sábado

Monólogo interior de una mujer.





¿Y ahora qué?
Él me mira e intenta decirme algo, al fin queda  mudo y suspira. El bar está silencioso, hay poca gente. Espero  que comience, vine sólo a escuchar.  Está nervioso. Tantos años sin vernos y después de nuestro fracaso como pareja, hace difícil una conversación. ¿Por qué le habré aceptado tomar un café? Dobla la servilleta, la estira, la vuelve a doblar, mira tras el cristal a la gente que pasa por la calle. No habla. ¿Para qué me invitó? Si  piensa que soy la misma  que conoció hace años, la que lloraba ante sus arranques de histeria; está equivocado. Quiero irme. Me doy cuenta que  está inseguro o finge estarlo.  Me acomodo en la silla y lo miró, bebe su café lentamente. Seguramente está armando un rollo sobre el amor. ¡Si lo conoceré! Ahora me mira. Intenta poner cara de sufrimiento.  Esas caritas ya no me convencen, vos no me convences.
Al fin, impostando la voz, me dice;
—No te he  podido olvidar.
No respondo. Dejo que hable. Yo tampoco lo olvide, pero por motivos diferentes. ¿Cómo olvidar lo que pasé a su lado? Sus celos, sus gritos, su constante mal humor.
Ahora habla y habla, me quiere  convencer y  pinta un mundo nuevo color esperanza, igualito a la canción, mientras mi mente va reviviendo las imágenes  de la vieja película de nuestra convivencia. Basta. Soy una tonta si  sigo escuchando su discurso, va a terminar convenciéndome que nadie me ha amado como él y que sólo yo, soy la culpable de nuestro fracaso. ¡Me aburrió!  Me pongo de pie, lo saludo y  dejo sobre la mesa, los veinte pesos del café. Recordé que también era tacaño.


23 comentarios:

Rafael dijo...

No puedo evitar una sonrisa con ese final del relato.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Diana de Méridor dijo...

Pues yo no hubiera dejado allí ni los veinte pesos, ya ve. Al parecer no valía ni eso.

Feliz fin de semana, madame

Bisous

maria del carmen nazer dijo...

Odio la persona mezquina. lo quiero lejos de mí.
Como siempre tu relato es muy bien llevado con un final FANTASTICO, ¡me encantó !
muchos besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Evidentemente, ella no lo ha olvidado. Por eso le dice adios y se va.

Carmen Silza dijo...

Me río con ese final María Rosa.
Muy bien relatado, un placer leerte.
Un abrazo y feliz fin de semana

Bertha dijo...

Vaya prenda; encima de darle mala vida tacaño.

Pues lo mejor que hizo pagarle el café.

Una forma muy elegante de mandarlo a freir espárragos.

Me ha encantado este final tan inesperado.

Un abrazo enorme MªRosa

Anónimo dijo...

Genial puesta en escena de una circunstancia tan especial como es el reencuentro. Una cita, dos cafes,..y un hielo que no se rompe,...Muchas veces, por no decir todas, todo termina así...Una gran definición,...IMPECABLE..felicitaciones. Juan A. Petta.

Joaquín Galán dijo...

Triunfó la sensatez pues amores vividos mejor no repetirlos pues nadie cambia de la noche a la mañana.

Unos pensamientos muy ilustrativos.

Saludos.

Mirella S. dijo...

Jajajaja... me encantó el final. Menos mal que el tiempo transcurrido le sirvió a la protagonista para no volver a caer en esas seducciones falsas, propias del que no ha cambiado.
Muy buen micro, Mariarosa.
Abrazote.

TIGUAZ dijo...

Mil gracias Rosa María por tan bello regalo, sigue escribiendo, este admirador lo necesita. Se te quiere. Un beso desde tu otra casa.

José Manuel dijo...

Hay encuentros que antes de producirse ya están abocados al fracaso.

Un abrazo

Mª Jesús Muñoz dijo...

Has escrito con gran realismo una situación, que se da muy a menudo...Creo, que no se trata de convencer al otro o a la otra, sino de tomar una nueva actitud y empezar con nuevo talante y entrega...Y eso es muy difícil si antes no se ha reflexionado y conversado en profundidad...Mi felicitación y mi abrazo siempre por tu buen hacer, Maria Rosa.
M.Jesús

Meulen dijo...

algunos nunca aprenden
pero bueno...será que todo tiene su causa y efecto al fin...

si naciéramos sabiendo todo ...nada aprenderíamos no??

un abrazo grande!


░░░(¯`:´¯)░░░░░░░⋰⋰
░░(¯ `•.\|/.•´¯)░░░⋰⋰⋰⋰⋰⋰
░(¯ `•.(۞).•´¯)░(¯`:´¯)⋰⋰⋰⋰
░░(_.•´/|\`•._)(¯ `•.\|/.•´¯)
░░░ (_.:._).░(¯ `•.(۞).•´¯)
░░░(¯`:´¯)░░(_.•´/|\`•._)
░(¯ `•.\|/.•´¯)░░(_.:._).
░(¯ `•.(۞).•´¯)░░░░⋰⋰⋰⋰⋰
░░(_.•´/|\`•._)░░⋰⋰⋰⋰⋰
░░░(_.:._)░░░░░⋰⋰⋰⋰⋰
_ (¯`:´¯)⋰⋰⋰⋰⋰
Magdalena _Meulen

Pluma Roja dijo...

Cuando un recuerdo es malo, se puede repetir una realidad desafortunada.

Me gustó Mariarosa.

Saludos.

disancor dijo...

Interesante monólogo. La verdad que no siempre hay sintonía entre lo que se escucha y lo que se piensa. Cada sentimiento va por un lado, pero la mente nos guarda el secreto.
Un beso.

Boris Estebitan dijo...

Gran relato, que bueno la chica no haya caído en el convencimiento, encima tacaño era el tipo.

poemas lichazul dijo...

algunos y algunas nunca aprenden, no hay caso , es su Karma
hay quienes siguen buscando la misma piedra con la cual una vez tropezaron, y quienes siguen siendo piedra y lastre de sus propios sueños y sueños de los otros

na que hacer :D

abrazos y feliz jornada

Omar enletrasarte dijo...

una mujer de decisiones tomar, ¿eh?
.
muy buen relato, me gustó
saludos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bien cosido interiormente. UN abrazo. carlos

María Socorro Luis dijo...

Así son algunos. Y encima noe toman por tontas. Muy bien narrado. Conciso y contundente.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

No esperaba ese final que me ha sacado una buena sonrisa María Rosa. Muy bien escrito. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.
@Pepe_Lasala

Meulen dijo...

jajajjaja...
esta si que me gustó...

me vi reflejada...
dos cucharada y a la papa ...jajjaja

super liberador!

La gota final.

La despertó el  teléfono y una voz desconocida fue desgranando  palabras que nunca hubiera querido escuchar. La noche anterior hab...