martes

Hechos de vida.



Hablaba pausadamente, como eligiendo las palabras. Me miraba a los ojos esperando mi aprobación.  Estábamos sentados en la sala de espera  de la clínica, era la hora de la siesta y nos llegaba un apagado susurro de las visitas que comenzaban a llegar.
—Su padre duerme mucho…— dijo— mejor, así podemos hablar, él tiene suerte, usted y su hermano siempre lo acompañan. A mí nadie me visita.
Iba a preguntar si tenía familia, pero como leyendo mi pensamiento dijo:
—Tengo dos hijas, pero están enojadas  conmigo, creo que me odian.
No respondí.
Se levantó y se acercó al ventanal que desde el primer piso,  al igual que una pantalla de cine reflejaba la copa de los arboles recortados sobre un cielo azul de verano, mientras las palomas curiosas se acercaban revoloteando hasta el borde del  alfeizar.  Las salas fueron cambiando su olor  a desinfectante  por el aroma a  perfume,  que las visitas  dejaban  como una  estela. Él seguía de pie buscando en la calle, algo o alguien, que tal vez ni él mismo sabía qué era.
Se volvió a sentar a mi lado, los ojos le brillaban.
—Me gusta hablar y el único amigo que viene es sordo, tengo que gritar para que me entienda —sonrió— a mi edad, ya casi no me quedan amigos, se me fueron muriendo. Yo fui cantor de tango sabe, me llamaba Rogelio Morel, tal vez me escuchó nombrar… estuve en muchas orquestas, hice giras por todo el mundo y creo que eso es lo que no me perdonan mis hijas, que nunca estuve con ellas…
Miré el reloj, era la hora de las nebulizaciones  de mi padre.

Llegué a la sala junto con la enfermera, mi padre abrió los ojos y me hizo  señas  para  que  abriera la ventana, un aroma dulce  a tilos y jazmines  irrumpió con el desparpajo del verano.
Después de cenar, mi padre se durmió. El cantor de tangos aún luchaba con la comida, sus manos no tenían firmeza, me acerqué a darle de comer. Lentamente fue tomando la sopa.
—Mis hijas son rencorosas como fue la madre —me dijo mientras jugaba con la servilleta de papel—. Reconozco que no fui un buen esposo, siempre viajando, pero había que trabajar y en el extranjero pagaban en dólares. A ella le gustaba cuando le entregaba los sobres repletos de plata….le brillaban los ojos.
—¿Ella no viene a verlo?
—Falleció hace mucho. Yo ya había dejado de cantar, la vida del cantor es corta, algunos llegan a los cincuenta con buena voz, yo no tuve esa suerte.
No quiso seguir comiendo, se reclinó en la almohada.
—Si vienen mis hijas que me despierten —dijo antes de cerrar los ojos.
Ellas nunca vinieron y él no despertó.



26 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Así pasa, se olvidan de quienes les dieron la vida.
Muy triste historia, bellamente escrita. Te felicito.
Un beso.

Elda dijo...

Una historia muy triste, de esas que se pueden encontrar en los hospitales y en las residencia de ancianos. Soledad a raudales trasmite este relato.
Encantadora la forma de contarlo Maria Rosa, y el final muy bello dentro de la tristeza.
Un abrazo.

Ernesto. dijo...

La historia es real mucho más allá de lo que estaríamos dispuestos a aceptar... El relato es humano y muy bien estructurado.

¡Es la condición humana! Uno de sus aspectos. En ocasiones, siempre, somos los protagonistas de los tres papeles representados: "cantante viajero que no está presente", "abandonado en parte" e "hijas ausentes".

No cabría culpar a ninguno por los hechos y sus consecuencias. Todos llegamos a ser, de una u otra manera, responsables y víctimas.

Abrazos, Mariarosa.

Susana A dijo...

Qué triste y real. Un beso.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Un relato directo, ameno y real, amiga...La vida nos hace reflexionar y mirar las circunstancias desde diferentes puntos de vista...Lo cierto es que, el amor debe prevalecer y ahí estaba en la protagonista y narradora, llenando huecos y vacíos, dando lo mejor en esos últimos momentos...
Mi felicitación y mi abrazo por tus buenas historias, María Rosa.

Carmen Silza dijo...

Un gran relato, y muy humano, y es que el Amor debe estár en todo rincón de nuestras vidas, hasta ese rincón donde iremos todos.
Un placer leerte María Rosa.
Besos.

ReltiH dijo...

QUEDE MUY TRISTE...!

Mirella S. dijo...

Si se siembra ausencia, se cosechará desamor, lejanía.
A muchos les ha ocurrido y cuando toman conciencia es tarde para revertirlo.
Es un texto que trataste con sobriedad dentro de lo dramático del acontecimiento.
Muy bueno, Mariarosa.
Besos.

TIGUAZ dijo...

Una historia por desgracia muy frecuente y como siempre, real. Mi aplauso con un montón de aplausos.

Mari-Pi-R dijo...

Que triste es este episodio de la vida en el que uno necesita a los suyos y estos no están presentes.

Feliz día de la mujer.

Ambar dijo...

Un relato sobrecogedor y muy triste.
Besos

Abuela Ciber dijo...

Que tristeza para todos
Especialmente para esos familiares que no saben perdonar
Cariños y Feliz Dia

josé dijo...

quienes andan los caminos del arte y fundamentalemnte los músicos, dejan mucho detrás, aunque no signifique olvido ni desamor, ellos entregan lo suyo de otra manera y cuesta entenderlo.

Margarita HP dijo...

Qué pena María Rosa. Yo viví un caso bastante similar hace dos años, cuando mi padre enfermó. En una de las habitaciones donde estuvo había tres camas, tres enfermos, y uno de ellos siempre estaba solo. Yo le atendía cuando podía, pero era una auténtica pena ver como el hombre no dejaba de mirar hacia la puerta.
Un beso muy fuerte :D

Franziska dijo...

Has realizado un relato tan duro y real como la vida misma. Esto o casos como este están sucediendo en todas las ciudades del mundo. Desde luego, no somos perfectos por ser padres pero es cruel ese abandono y lo más doloroso es que, en la mayoría de los casos, esos problemas de abandonar al anciano están relacionados con que no habrá herencia cuando éste muera. Aayer mismo, precisamente, una persona que visita a personas que están solas en las residencias de mayores, hablaba conmigo de este tema.

Esta denuncia tan suave y bien realizada de una conducta que se está dando con harta frecuencia, hiere por su inhumanidad y a mi, la verdad, me ha puesto muy triste. Sin embargo, reconozco que es un aldabonazo en la conciencia. Buen relato. Un abrazo. Franziska

Maru dijo...

Qué tristeza, un padre arrepentido y unas hijas heridas que no perdonan...todo por no saber muchas veces que el amor se vive aquí y ahora, una pena. Abrazo Mariarosa.

Bertha dijo...

Triste realidad: la vejez en un peso y más cuando se esta enfermo y encima olvidado de quienes por despecho te ignoran.

Feliz fin de semana MªRosa.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Conocemos un punto de vista, pero da la sensación de que las hijas nunca lo entendieron.
Saludos

María Socorro Luis dijo...


Siempre el mismo placer, Mariarosa,recrearse en tus relatos. Tienes el don de trasformar cualquier escena cotidiana, en un regalo poético.

Tu y Mirella, sois mi referencia favorita, en narrativa. Serán "los buenos aires" de esa ciudad tan entrañable.

Un gran abrazo

maría del rosario Alessandrini dijo...

Una historia real, seguramente se fue si saber que sus hijas lo perdonarían con el tiempo.
Abrazo

PEPE LASALA dijo...

Es un relato pero seguro que encierra una realidad... o muchas. Muy bien escrito Mª Rosa. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Carmen Estany dijo...

Generalmente se cosecha lo que se siembra.Este pobre hombre, aún sin ser consciente, estaba sembrando abandono y esto recogió. Por falta de reflexión,más que por maldad, nos vemos avocados en situaciones dolorosas.
Este relato nos enseña que hemos de ser responsables y tener un orden de valores.
También nos muestra la crueldad de unas hijas resentidas que no quieren perdonar.
Por desgracia no es un caso aislado.Es una pena.
Un fuerte abrazo Mariarosa

Magdeli Valdés dijo...

Ya todos dijeron tanto de esa historia...
solo atino a pensar que al menos se le dio un momento de comprensión y de amor...

se le abrió la ventana para que oliera el perfume que lo recibiría...

abrazos amiga.

José A. García dijo...

El único resentimiento que sirve es que dura toda una vida (la del otro), sino no cuenta.

Saludos,

J.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La historia es muy humana, y habla del comportamiento ídem. Los ancianatos y hospitales están colmados de estos casos de abandono. Un abrazo. carlos

Anónimo dijo...

Y,....si,...un final de tango para una vida trashumante.Me estremeceel relato...La soledad, la risteza, la falta de motivos para vivir...Muy buena historia. Con grandes visos de realidad...porque asñi es la vida...se rinde ante la realidad..Saludos María Rosa....Juan Angel Petta

Garmendia investiga.

El inspector  Garmendia  recorría la cocina de la familia Ponce, observaba con atención  a Eugenia,  la secretaria, que entre lágr...