jueves

Una palabra burda.



 Y allí  quedé, desnudando la noche, con el corazón convertido en un puñado de florcitas secas.
Y mientras regresaba, con paso lento y la sensación de andar sobre nubes,  fui recordando algunas historias, las que mi madre solía contar sobre el destino  y  yo no creía.
Ella decía que el destino era un hado que gobernaba los sucesos en la vida de los seres y los iba encadenando a su antojo. A nosotros, ese hado,  nos botó del mundo feliz, jugó  con los dos y  en ese juego estaba mi corazón palpitando enloquecido al verte. Y yo como una ilusa adolescente creí que eras el amor.
¿Te habrá sucedido igual? 
Tal vez no.
Te vi partir muy tranquilo, mientras la noche se moría recostada en la luna, sólo en tus ojos y por un instante cruzó una sombra al decir adiós, me pareció que ibas a agregar algo más y no, nada dijiste, sólo adiós. Adiós, que palabra burda y cruel. Para algunos es una apariencia que  rescata de la soledad,  para otros, un fin  sin por qué, es una palabra, nada más.



26 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Un adiós que puede liberarnos o encadenarnos al pasado para siempre.
Una reflexión profunda y triste, que has hecho con sutileza. Muy bueno!!
Cariños…

Miquel dijo...

No es una palabra, es una constancia.
Es un vocablo que debemos de llevar cuidado al utilizar, y que sin embargo lo hacemos de manera desordenada.

Me ha gustado.
salut

TIGUAZ dijo...

El "adiós" habría que borrarlo del diccionario y siempre sustituirlo como mucho por un "hasta más tarde" dejando siempre esa puerta abierta para el regreso que en muchas ocasiones no obra el milagro simplemente por ese maldito orgullo.
Como siempre es un placer leerte María Rosa, desde tus orígenes,esta tierra de meigas, mi cariño y mil besos.

Rafael dijo...

Y allí quedé, "desnudando la noche"...
Un abrazo y feliz fin de semana.

Karima dijo...

Seguramente nos habrá pasado a todos. Ese adiós que no admite un hasta luego y nos impone el río turbulento de los recuerdos. Luego, con coraje, saltamos de plano y recuperamos nuestra brújula.
Cuánta belleza en tus letras, María Rosa. Celebro haber llegado a tu casa para disfrutar tus entradas.
Buen fin de semana y un abrazo.

Antorelo dijo...

Qué tristes son todas las despedidas, pues son el reflejo de que algo se acaba. Un placer leerte.

Un abrazo.

maria del carmen nazer dijo...

Un texto sencillamente maravilloso. Impecable.
"Te vi partir muy tranquilo mientras la noche se moría recostada en la luna " ¡BELLISIMO !!
¡Felicitaciones !
Besos de admiración.
¡Feliz semana !! :)

Mª Jesús Muñoz dijo...

"...con el corazón convertido en un puñado de florecitas secas..."
Precioso texto,donde el destino sobrevuela como pájaro de mal aguero...Ese adiós fué duró para quien lo escuchó...Pero, a lo largo del tiempo es más duro para quien lo pronuncia, porque somos esclavos de nuestras propias palabras...
Mi felicitación por tu capacidad de síntexis y tu claridad, amiga.
Mi abrazo grande y feliz fin de semana, Maria Rosa.
M.Jesús

disancor dijo...

Siempre se espera de una despedida las palabras que fijen nuestro destino. Triste desengaño cuando en ese adiós no se decide nada.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Cuentos y Algo más. dijo...

Un adios siempre es una cruda realidad.

abrazos
carlos

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Todos los adioses son triste y la palabra duele al escucharla.

Abrazos.

Carmen Silza dijo...

No me agrada la palabra adiós, prefiero, un hasta siempre...
Son tristes las despedidas, la de un Amor que muere, la de un hijo que marcha, la perdida de un amigo, el adiós de cuando alguien muere...pero que fea es, yo no la utilizo, al no ser que un poema me la pida.
Un abrazo Rosa, y hasta siempre.
Besos

Mavi en blanco dijo...

"Enemigo que huye...puente de plata"
Preciosa la historia que tu madre te contó.
Besos
Mavi

Anónimo dijo...

Hola amiga,..."un fin sin porque..."
Breves palabras para explicar un sentimiento...Delicadeza y sabiduría. Cariños.
Juan Angel Petta

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

En el amor es una palabra dura y pedestre. Lo dices bien en este texto, con tono poético...UN abrazo. Carlos

Diana de Méridor dijo...

Puede verse como un final o como un simple pasar página para iniciar otro capítulo. A mí me gusta verlo así. A menos que sea para despedir la tristeza.

Feliz fin de semana

Bisous

elisa lichazul dijo...

el adiós para los creyentes es dejar en manos del eterno todo destino

para otros decir adiós es soltar lastre y hacerse liviano ( escencial)

y estamos nosotros que decir adiós nos resulta dolor y trabajo recomenzar


besitos y buen fin de semana

Ernesto. dijo...

Un texto sencillamente maravilloso Maríarosa... Hago mías las palabras de María del Carmen.

En cuanto a la palabra adiós he de reconocer que la empleo muy a menudo. Como despedida de la/las personas con las que esté hablando. Y soy consciente de su uso y del valor que tiene. Me encanta decir adiós...

Adiós amiga. Un gran abrazo.

Mirella S. dijo...

Un microrrealto poético y reflexivo sobre uno de los momentos más tristes de la vida: cuando nos dejan, pero que lo es también cuando dejamos...
Besos, Mariarosa.

Sneyder C. dijo...

Un adiós como el del microrrelato duele en el alma....pero siempre puede haber un hasta luego y rescatar aquella ilusión...

Un cálido abrazo

AdolfO ReltiH dijo...

A VECES CLÁSICO O MUY MOLIDA, PERO DUELE O RELAJA.
EXCELENTE PLANTEAMIENTO.
UN ABRAZO

María Socorro Luis dijo...

La vida es despedidas y encuentros. Tal vez ese adiós se transforme en hola.

Buenas noches, felices sueños

Anónimo dijo...

Adiós,....una palabra con la que sabe jugar el destino,...Una palabra que jamás quisiéramos haber oído siquiera,...Fría, rápida de pronunciar, rápida para destruir aquello que tanto quisimos....Una palabra burda y cruel,....muy cruel,...tan cruel como puede ser el destino. Una historia original,muy buena.Afectuosamente J.A. PÉTTA

Marinela dijo...

María Rosa, en muchas ocasiones no hay ni adiós,desaparece,así,sin más.
El adiós parece definitivo, mejor un "Nos vemos" O cualquier palabra que nos permita volver.

Un abrazo.

Kasioles dijo...

Por desgracia, conozco y sé el vacío que puede dejar un adiós.
Si ya de por sí es una palabra triste, cuando sabes que ya no tiene vuelta, por momentos quisieras emprender ese mismo viaje con ellos.
Pero razón tenía tu madre, el destino va gobernando nuestras vidas y no nos queda más remedio que afrontarlo.
Hoy quiero dejarte un abrazo muy especial.
Kasioles

Meulen dijo...

Siempre creo que cada suceso que embate en nuestra vida en cuanto a las relaciones ...es producto d e nuestra propia decisiones...solo nosotros nos enamoramos de este y no de aquel...no se si por el gusto de querer o de sentirse amada? o por el hecho de saberse que eres capaz de crecer en ese plano y te das la oportunidad...el asunto es que nunca se sabe del todo con quien te tropieces al frente, aquel puede urdir muy bien lo que se le antoja y uno pensar que es lo real , cuando te sorprenden y nunca fue...
y al fin de quien es el problema, de el tipo que se va? y me deja en paz? o mio que me quedó enredada en lo que debió ser y ya nunca será?...
y así me pasaría media vida!!
así nadie puede...humm

vaya en fue de voz...
abrazos a ti!

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa