viernes

Cosas raras del amor.




La casa de la abuela Betina  había cambiado su paz con la llegada de sus hijos. La primera  fue  Julia  la mayor, luego Cacho, Martina  y mis padres que vivían con ella, fueron los que iniciaron el asombro.
El alboroto había comenzado con la visita de una señora  que tocó timbre. 
Yo atendí.  
—Abuela en la puerta hay una persona que te busca, dice llamarse María Elisa…
La abuela me incrustó  una mirada que me sacudió,  quedó unos instantes rígida, luego se puso roja.
—Repetí el nombre —dijo con enojo, como si yo tuviera la culpa de algo.
—María Elisa.
Dejó el pincel y sin quitarse la camisola manchada de pintura, fue directo a la puerta, conocía muy bien a mi abuela y supe que la impulsaba una furia loca, capaz de quitar a empellones a quien se colocara en su camino.  Caminé tras ella y traté de escuchar la conversación, fue imposible, Betina hablaba muy rápido y entrecortado  y la otra mujer  muy bajo. Al fin mi abuela la hizo pasar. Entraron  al comedor y quedaron a puertas cerradas.

A partir de ese momento,  el ambiente  de la casa fue otro. Teléfonos que sonaban continuamente, llamadas de larga distancia, discusiones, unos tíos protestaban, otros lloraban y la abuela discutiendo con todos,  hasta que en un momento pareció cansarse y elevando la voz dijo:
—¡Es mi casa y  mi decisión y basta! Él que quiere venir a verlo, viene y el que no, es dueño de hacer lo que le da la gana.
Acondicionaron una habitación con una cama ortopédica, quitaron muebles, cambiaron las cortinas grises por otras blancas, y un martes por la tarde se detuvo una ambulancia en la puerta de calle, bajaron una camilla con un hombre. Luego me enteré que era mi abuelo Ignacio, él que yo creía muerto. Yo me había hecho la película de su muerte al ver que no lo nombraban, ni una fotografía suya  circulaba por los  cajones de los añejos muebles.
El esposo pródigo había regresado al hogar.
Él era el motivo del alboroto.
Todas las mañanas venía María Elisa, ayudaba a Betina a curar al abuelo, preparaba su comida y luego se iba. La casa era un  ir y venir de hijos, nueras  y yernos, susurros, conversaciones en voz baja y yo sin entender nada.

Una de mis primas, con algunos años más,  me aclaró la situación:
“El abuelo había abandonado a Betina, hacía   quince años. Se enamoró de María Elisa, perdió la cabeza y se fue con ella a Viedma. Los primeros tiempos creímos que la abuela se iba a morir de tristeza, pero salió adelante con ayuda de una psicóloga, fue aceptando la realidad; el abuelo Ignacio se había enamorado  de otra mujer y contra eso no hay nada que hacerle. Ahora está enfermo, fue operado varias veces y está en su fase terminal, se muere y quiere hacerlo entre sus hijos. María Elisa vino a pedirle a la abuela, que lo dejara cumplir su última voluntad. Al principio Betina no quería saber nada, fue a verlo al hospital para cantarle unas cuantas, pero al verlo tan mal, no se animó y aceptó que se quedara en la casa. María Elisa no lo quiere dejar, viene y  ayuda a la abuela, así que ahora tenemos un abuelo con dos mujeres”.
Esto último lo dijo riendo, a mi no me causó gracia.

Cuando el abuelo Ignacio murió, vi algo que me hizo crecer de golpe, mi abuela y María Elisa se abrazaron llorando como dos criaturas. Al principio no pude entender, luego  intuí que las dos lo habían amado mucho y  olvidaron las broncas, eran dos mujeres a las que se les había muerto el corazón y un tiempo de vida.

34 comentarios:

Lichazul dijo...

esa es una actitud super machista
y el final lo confirma

es bastante real tu relato Maríarosa, se algunos casos así, y son verdaderamente patéticos por muy viejos y enfermos que estén

abrazos y felicitaciones por tu trabajo narrativo, siempre trascurre fluido y cercano a los ojos lectores

Rafael dijo...

Una bella historia la que nos dejas en este relato.
Un abrazo.

ReltiH dijo...

UN CIERRE MUY SENSIBLE, MUY EMOTIVO Y SENSATO. MUEVES FIBRA CON TU RELATO.
BESOS

enfuga yremolino dijo...

Este es un cuento de vida con madurez, con humanidad profunda, exaltando un rasgo femenino intrínseco, la piedad.
Mantiene el suspenso con firmeza, todos los personajes están claramente perfilados y, en pocas líneas ud. logra hacer vibrar las emociones propias.
Mi Yo lector inició la búsqueda interna de esa capacidad de Amor que entrega, al desatar el nudo de este vínculo especial.Su cuento cursa las emociones de una manera magistral.APLAUSOS.

Cristina dijo...

Tus relatos siempre tienen el brillo suficiente para atrapar al lector, mis felicitaciones mi querida Maria Rosa.
Te dejo un fuerte abrazo, Felíz día!

http://perfumederosasregalosamigos.blogspot.com/2013/03/feliz-dia-la-mujer.html

Es el enlace de una imagen por el día de la mujer.

AMBAR dijo...

Conmovedora historia, es posible que no ocurran cosas así, muy a menudo, pero por casualidad o no, quien sabe, conozco una parecida.
La vida y sus misterios, una cosa es cierta, en el corazón y el amor nadie tiene fuerza suficiente para sujetarlos, vuelan libres con el viento.
Interesante y humano.
Un abrazo.
Ambar

Marinela dijo...

Como siempre¡Genial!
María Rosa tu comentario llego.
Espero que no sea muy difícil de manejar la plantilla que he puesto.
Que tengas un buen fin de semana, aquí llueve mucho.
Abrazos.

CHARO dijo...

Una situación muy fuerte y una abuela demasiado generosa, tu relato está genial.Besotes

Diana de Méridor dijo...

Sabe, madame?, yo conozco otra Betina. La historia es parecida, pero yo nunca le entenderé. No comparto su actitud, yo no soy así. Tantas conversaciones mantenidas con mi amiga y nunca he llegado a entender eso.

Feliz fin de semana

Bisous

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

El amor es así, simplemente amor, no repara en opiniones ni se detiene a pensar en el que dirán.

¡Feliz día, Mujer!

Un abrazo.

Susana Jiménez dijo...

Un amor generoso y que acepta que la felicidad del otro está cerca o lejos. Difícil de encontrar pero gracias a tu historia sabemos que a veceas ocurre.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo

antonioe dijo...

un relato muy tierno, con una historia de amor entre dos almas con un mismo destinatario. Hermoso y emotivo final... besos y buen fin de semana.

OZNA-OZNA dijo...

Supremo relato nos obsequias querida amiga. Infinitas gracias por hacernos confidentes de el. Muchos besinos y feliz fin de semana te desea esta amgia con inmenso cariño.

TriniReina dijo...

Un comportamiento típico de hombres de otra época, aunque aún queda alguno así. Los mejores años se los dedica a otra y los peores a la esposa y hasta el final, a poder ser...

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Al final la muerte las arregló.

Besos.

La abuela frescotona dijo...

que bonita y humana historia de vida, al fin ganó el amor...
saludos querida amiga

TIGUAZ dijo...

Ciertamente hermoso, amiga, aplausos sin fines. Un beso.

TIGUAZ dijo...

Es un placer leerte, Rosa, tus escritos espolean mis sentimientos. Un abrazo

Mariangeles Ibernón Valero dijo...


Este cuento es la vida. Ha sido una gran ilusión volver a tu lado. Soy puro sentimiento, de lágrima fácil, y hoy llore con este relato. Me ha emocionado, la suavidad y madurez.
Y sobretodo el amor que encierra y trasmite.
Colorín colorado este cuento se ha acabado.
Mi beso siempre, ,,,,,,hoy con sonrisa :)

Antorelo dijo...

Un relato muy bien planteado con un final que gustará a unos y no tanto a otros. Nunca defraudan tus cuentos.
Un abrazo

Lola dijo...

Una entrada conmovedora, a veces pienso si estas cosas pueden pasar, pero en la vida suceden cosas raras, y en el amor las más. Interesante escrito. Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Dejaron de lado las rivalidades por cumplir la ultima voluntad.
Muy noble.
Te recomiehttp://palabrasenextincion.blogspot.com.ar/ndo

Lichazul dijo...

gracias por tu huella
ten una semana preciosa
abrazos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bellamente humano. Estas dos mujeres expresan el sentimiento del amor, auténtico y sin afeites. Con agrado leo tus cuentos. UN beso. carlos

Felicidad Batista dijo...

Maria Rosa, tu narrativa tiene la virtud de tocar las fibras más sensibles y conmovernos de principio a fin.
Una historia que puede sucederle a cualquier familia y cómo enfrentar el presente irremediable y los fantasmas del pasado.
Al final tú lo resuelves con la fuerza del amor, el que tuvo el personaje de la mujer abandonada y el que quedó retenido sin que ella lo pudiera evitar.
Un reencuentro feliz con tus letras, estimada amiga.
Un abrazo

MAJECARMU dijo...

María Rosa,un espléndido relato,amiga...La vida misma con sus amores y desamores y al final...El tiempo pone todo en su lugar,él vuelve al hogar que abandonó y el amor une a las dos mujeres.El amor acaba triunfando sobre los caprichos del destino.
Mi felicitación por tu maestría y naturalidad,que nos implica y nos hace pensar.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,compañera y amiga.
M.Jesús

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Muy especialmente narrado tu relato, y tocas sentimientos, aunque en lo personal considero, que lleva arraigos culturales errados, y que desde luego existen casos reales similares en la actualidad.
Incomprensibles, reales, con una connotaciòn equivocada, pero son en fin casos de la vida...
Un fuerte abrazo Maria Rosa!

Fernanda Suzawa dijo...

Ese abuelo que representa a tantos abuelos. ¿Será que aun seguimos siendo Betinas?

Luján Fraix dijo...

HOLA MARIAROSA
ES UNA HISTORIA QUE PUEDE SUCEDER, CONOZCO ALGUNA PARECIDA, NO DEJA DE SER EMOTIVA AL FINAL PORQUE AMBAS LO AMARON.
UNA TRAMA PERFECTA.
UN BESITO

Lichazul dijo...

abrazos Mariarosa, muchas gracias por tu huella

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Te felicito por tu historia, la de mi familia fue parecida, osea que eso ocurrió en realidad. El verdadero amor siempre triunfa, hay que saber ser vulnerable frente las debilidades humanas, nuca se puede juzgar ni decir «De esta agua no beberé»
Gracias
Sí ya tenemos Papa, hay que orar para que la Iglesia sea lo que tantos esperamos. Renovada.
Con ternura
Sor.Cecilia

Manrique dijo...

Muchas veces la vida nos presenta problemas, que a medida que vemos pasar el tiempo,nos hace cambiar de forma de pensar.
Bella narración.
Abrazos

Luján Fraix dijo...

HOLA MARIAROSA
NADIE MEJOR QUE VOS PARA SABER DE BERGOGLIO PORQUE ESTAS MAS CERCA. ESTAMOS TODOS TAN FELICES QUE NO LO PODEMOS CREER, ES UN MILAGRO!!!
YO VEÍA HOY SU PRIMERA MISA Y NO REACCIONABA TODAVÍA, FUE TAN IMPENSADO.
BESOS

David C. dijo...

intenso final....

Una abuela especial.

Pintura de Jorge Frasca, argentino, pintor contemporáneo. Miraba a su abuela, ir y venir por el patio de tierra y dándole de co...