sábado

En el desván.





En el desván                                                                                                      

Encendió un cirio, lo dejó sobre la mesa del desván, el silencio nacía desde los rincones y  flotaba dibujando sombras en el ambiente. La noche era oscura, hasta la luna se había olvidado de ella y la sumergía en  una penumbra gris,  que apenas cortaba la luz de la vela.
Miró el reloj, y comprendió que él ya no iba a llegar.
Se sentó junto al tragaluz y no pudo evitar las lágrimas.
Había imaginado una noche especial, la vela de miel encendida, cómplice y los dos amándose.
Un año atrás  habían jurado  encontrarse,  en el día y lugar de la primera vez. Como antes, con el mismo amor y el mismo deseo.
Sobre la  mesa una botella de vino y dos copas vacías, la miran aburridas.
Más allá de los cristales, donde se asoman los tejados diminutos del caserío, el viento canta alegremente, y la nieve gira, vestida de muselina.

Desde una rama, una paloma  la observa, parece entender su pena, mueve la cabeza y sigue sus movimientos.
Se acuesta en un sillón que la recibe y abraza su pequeñez, al fin, cansada de llorar se duerme, mientras la vela se va consumiendo suavemente.
Sobre la mesa, la botella de vino, los vasos vacíos y una rosa casi marchita siguen esperando.
Todo es silencio, de pronto, dos golpes en la puerta la despiertan…









23 comentarios:

Rafael dijo...

Dulce espera... Espero que puedas descansar y recuperar tu sonrisa.
Un abrazo y cuídate.

Dj...flor. dijo...

Hola MaríaRosa, un bonito cuento esperanzador al final llego
Su cita como prometió, te deseo una feliz noche víspera de reyes... Besos de flor.
Pd,? ¿Estás enferma? Espero que te mejores, besos de flor.

Campirela_ dijo...

Que lindo relato donde la esperanza para ella siempre está ..nunca se sabe si esos golpes era él que regresaba al encuentro ..o tal vez los golpes de la realidad ..
Un fuerte abrazo y un feliz 2020.

Ester dijo...

Un relato para interpretar el final, parece que la realidad es quien golpea la puerta. Abrazos y cariños

Sandra Figueroa dijo...

Bonito texto y un final esperanzador, quizá al fin llego..... Saludos amiga.

A. Javier dijo...

Me encanta ese final que hace al lector
imaginar mil situaciones
yo me inclino que no era su amado el que tocaba la puerta
era el vecino, al ver que se dormía con la vela encendida
fue a apagar la mecha y quizá ahí nació la chispa.

Precioso micro relato
Ah, la palabra muselina no la conocía
es preciosa, con tu permiso, me la guardo
para el futuro.

Un besote guapetona.

El Baile de Norte dijo...

Por un momento pensé que la vela se consumiría completamente,... afortunadamente no fue así.

Susana dijo...

Bonita historia. Un beso

Carmen Silza dijo...

Me ha encantado el texto maria rosa, y ese final me llena de esperanza.
Feliz 2020! creo que no te lo he felicitado.
Y feliz día de reyes, que te traigan cosas buenas.
Un abarazo

Auroratris dijo...

Entrañable y emotivo relato. Te dejo mis mejores deseos para esta noche y para siempre. Cuídate.

Mil besitos con cariño y muy FEliz Noche de Reyes.♥

Elda dijo...

Una prosa preciosa, escrita con el buen gusto que te caracteriza. Es dulce y elegante en el desarrollo con un final a gusto del lector para interpretar.
Como siempre un placer leerte. Un abrazo.

J.P. Alexander dijo...

Buen relato me dejop deseando más te mando un beso . Te una genial semana

buhoevanescente dijo...

Hola! me desperto muchas sensaciones, curiosidad, desasosiego, soledad y esperanza, gracias por animar el alma! Beso gordo.

Margarita HP dijo...

¡Oooooh esos dos golpes! Me ha encantado María Rosa. ¡Besos! :D

Mari-Pi-R dijo...

Que buenos fueron los golpes en la puerta!!!.
Un abrazo.

Estrella Amaranto dijo...

Cuando ya parecía que se le iba a caer el techo encima nos das la gran sorpresa y la historia de triste se vuelve esperanzadora o al menos quiero pensar que esos dos golpes en la puerta son los que ella estaba esperando antes de dormirse.
Una hermosa historia, Mariarosa muy emotiva y con final feliz o al menos eso quiero creer.
¡Feliz Año Nuevo 2020 lleno de cosas buenas y letras inspiradoras!

yessykan dijo...

Hola Maria Rosa
Al fin llegó a comentar, me había desconectado por un tiempo pero me alegra volver a leerte.
Mis mejores deseos para un año lleno de alegría y prosperidad!
El relato está narrado de una forma magistral, nos atrapa y nos mantiene en suspenso, hasta esos dos golpes a la puerta. Espero sea el amado que llego tarde del trabajo, no quiero pensar sea el esposo alcohólico y abusador.
Abrazo!

Laura. M dijo...

Emocion hasta el final. La esperanza es lo último qye hay que perder.
Buen fin de semana.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

y despertándose de un sueño
que gracias a su magia
hizo realidad

Ernesto. dijo...

Esos "golpes de la vida" son los que la mantienen, muchas veces, activa...

Abrazo Mariarosa.

Meulen dijo...

Bueno, es de esperar que quien toca la puerta sea quien ella espera
sino será el desquicio...
las penas se pasan con un buen vaso de vino...
y vino y se fue...esperando otro año más??...
vaya ! a algunas nos gusta las torturas...

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Este cuento echa por tierra lo de que el que espera desespera y esperando se queda. Un abrazo. Carlos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Parece que la espera terminó, llegó quien esperaba.

A las 5 en punto.

Regresar a la casa que una vez nos vio plenos de felicidad; me acongoja. En instantes, a las 5 de la tarde en punto, dijeron ...