lunes

Desde el mar.

                                             Playa de Mar del Plata. Buenos Aires. Argentina.

SOLEDAD

A veces llega acompañada

de una vaga niebla gris

y un eterno mar azul

que no claudica su golpe y su furia

sobre la playa de mi vida.





LUCIERNAGAS.

Dónde fueron las luciérnagas,

aquellas que el verano invitaba  a mi jardín.

Se perdieron en el espacio

o algún duende travieso

las llevó a otro universo

donde el viento es ocioso

y el mar murmura su eterno gemir.



28 comentarios:

elisa lichazul dijo...

la soledad descrita se hace oleaje de las emociones intensas

luciérnagas a veces se ausentan de nosotros pero no es algo constante

;)

abrazos y feliz semana Maríarosa

Diana de Méridor dijo...

Ese eterno mar cuya furia no claudica me recuerda al mío, con esos colores hermosos y esa furia renovada ahora que llega el otoño. Es curioso cómo la furia del mar llama a mi calma.

Feliz día

Bisous

TIGUAZ dijo...

Desde la mar, todo tiene otro color; en ocasiones triste otras alegre. Este finde lo pasé al borde del este mar de mi Galicia, con un temporal importante. Las sensaciones splamente con escuchar las olas rompiendo con los acantilados, son increibles. Como siempre es un placer leerte, muchas gracias.

CHARO dijo...

El poema de las luciérnagas me ha llamado mucho la atención ya que yo llevo mucho tiempo observando que tampoco las veo, sin embargo no hace tantos años se veían muchísimas.Saludos

Taty Cascada dijo...

El mar siempre es un regalo para la inspiración...

Soledad: Yo también la percibo como neblina y como una sutil pincelada de mar. Es una bella y certera imagen.

Luciérnagas: Para mi son como los unicornios, seres muy especiales que nos sugieren belleza, armonía y templanza.

Abrazos para ti María Rosa.

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...

María Rosa.
Bellos y breves poemas que ofrecen una esencia de conciencia y . En el primero... la certeza de que en la vida lo bueno y lo malo nos golpea como las olas del mar.
En el segundo , la ausencia d esta belleza que en tierras de la huasteca mexicana se llaman cocuyos o luciérnagas.
Será que los pesticidas las ahuyentan? Sí María Rosa, el hombre es el único animal que puede cambiar su ambiente. Para bien o para mal. Como hasta hoy.
Bellos y frágiles son tus poemas poemas. Besos

***Mi blog no se actualiza, un caso, ya he llamado hasta un técnico y nada. No me deja hacer mucho. Triste

Jerónimo dijo...

Ese mar enorme y eterno nos hace sentir la soledad con más fuerza si cabe pero se lo perdonamos cuando nos inspira versos como estos, tan sentidos.

Las luciérnagas son seres mágicos que nos hacen soñar con las hadas d elos cuentos infantiles.

Dos bellas estampas María Rosa.

Te dejo mi abrazo.

Omar enletrasarte dijo...

¡bonito!
saludos

MAJECARMU dijo...

Maria Rosa, inspiradora esa imagen de neblina y mar azul...es una soledad bella y mágica, sin duda. Las luciérnagas son como hadas del bosque que vienen y van y tú las hechas de menos...Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tus soledades de luz, que nos llegan muy adentro.
Feliz semana, amiga.
M.Jesús

Sneyder C. dijo...

El mar está inmerso en esa marea de intensas emociones que muchas veces hacen sentir la más profunda soledad llena de magnetismo, donde las luciérnagas nos hacen sentir su magia.


Un cálido abrazo

Rafael dijo...

Siempre hay palabras que rezuman poesía.
Un abrazo.

Soñadora dijo...

La soledad siempre viene envuelta de gris, muy bonitos Mariarosa.

Un abrazo,

TORO SALVAJE dijo...

Las luciérnagas murieron.
Y la soledad es el preludio de nuestra muerte.

Besos.

Felicidad Batista dijo...

María Rosa, el mar/la mar como símbolo, referente, metáfora, patria común de poetas y artistas. Tanto que trae y tanto que se lleva.
Tu poema es una ola que trae melancolía.
La luz destellante de las luciérnagas, leve, fugaz, como la vida misma que va a parar a la mar.
Dos magníficos poemas, amiga.
Muy feliz de reencontrarme con tu poesía.
Un abrazo

María Socorro Luis dijo...


Dos pequeñas llamaradas de belleza.
Y una evocadora imagen.

Mi abrazo

Mirella S. dijo...

Las luciérnagas abandonaron las ciudades, a esas bellas lucecitas parpadeantes todavía se las puede encontrar en el campo...
Muy buenos tus poemas, con la simplicidad y el encanto de las luciérnagas.
Besos.

disancor dijo...

El hermoso mensaje de la poesía. Tienes la sensibilidad para darle vida a las palabras.
Un saludo.

Mavi en blanco dijo...

las luciérnagas se fueron a otro jardín a explorar nuevos mundos.
Pero no murieron y volverán a verte en el verano nuevo.
Besos
Mavi

José A. García dijo...

¿Qué será lo que tiene el mar que siempre nos impulsa a escribir? Siempre...

Saludos

J.

Innombrable dijo...

el mar es una musa infinita... como nos inspira... tus versos son una maravilla.
carlos

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

El mar te ha inspirado bellamente, don poemas muy bonitos.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Buenos ambos.

Pero el segundo me encanta.

Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es una paradoja que la soledad venga acompañada. Y puede suceder.

Ariel S. dijo...

Me ha gustado lo que escribes y volveré para leer y disfrutar de tus escritos.
Gracias, besos

disancor dijo...

Feliz fin de aemana.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El mar, la soledad y la nostalgia de las lucièrnagas para un lirismo que toma los elementos naturales, con emociòn para hacerlos versos bellos. UN abrazo. carlos

RosaMaría dijo...

Hermosos verso y muy reales. Hace días casualmente le explicaba a mi sobrinita la maravilla de las luciérnagas que ella no podrá conocer. Besos.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa