lunes

Su mejor novela.



Algo se movía en el fondo de la librería, debe ser el viejo Françoise que anda dando vueltas pensó Mariana mientras acomodaba  varios libros  de Abelardo Castillo.
Era empleada de Françoise, hacía años que trabajaba con él  y admiraba ese conocimiento del viejo cuando hablaba de escritores  y estilos. Los conocía a todos, los literatos actuales y a los  que ya habían pasado a la historia, Françoise relataba las  andanzas de aquellos hombres que fueron sus amigos, y muchos de ellos, ya ancianos, acostumbraban a visitarlo en la librería y sus charlas enriquecían a Mariana y a veces la divertían.
La joven se obsesionaba con los antiguos  relatos hasta creerlos parte de la realidad actual  y  crecían en su mente con ribetes de fantasía que ella creaba. Ciertas tardes, la conversación se repetía:
—Don Françoise, recién vi una sombra deslizarse por los estantes del fondo…
La voz de Mariana era un susurro. El viejo no respondía.
—Françoise, ayer también la vi… y no me diga que es el gato.
—Si te digo la verdad, no me vas a creer.
Y sin hacerle caso, Françoise subía la escalera con una sonrisa y una mirada pícara que dejaba a Mariana confundida. A cierta hora del día necesitaba   descansar y la joven quedaba sola en el local.
Aquella mañana había llegado una gran caja con viejas ediciones. Novelas, ensayos, biografías. Luego de archivar sus nombres, los fue acomodando en los estantes. Absorta en la tarea, no vio al hombre que de pie en un rincón, leía. Una risa burlona, la obligó a volverse, el temor la paralizó, un sudor helado recorrió  su espalda, no logró hilvanar ni un grito, ni una palabra. Él levantó la vista, y dirigiéndose a ella, le dijo:
—Que ridícula presentación han escrito sobre mi novela.
Mariana parpadeó. ¿Cómo había entrado si las puertas del local estaban cerradas? Pensó en llamar a Françoise, que en ese momento debería estar durmiendo en su cálido sillón, pero su garganta seca no logró hilvanar un grito. El desconocido dejó el libro y caminó por los pasillos, Mariana lo miraba hablar solo,  muy enojado, vestía un traje oscuro de tela fina, pero pasado de moda,  y olía a un perfume penetrante, a sándalo tal vez. Él se aceró, era un señor de mediana edad, muy buen mozo y señalando el libro con su dedo índice, le dijo:
—¿Usted leyó “La invención de Morel”? Es mi mejor obra y este tilingo que ni sé cómo se llama,  escribió el prólogo, comentando mi amistad con Borges. ¿Y mi novela? Apenas si habla de ella.
Tomó el libro y lo arrojó con rabia contra uno de los estantes, algunas páginas saltaron por el aire.
—Voy a hablar con el editor y me va a tener que oír.
La figura del hombre se fue haciendo borrosa, durante unos segundos fue simplemente una nube oscura, hasta que desapareció, dejando a Mariana temblorosa y con la extraña sensación de estar a punto de desmayarse.
Respiró hondo y murmuró en voz baja:
—¿Habrá sido un juego de mi fantasía?
“La invención de Morel” con sus hojas sembradas sobre el piso y el perfume sin nombre que seguía flotando en el ambiente la convencieron de que no había sido su imaginación.




(Adolfo Bioy Casares fue un gran escritor Argentino y autor de “La invención de Morel” una de sus mejores novelas, traducida a varios idiomas.)




  

25 comentarios:

Rafael dijo...

Tengo varias novelas de este autor y "sin leer", así que buscaré alguna...
Un abrazo.

Franziska dijo...

Veo que sigues fiel a tu estilo de sembrar el misterio y mantener a tus lectores intrigados. Muy bueno. Ha sido un placer volver a leer tus relatos. Un abrazo.

Ester dijo...

Lo conozco, su importancia y su fama ha cruzado fronteras, a quien no lo haya leído este es un buen momento. Abrazos

Campirela_ dijo...

Desde luego carácter tiene y el texto que nos ha dejado esta interesante ..lo tendre en cuenta , para próximas lecturas ...
Un abrazo y muy feliz semana.

J.P. Alexander dijo...

Uy buen relato que devela la pasión y el desasosiego de escribir. no conocía al autor tal vez lo lea. Te mando un beso

Sandra Figueroa dijo...

Un buen relato que me atrapo de principio a fin y aun flotando en la fantasía te dejo saludos y un abrazo amiga.

MaRía [Capri ] dijo...

Interesante historia MariaRosa
sin duda esta introducción le gustaría a el autor ;)pues tus relatos siempre atrapan y deseo leer más

un abrazo grande

Elda dijo...

Que bien consigues ese halo de misterio alrededor de una historia manteniendo y atrapando así
el interés del lector.
No conozco al escritor, sería interesante leer su obra mencionada.
Un abrazo María Rosa, como siempre me encantó lo que he leído.
Un abrazo.

Susana dijo...

Un relato intrigante. Un beso

Margarita HP dijo...

¡Me encanta el misterio y el tono de tus relatos! Siempre los leo con muchísimas avidez deseando ver el desenlace. Y el de hoy, me ha erizado la piel. ¡Qué bueno!
¡Besos! :D

El Baile de Norte dijo...

Una hermosa forma de reseñar un libro. Me ha encantado!

Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche dijo...

Pues sí, cuando el prólogo arruina la obra bien vale la pena que el autor regrese del más allá para poner las cosas en su sitio.

Un abrazo.

Dj...flor. dijo...

Hola Maríarosa , me dejas intrigada y con ganas de más... Hay que tener mucho cuidado con los escritores fallecidos , y más si están enojados , espero que pronto se le pase el cabreo , en referencia a este escritor decirte que no lo conozco , te deseo una feliz noche besos de flor.

Mirella S. dijo...

Bioy Casares fue un gran escritor, leí ese libro muy jovencita y me había encantado.
Con tu relato me dieron ganas de releerlo porque recuerdo poco la historia.
La tuya, con tu manejo de lo enigmático y fantástico, está muy buena, Mariarosa.
Besos.

Mari-Pi-R dijo...

Deben de ser buenas sus novelas, ya que tienen intriga, un abrazo.

Ernesto. dijo...

No sé si la mejor novela, pero tu relato no desmerece un ápice!

Abrazo Mariarosa.

Navegante dijo...

Excelente relato, estupenda manera de cuestionar un prólogo, muy ingenioso de tu parte.
Bioy Casares, junto con Borges, Cortázar, Marechal y Sábato, son nuestro orgullo literario, de lo mejor que ha dado la literatura argentina. Pueden agregarse algunos, es cuestión de opinión y de gusto.
"La invención de Morel" es un estupendo libro, aunque algunos pensamos que "El sueño de los héroes" es su obra genial y cumbre.

Sara O. Durán dijo...

Con tu excelente cuento. Me dejas pensando en cuanto autor inconforme habrá, con los prólogos que les dedican en las reimpresiones.
UN abrazo.

lanochedemedianoche dijo...

Qué relato más sorprendente termino de leer, eres experta en cuentos y relatos de lo todo tipo María rosa, aplausos.
Abrazo

Meulen dijo...

Confieso que no tengo idea de ese escritor
Asi que me.daré tiempo en investigar

Un abrazo.

Kinga K. dijo...

Quiero conocerlo :)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una gran novela, de un gran autor, que ha escrito historias magistrales, como La trama celeste.

José A. García dijo...

No sé si será la mejor de sus obras si es, en cambio, la que más prensa acaparó.
El cuento "La trama celeste", sigue sorprendiéndome cada vez que lo reviso.

Saludos,

J.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Muy bueno, Marìa Rosa...He disfrutado muchísimo leyéndote y estoy segura que Bioy Casares también habrá disfrutado resucitando en tus letras para todos nosotros.
Mi felicitación y mi abrazo por esa superación constante, amiga.

Elda dijo...

Hola María Rosa, espero que estés bien.
Echo de menos tus historias tan buenas.
Un abrazo y cuídate.

Dios los guarde.

Hola a Todos: Estamos viviendo un tiempo totalmente impensado hace apenas unos meses, parece una película de ciencia ficción, pero...