reclama y roba.
Seguro que el tiempo, ese devorador de sueños, te irá curando las penas.
Y verás como los recuerdos, que ahora duelen, terminan por ser dulces y placenteros.
Tu entrada de hoy, es el seguro camino para que cuando escuches a Pavarotti o cuando sigas escribiendo, él estará presente, pero el dolor habrá desaparecido.
Mi deseo es que sigas viviendo y te cures pronto de esa caída.
Y que sigamos disfrutando de tu brillante prosa y poesía.
Besos.

Maite-volarela dijo...

Hola, M.Rosa, compañera y amiga.
Es verdad, son muchos años acompañándonos y nos vamos conociendo, y los dolores del otro son un poco nuestros también.
Yo iba imaginándolo en tus últimos poemas, donde la ausencia del ser amado se palpaba bien dolorosa.
No puedo ni imaginar todo lo que estás pasando...
El duelo es un proceso largo, más si había tan maravillosa Unión. No sufras por no poder reír o hacer cosas ahora, deja que el corazón asuma su dolor el tiempo que necesite, ya llegará el momento en que vuelvan tus ilusiones, ya verás. Seguro que Desde lo alto él te da sus fuerzas.
Desde aquí te mandó todo mi apoyo y mi cariño para superar tan enorme pérdida. Y que Dios te bendiga y te de fuerza.

Hada de las Rosas dijo...

Querida amiga, cuanta emocion me provocas. Se que estuviste pasando momentos complicados, dificiles y delicados; y escribir es una terapia de gran ayuda para salir de los dolores que hoy te tocan atravesar. Esa caida en la escalera es tan simbolica, me impacto desde el primer momento; pero te vas a poner de pie, firme, entera y positiva.
Ya veras como la vida te dara nuevas oportunidades para ser feliz, aunque ahora te parezca imposible.
Tu marido fue una persona increible y esta bien llorar, sentirte triste y expresar tus emociones. Es parte del proceso de sanacion. Despues de tantos años de vida en comun me imagino que no es nada facil estar en eje. Todo lleva su tiempo.
Te dejo un abrazo grande y un besote.

Kasioles dijo...

No te puedes imaginar lo mucho que entiendo tu dolor.
Solo aquél que haya pasado por lo mismo, podrá entender cómo se siente el alma al tener que despedir a aquellos que han sido y llenaban tu vida con amor.
El duelo, amiga mía, es inevitable, yo no quise ayuda ni médica ni sicológica y la tristeza se prolongó, acostumbrarse a una nueva vida, a no saber controlar el vacío que hay en el corazón, te lleva a un abandono total y crees que ya no hay solución.
Pero al ser humanos, Dios también nos creó con un potencial de fuerza interior que se pone de manifiesto en las peores adversidades, lucha por ver la luz y el tiempo ayuda, va suavizando las heridas y aunque deja cicatrices que jamás se olvidan, volvemos a ver la luz al llegar la aceptación y con ella la paz interior.
Un buen día mis nietos me abrieron un blog y me dijeron; Abuela, escribe.
Y fue mi mejor terapia, si te sirve para algo, no dejes de hacerlo, tú sigue escribiendo, plasma tu sentir en un papel y en el caso de no querer compartirlo, lo rompes y al día siguiente empiezas otra vez, verás que llega el día en que te sientes mejor.
Hoy quisiera enviarte un abrazo muy especial con mis cariños.
Kasioles

Laura. M dijo...

No molestas Mariarosa. Al contrario haces bien en escribir lo que sientes y así vas soltando ese dolor que tienes y que te hará ir poco a poco volviendo a ser tú. La vida es así amiga nos va dando palos que tenemos que aceptar sin remedio. Mucho ánimo y no dejes de escribir todo lo que quieras.
Buen miércoles.
Un abrazo 🤗〰💕

Mário Margaride dijo...

Olá, amiga, Maria Rosa
Interessante conto aqui partilhas. Gostei muito de ler.
Grato pela visita e gentil comentário, no meu cantinho.
Votos de feliz fim de semana!

Beijinhos.

Mário Margaride

http://poesiaaquiesta.blogspot.com
https://soltaastuaspalavras.blogspot.com

Carlos augusto pereyra martinez dijo...

Maria Rosa, sé de esas pérdidas, y lo que duelen
más, pues hacen parte del entorno familia
Qué valiente eres al padecer tanto dolor junto. Que escribas sobre estas heridas ayuda a vivir
Siempre mi aprecio y mi solidaridad en estos momentos tan difíciles. Un abrazo. Carlos

Bertha dijo...

Mi estimada Mariarosa:

Se te echaba y mucho en falta, pero no sabía en absoluto que estabas sumida en un momento tan delicado.
Mis deseos de todo corazón es que te vayas recuperando con su tiempo y tu duelo es solo tuyo y tus sabrás administrarlo.
Un abrazo desde el cariño estimada amiga.

Vivir y dejar Vivir...Liz dijo...

maria rosa, mi linda amiga, lamento mucho tu perdida.
El dolor no se va tan fácilmente, tu alma esta de luto pero hay que pasar por ese dolor para que llegue la aceptación, el va estar siempre en tu vida, en tus recuerdos pero va a llegar el día que tus recuerdos no te duelan, te robaran sonrisas y te llevaran a lugares que compartieron y serán momentos de mucha ternura para tu alma.
Besos y un abrazo bien fuerte amiga querida

María Pilar dijo...

Hola, María Rosa, lamento la pérdida de tu esposo y el accidente del que te estás recuperando. La vida es tan frágil. Lo tienes todo y de un día para otro ha volado y sientes vacías las manos y vacío el corazón. No es fácil. El encuentro en los blogs para leernos nos ha ido uniendo. Porque cuando escribimos siempre dejamos en nuestros textos algo de la manera de ser nuestra y eso trasciende las pantallas. Te admiro por tu sinceridad ante la pantalla, a mí me ha llegado, espero que te llegue este cálido abrazo que va de vuelta. Gracias, María Rosa.

Ernesto. dijo...

Buenos días Mariarosa.

Un abrazo.

stella dijo...

Mariarosa, despues de mucho tiempo te he vuelto a ver en mi blog, y antes de darte respuesta en el he querido pasar por el tuyo
Añ ññegar sin saber porqué, en lygar de dejarte un comentario en la última entrada me he venido a esra y aunque apenas nos conocemos, he sentido un pinchazo de dolor al leerte, no sabes cuanto lo siento, yo pasé por la muerte de mi esposo hace ya mucho tiempo y empatizo muchisimo cuando encuentro un testimonio así...de veras que lo siento de corazón porque se lo que duele y lo que cuesta seguir adelante, afortunadamente el tiempo irá diluyendo el dolor aunque nunca olvidarás...escribe, no dejes de hacerlo, eso te ayudará y acepta con esperanza....nada es para siempre
Gracias por llegar a mis versos amiga
Un abrazo

stella dijo...

Perdoname , no te he dicho nada sobre ti, espero que te mejores y puedas ir normalizando poco a poco tu vida, te pondrás bien prontito si Dios quiere
Un abrazo

La vieja.

  Pintura de Jorge Frasca, pintor Argentino, autodidacta.     La llamaban “La vieja” en el barrio, en realidad se llamó Juana Falcón de ...