miércoles

La historia de Lucia Carbone.


 

La Historia de Lucia Carbone se conoció en mi familia, pero nunca se le dio importancia, resultó ser una leyenda de las muchas que hay en los barrios antiguos de Buenos Aires.

Al fallecer Lucia, creo que fue en la década del 80, ella tenía ochenta y cinco años, y uno de los hijos que vivía en Brasil, regresó con la idea de vender la casa.

Mis padres la compraron.

Pero para entender lo que sucedió después de comprarla, debo contar la historia de Lucia, historia que conocimos por mi abuela que fue la amiga de toda la vida.

Como era costumbre a principios del siglo pasado, a Lucia la casaron con un amigo de sus padres y digo la casaron porque fue obligada, ella no amaba ni soportaba a ese hombre veinte años mayor que resultó ser un bruto en sus modales y costumbres.

El matrimonio con Santino Molinero fue un fracaso, varias veces Lucia pidió ayuda a sus padres, ayuda que le negaron, pues sería una vergüenza pensar en una separación. Nada les importaba de los moretones ni los ojos morados de su hija. El consejo era, quédate encerrada hasta que se vayan las marcas y no lo contradigas.

Pasaron los años, nacieron dos hijos varones y nada cambiaba en la relación de Lucia y Santino. Al ir creciendo los niños, la furia de Santino comenzó a recaer sobre ellos, el encono de Lucia fue creciendo y varias veces lo atacò con lo que tenía a mano, provocando la risa y la burla de Santino.

 

Un domingo al regresar los tres de misa, encontraron a Santino muerto,  lo habían apuñalado en la espalda mientras dormía en su cama.

No se encontró el Puñal y por la herida profunda, dijo el medico, se fue desangrando hasta morir.

El crimen nunca fue aclarado, no hubo robo y según las autoridades policiales, pudo ser una venganza de alguno de sus obreros, a los que trataba con la misma crueldad con que lo hacía con su familia.

Pasaron los años, los hijos se casaron y se fueron del país. Lucia nunca quiso moverse de su casa a pesar que os hijos quisieron llevarla con ellos. Hasta aquí la historia de Lucia que yo conocí por mi abuela.

La leyenda comienza cuando mis padres compran la casa y se realizan  arreglos y reformas.

En el escritorio, una biblioteca con estantes  cubría la pared de arriba hasta el piso, al quitarla, se descubrió  un pequeño revoque rustico. Mi padre sospechó algo, porque en vez de pulir la mala terminación, pidió a los obreros que rompieran el material. Se encontró un hueco y en él un puñal oxidado y envuelto en lo que perecía ser una servilleta, ya amarilla por el paso de los años.Mi padre conocedor de la historia y segun nos contò, quedo mudo por la impresiòn.

¿Qué  hacer, dijo mi padre?

No hizo la denuncia, los obreros desconocedores de la historia, nada dijeron, pensaron en un misterio de quién sabe qué época.

No había dudas, pensò mi padre, es el puñal que dio muerte a Santino.

¿Cómo logró Lucía cometer el crimen si estaba en misa?

Posiblemente salió de misa y regresó en silencio, el secreto quedó entre ella y sus hijos.

Nunca  sabremos, sí fue ella, o tuvo un cómplice, son esos misterios que se lleva el tiempo y que arcano guarda muy bien.

 

 

 

19 comentarios:

Campirela_ dijo...

Una historia con un final que era el esperado, nadie tiene potestad par matar a otro ser humano, pero nadie tiene tampoco derecho a maltratar de por vida a un ser humano.
La vida se encarga a veces de poner a cada uno donde le corresponde.
Un placer leerte.
Besicos muchos.

Rafael dijo...

Bonita e interesante historia, felicidades.
Un abrazo.

unjardinsostenible dijo...

Pues una historia que no me sorprende el final. Hoy día son muchas las mujeres maltratadas y ante encontrar la muerte por un ser desaprensivo y sin escrúpulos es preferible actuar contra él, sea durmiendo o despierto, pues en juego está la vida de la mujer y tal vez la de alguno de sus hijos aunque sus hijos con esas vivencias ya quedan marcados de por vida.
Un abrazo.

Susana Moreno dijo...

Una gran historia. Un beso

Alfred dijo...

Nos has dejado con la intriga puesta.

Un abrazo.

Ester dijo...

Intriga y de las que me gusta, me voy posicionando y sacando ideas, quiero ser personaje pero es mejor ser lector y disfrutar con tus letras, Un abrazo

Emilio Muñoz dijo...

Qué historias has vivido o te han contado, Rosa!!! No me extraña que puedas dar vida a tantos relatos.

Pero es tu sensibilidad el factor más relevante, estoy seguro. Es tu sensibilidad la que selecciona detalles y percibe ambientes. Es tu sensibilidad la que elige cómo se presentan los escenarios, los personajes, las relaciones o los desenlaces.

Tu sensibilidad crea la belleza de lo que escribes. Y yo lo disfruto!!!

Un enorme abrazo, querida amiga!!!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La explicación puede ser sencilla. Lucía no fue a misa cuando mató a su esposo.
Y hubo quienes testificaron a su favor, diciendo que estuvo.
Es una teoría que se me ocurre.
Muy bien contado. Un abrazo.

Bertha dijo...

La realidad supera a la ficción, por desgracia hay muchos Santinos...el nombre no le hace justicia.
Un relato que deja muchas pistas abiertas,¿ quien pudo ser...?
Me encanta esta tensión que dejas...
Un abrazo,Mariarosa.

Margarita HP dijo...

Sin lugar a dudas, un misterio de los que hielan la sangre. Besos cariño :D

Mª Jesús Muñoz dijo...

¡¡Qué bien lo has contado Maria Rosa...!! El tiempo poco a poco nos va revelando todas las verdades. Lo cierto es que Lucia sufrió muchísimo y que el karma está ahí... todo lo que damos vuelve. Mi felicitación por la entrega y el cariño que le has puesto, todo eso nos lo llevamos con nosotros, amiga.
Mi abrazo entrañable y agradecido.

Enrique TF dijo...

Me tuviste en vilo, Maria Rosa,
Bien contada la historia en ritmo y definición, muy atractiva. Pudiera ser el principio de una gran historia para una gran obra literaria.
Me encantó.
Feliz jueves.

Nocturno Náufrago dijo...

Gran relato, querida amiga. Muy bien llevado, atrapa y, aunque el final era sabido, igual uno quiere llegar al él porque te lleva inevitablemente.
Un abrazo.

Meulen dijo...

Historias que esconden esas verdades que muchas mujeres deben callar de por vida...

Abrazo.

Ernesto. dijo...

La vida de Lucía, de las muchas "Lucias" que han habido y hay, de todos son conocidas.
De los finales de Santino, de los muchos "Santinos" que hay, pocos se conocen...
El texto de hoy, "cara" de una realidad cotidiana, si bien en vías de relativización entre mujeres y hombres, se sobrepone a la "cruz" que un texto publicado en un blog del entorno, sobre la violencia machista, ¡de los hombres!, (y las mujeres, expresa el texto...) pretendía "justificar"...
Lo más llamativo eran algunas reflexiones de algunos comentaristas.
Y es que no tienes más que organizar un concurso de voladores de cometas para que aparezcan "expertos" hasta debajo de las piedras.
Excelente historia.
Abrazo Mariarosa.

Laura. M dijo...

Cuantas Lucias siguen sin poder liberarse. Buena historia.
Un abrazo.

María Pilar dijo...

¡Hola, Rosa! Imprensionante historia con tintes de leyenda. Al menos Lucía se liberó de su maltratados. Cuántos maltratadores siguen vivos y cuántas Lucías sufriendo en silencio. Hos son otros tiempos, pero el maltrato permanece.
Un abrazo!

Somos Artesan@s de la Palabra dijo...

Misteriosa Buenos Aires que guarda varias leyendas e historias, algunas conocidas y otras no tanto, lo cierto es que Lucía se llevó su secreto a la tumba, quién haya sido la liberó de los malos tratos y quizá haya vivido por fin en paz, un abrazo.
PATRICIA F.

Hada de las Rosas dijo...

Hola mariarosa, que tal preciosa!
Lucia hizo lo correcto, acaso no se dice desde siempre
que al corazon de un hombre se llega con un cuchillo y
por la espalda?

:D

XD

Recuerdos enmarañados.

      Entre los recuerdos que dejo mi abuelo guardados en el altillo de su casa, hallé una caja con mapas y   una carta ya amarilla   ...