sábado

Nosotros y el ayer.




Me alegró volver a verte y descubrir  la emoción que  brilló en tus ojos. Se reavivaron las migajas de ternura que habían quedado dormidas en algún rincón de nuestra memoria. Y fuimos repasando aquellos días, sin ver que la tarde agonizaba en las calles y mi té y tu café estaban helados, nuestras manos, se unían tratando  aferrar   el ayer perdido.  
De pronto, despertamos a  la realidad, justo para darnos cuenta que  nada era igual, los dos habíamos cambiado, nuestra vidas eran diferentes y en ellas, los sueños  blandos de nuestra juventud  no cabían. Nos despedimos con un beso profundo, nos costaba separarnos. Al fin me besaste las manos y me dijiste un adiós  ronco, sin fuerzas.  Caminé unos pasos y al volverme  a saludarte, seguías mirándome, desde la misma esquina donde años atrás  nos  habíamos despedimos.








29 comentarios:

Sandra Figueroa dijo...

Nada es igual después de una separación. Mejor así, decir adiós al ayer. Saludos amiga.

Susana dijo...

No se puede revivir el pasado. Un beso

Campirela_ dijo...

Que cierto lo que dices , los amores del ayer cuando los volvemos a ver nunca son como fueron ..solo es un recuerdo ..Muy bello me gusto leerlo.
Abrazos con todo cariño.

mj dijo...

Simplemente precioso momento. Nada es igual que entonces. Vamos cambiando a cada paso que damos.
Un Saludo
mj

Auroratris dijo...

Me he sentido identificada... Tal vez fuese la misma esquina o, la misma voz... Lo que sí es cierto es que fue un despedida.
Bella prosa poética, mi querida amiga.

Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

Alicia dijo...

Un amor pasado que se reencuentra para volver a separarse.
La vida pasa y cambia.
Besos

María Dorada dijo...

La vida es así, está escrita de encuentros y despedidas.

Hermoso lo que has escrito.

Un beso enorme.

Rosana Martí dijo...

No puede haber una despedida sin un reencuentro, retomar lo mismo es imposible, las personas vamos cambiando según la vida nos pasa.

Abrazos!

Gladys dijo...

Hola amiga que triste y nostálgico relato así es la vida todos cambiamos con el paso de los años. Abrazos feliz inicio de semana.

J.P. Alexander dijo...

A veces solo queda el olvido. Buen relato

Margarita HP dijo...

Hola María Rosa, qué preciosidad de relato. ¿Sabes? Con esos sentimientos ganas dan de que cada uno se vuelva a acercar al otro ¿verdad? Un beso. Como siempre me ha encantado. Besos :D

Mirella S. dijo...

Quizás los protagonistas pensaron que entre las cenizas podrían quedar algunos rescoldos que reavivar. Pero el tiempo modifica a las personas, lo que sienten y piensan y tratar de rescatar lo que una vez hubo no es una buena elección.
Un micro preciso y sentido, me gustó mucho.
Besos.

Navegante dijo...

Si se vuelve hay que aceptar lo nuevo, como sea el momento actual. Nadie regresa dos veces al mismo lugar, no sólo porque uno ya no es el mismo, sino porque el otro tampoco lo es.
Saludos.

Lia dijo...

Tal cual me ha pasado...nunca es lo mismo, sólo quedan los recuerdos de lo que fue.

Marinela dijo...

Hola Maria Rosa:tus poesías y cuentos siempre nos hace pensar o recordar.
Saludos

Trini Altea dijo...

Muy bonito y para reflexionar sobre ello.

MaRía [Capri ] dijo...

Creamos proyecto de vida en pareja y cuando ese proyecto de vida se desvanece algo en nosotros se muere y a la vez sigue estando ahí, esas ascuas son difíciles de apaciguar , solo un encuentro futuro hará que resurjan o se apaguen definitivamente. Es la manera de pasar pagina desde el agradecimiento por lo compartido y con la mirada en nuevos horizontes
ley de vida , como dicen los sabios ...
un gusto tu relato, sutil como una caricia de brisa de mar

abrazos que te lleguen , amiga

lanochedemedianoche dijo...

Todo está en aquellos día de vida plena y juventud, siempre allí será igual, desde este lado no se ve tal cual fue.Pero se siente.
Abrazo

Sara O. Durán dijo...

Debe haber excepciones.
Un abrazo.

Estrella Amaranto dijo...

Nunca podemos recuperar ese instante del pasado en el presente, ya que ese pasado nos sitúa dentro de otra perspectiva, puesto que la vida es un contínuo cambio y nosotros ya no somos los mismos de ayer.
Por supuesto que me identifico también con estos sentimientos expresados con tu bella prosa poética.
Gracias por decidirte a dejarme tu huella, María Rosa y que pases un feliz fin de semana.
Un saludo.

Alís dijo...


Coincidir reviviendo al pasado, resucitar por un rato la ilusión, casi compensa. Al menos, si sucede como lo has contado tú.
Me había perdido. Gracias por traerme de vuelta

Un abrazo

Carmen Silza dijo...

😘😘💙

Meulen dijo...

Bueno, se dice o se infiere que ambos se miraban porque al fin querían seguir juntos...
paradojas de la vida...
otra cosa hubiera sido si me hubieran mirado así....no se :))
al fin hay que asumir las decisiones no mas...

Ernesto. dijo...

Ese ayer vivido, trascendido en parte... y, recordado en ocasiones!

Pero ya no somos los mismos...

Un relato vivido.

Abrazo Mariarosa.

José A. García dijo...

Las cosas que menos queremos que cambien son las que más lo hacen.

Saludos,

J.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La presencia vuelve, y la memoria del tiempo hecho pasado, pro es pasado, y ya hay algo marchito en el alma. Un abrazo. Carlos

Mari-Pi-R dijo...

La alegría del encuentro siempre es grata pero no siempre duradera, ya que la pasión del amor no siempre corresponde.
Un abrazo.

Horacio dijo...

Llegué de casualidad, me quedo leyendo un rato.
Saludos

Rayén dijo...

A veces solo quedan los recuerdos y la nostalgia. Las personas cambian con el tiempo.
Abrazos.

Mundo misterioso.

    Las palabras de doña Jacinta volvieron a mi memoria, las historias que  había relatado tantas veces y que me causaban...