lunes

La sorpresa.




El sol calienta  las baldosas del patio, las convierte  en  brasas que caldean  el aire. Las begonias han cambiado de color y  sus hojas parecen más finas, algo las seca por dentro, les absorbe la vida, hasta la lavanda  es diferente, ya no llega su perfume  por las mañanas, entrando curioso hasta mi  cuarto. Gotea el grifo del patio, el agua  se evapora antes de llegar a la rejilla,  se esfuma y su sonido sólo vive en mi imaginación.
Me han dejado sola, todos  se fueron, sólo una mosca que va desde el cristal de la ventana  al techo,  me hace compañía. Ellos  se llevaron todo, hasta las sillas, los vi irse con lágrimas en los ojos, eran falsas porque no regresaron, ni a preguntar si necesitaba  algo, a darme un abrazo o una palabra de cariño, nada, sólo el perro viene cada día se sienta cerca y aúlla. Cuando intento acercarme, retrocede, no me deja que lo acaricie.

Ayer  llegaron  dos desconocidos. Me sorprendí, entraron con llave... uno vestía de traje, otro, ropa de trabajo, los dos usaban casco y hablaban de tirar abajo las habitaciones y la cocina, les dije que estaban locos, que no les daba autorización, no debían tirar  abajo las paredes. Me ignoraron. Midieron, controlaron todo con un plano. Les grité y continuaron su tarea. Lloré de impotencia.

Mi enojo se convirtió en terror cuando al intentar golpear al que parecía dirigir la obra, vi con sorpresa que mis puños como una masa aire, atravesaban su pecho.

25 comentarios:

Carlos A. dijo...

wow, que final tan sorprendente.

Muy bueno Maria Rosa. Creo que andamos conectados en los relatos... una ola de espíritus recorre nuestros blogs jajajaja

abrazos
carlos

TIGUAZ dijo...

Que cierta es la distancia del desconocimiento, el no hay que decir, el más mañana.
Como siempre me da gran satisfacción el leerte. Mi cariño y mil besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

María Rosa con tu maestría vas tocando los elementos, la fuente, las flores...Todo nos va llevando a esa casa abandonada, que espera el fin, su derrumbe...Y nos encontramos con ese espíritu,que permanece en el tiempo cuidando sus paredes y recuerdos...Cuántas casas habrán sido derruidas con la tristeza e impotencia de sus antiguos dueños,que ya sólo son espíritu...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer, amiga.
Feliz semana, Maria Rosa.
M.Jesús

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Ese mundo irreal que recreas en tu relato, es verdaderamente sorprendente.

Abrazos.

José A. García dijo...

La vida continúa...

Saludos

J.

Pluma Roja dijo...

Me gusta pero me recuerda una película. No recuerdo el nombre pero al leerte siento que estoy viendo esa película.

Saludos María Rosa.

Ernesto. dijo...

Pequeño relato de vida... Entrañable MaríaRosa.

Un gran abrazo.

elisa lichazul dijo...

espíritus que no se van , se quedan allí en el lugar que les significó pertenencia sin enterarse de que han partido ...

bello relato, conmovedor Maríarosa
abrazos

disancor dijo...

Imaginemos lo terrible que sería darte cuenta al fin, que estas muerto. Otro maravilloso relato de tu imaginación prodigiosa.
Un beso.

Karima dijo...

Voy por la segunda lectura de tu magnífica entrada, María Rosa.
Se capta en toda su profundad lo que significa el derribo de la casa para la antigua dueña del lugar. Quizá aquí termine su deambular entre dos mundos para empezar el merecido descanso eterno.
Un abrazo.

José Manuel dijo...

El tiempo transcurre incluso para los espiritus que se niegan a abandonar el presente.
Genial, me gusto mucho.

Un abrazo

Mirella S. dijo...

Hice otra interpretación de tu texto, Mariarosa. Desde el principio sentí que la que hablaba era la casa misma. Me gustó mucho verlo desde ese punto de vista, imaginar que las cosas tienen dentro de su materia un espíritu que las anima...
Excelentes las descripciones iniciales.
Besos.

Omar enletrasarte dijo...

las almas solo pueden sorprenderse mientras beben de la fuente de la tristeza
.
lo tuyo, genial
saludos

Anónimo dijo...

Felicitaciones María Rosa,...otro excelente cuento, otra creación del inagotable manantial de tu inspira- ciòn. Anticipé el final ante la actitud del can. Me gustó mucho.
JUAN A. PETTA

La Gata Coqueta dijo...



Cultivemos el optimismo sobre todas las cosas.
Al mal tiempo, buena cara. Usando el positivismo en todo y por todo,
buen humor en las palabras,
la alegría siempre presente en el espejo del pensamiento,
con una sonrisa de felicidad en las pupilas de los ojos…

¡Recordando que el corazón siempre permanece joven!

Un feliz y luminoso día te deseo desde la distancia,
pero muy cercano desde el corazón.

Atte.
María Del Carmen




Carmen Silza dijo...

A menudo me hago la pregunta, ¿esos espíritus realmente están donde estuvieron antes de marchar?....un misterio Rosa.
Un placer leerte, te enlazo a mi bloc, ahora que marcha bien.
Besos

Boris Estebitan dijo...

Gran relato y cuento, la manera en la que narras es excelente, me quedo con el final como mi parte favorita.

Boris Estebitan dijo...

Gran relato y cuento, la manera en la que narras es excelente, me quedo con el final como mi parte favorita.

ReltiH dijo...

SIEMPRE TÚ CON TUS SORPRESAS EN RELATOS!!!!
UN ABRAZO

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué bien lo cuentas: estar muerto...Un abrazo. Carlos

Diana de Méridor dijo...

Este relato está dentro de la más pura esencia de sus relatos de misterio. Tiene usted un toque especial, un don para el género.

Feliz día, madame

Bisous

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

gracias por tu huella Maríarosa
ten un fin de semana precioso
abrazos

María Socorro Luis dijo...

Inquietud, incertidumbre, duda.
En un escenario real se introduce un acontecimiento misterioso que no puede explicarse...

Aplausos y enhorabuena.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Era fantasmal y no lo sabía.
Bien escrito.

Retazos.

Nací en un barrio-campo, entre el verde de la alfalfa y calles de tierra, con mariposas mañaneras y luciérnagas nocturnas, dond...