lunes

El beso.



Cuantas emociones puede despertar una simple foto. Recuerdos que no me pertenecen y sin embargo son parte de mi vida.
La abuela María en  tardes de siesta solía desgranar sus remembranzas. Yo preguntaba y ella iba sacando el hilo de su memoria, como  un tejido que se deshace, y  ovillaba en  palabras, las imágenes de otros tiempos.
 “Se llamaba Gabriel, me dijo una tarde, y la vida me lo robó. Corría el año 1939, una tarde llegó la carta anunciando que debía presentarse en el cuartel militar, no queríamos separarnos, pero a nadie le importaban nuestros sentimientos, sólo la guerra funcionaba en el corazón de los gobernantes en ese momento. Decidimos que el último día lo pasaríamos juntos, como locos enamorados y partimos a la ciudad, dejando atrás el pueblo y los gritos de mi madre y sus amenazas.
Aquel día paseábamos y nos besábamos en cada esquina, en cada plaza,  alguien nos sacó una foto y la guardé como un tesoro. Al día siguiente Gabriel partió. Y luego la espera, los años, el final de la guerra y ninguna noticia de mi Gabriel. Desaparecido en acción, así rezaba la carta que me entregó su madre y había enviado el ejército. La misiva temblaba en mis manos, las piernas no me sostenían y no recuerdo más…”

Muchas veces le pedí ver la foto y respondía que en alguna de tantas  mudanzas se había perdido. Mentía. Era su tesoro, de ella y de nadie más.  
Hoy entre sus documentos encontré la foto, recordé su relato de aquel día en que se despidieron. Mi emoción no tuvo límites al descubrir el parecido de Gabriel con mi padre...
Historia de la guerra, que como  tantas, no tiene retorno.



La foto inspiradora de la historia pertenece a Robert Doisneau, fotógrafo francés, 1912 - 1994.  


34 comentarios:

Diana de Méridor dijo...

Qué hermoso y romántico relato le ha inspirado la foto de Doisneau. Cuántas bellas historias se ocultan tras las viejas fotos que un día descubrimos como un tesoro en un álbum olvidado.

Feliz tarde

Bisous

Omar enletrasarte dijo...

Muy conmovedor,
me gustó "empila" como decimos acá
saludos

TORO SALVAJE dijo...

Una foto revive mil historias.

Besos.

maria del carmen nazer dijo...

ESPECTACULAR María Rosa. Un relato dulce, triste ... Me has emocionado en un día que la tristeza no se me quiere ir.
¡está tan bien escrito ! ¡te felicito !
"... yo preguntaba y ella iba sacando el hilo de la memoria como un tejido que se deshace , y ovillaba en palabras las imágenes de otros tiempos..." bellísimo !!

Besos del alma. :)

Mirella S. dijo...

Bello, Mariarosa, y muy bien escrito, con un final que deja como en suspenso...
Es un excelente ejercicio inspirarse en fotos, tanto famosas como desconocidas, para desarrollar un relato.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola María Rosa,...Un escrito sobre una simple fotografía, pero que en el profundo significado de un alma dolida, reivindica hechos, actitudes, y una hermosa y tierna historia de amor, de ése amor al que todos tenemos derecho,...y que en algunos casos es muy esquivo y causa heridas muy dolorosas..... y a veces incurables. Linda la historia y linda la foto. Gracias amiga. Un fuerte abrazo.ELCRUZADO

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hermosa y romántica historia, aunque triste por el desenlace, pero inmortalizada en tan bella fotografía.

Un abrazo.

Leticia dijo...

Con tristeza y esperanza la despedida y cobijada por la ausencia su partida.
Un detalle como broche de oro es el parecido de Gabriel con el abuelo... Más allá del beso, el amor. Bello.
Un saludo María Rosa.

CHARO dijo...

Un relato muy triste, las guerras son muy crueles, deberían de terminar para siempre.El final es sorprendente.Besicos

Mery dijo...

Que historia tan conmovedora, me ha emocionado y todo, porque mi padre, tambien solia contarnos historias de cuando estuvo en la guerra. saludos .

elisa lichazul dijo...

romántica historia nos compartes
ahh , los besos de despedida siempre dejan esa huella indeleble en el alma enamorada que no se va ni se borra

buena semana

te dejo la url (los otros blogs están cerrados)
http://seleccionesintimas.blogspot.com

Rafael dijo...

Corto pero intenso relato, muy bien trenzado.
Un abrazo.

Susana Jiménez dijo...

El encuentro perfecto de los latidos, el roce de las almas a un mismo ritmo. eso es un beso y es uno de los más bellos recuerdos.
Hermosa historia inspirada en una foto que le ha dado y le seguirá dando vueltas al mundo.
un abrazo fuerte

María Fernanda PAZ dijo...

Estoy indagando yo también en esas fotos heredadas a las que la imaginación le dan sentido porque los datos que nos transmiten no bastan. Pero lo que transmiten las imágenes es tan portentoso que ni siquiera hace falta la información. Es puro sentir y conectar con esas raíces que nos habitan y que nos hacen quienes en verdad somos. Pronto me embarco en un viaje a ese pasado remoto que es presente en mí. Me voy a España con una pila de fotos y datos biográficos, y el alma y el corazón dispuestos para un encuentro trascendental con mi esencia.

Hermosa historia la de hoy, querida María Rosa.

Un beso y gracias!!!

Fer

Pluma Roja dijo...

Me encantó este cuento. Quizás porque ya soy abuela.

Besos MaríaRosa.

UNIVERSO POESÍA (Rincón de poesía desde el Sur Argentino) dijo...

¿Que hermoso relato inspirado e inspirador...!

TIGUAZ dijo...

Una foto, da para mil cosas y cuando se describe de esa forma tan delicada como lo haces tú Rosa María, mucho más. Una de mis pasiones es la fotografía; en ocasiones, si miro el cielo, cada rayo de Sol, cada nube colgada en un infinito azul...da para un sueño inmenso. Como siempre mi aplauso y un beso.

disancor dijo...

Hermoso relato el que te ha inspirado el beso de amor de una despedida.
Un beso.

ReltiH dijo...

GUAUUU!!! ME CONMOVÍ MUCHO...!!
BESOS

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me encantan esos finales. No se los espera uno como lector. La conexiòn del narrador con el personaje eje, trtas el velo de una nostalgia. UN abrazo. carlos

MAJECARMU dijo...

Un relato impactante, cercano y entrañable,amiga...Cuántas historias humanas guardará el universo en su caja de fotos añejas y eternas...Una preciosidad, que nos alienta a crear y recrear la vida con la magia de las letras y el sentimiento,amiga.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu maestría y buen hacer.
Feliz tarde,Maria Rosa.
M.Jesús

Innombrable dijo...

me encanta como escribes...
lo que puede inspirar una foto.
saludos
carlos

Marinela dijo...

Querida Maria Rosa,he leído todos tus últimos relatos y te cuento que se me ha pasado el tiempo sin sentir.
Como siempre tu escritura me lleva donde tu imaginación quiere.

Que pronto veas la primavera y la disfrutes,
Abrazos

Jerónimo dijo...

Un relato muy probable y emotivo.
En tiempos de conflictos se separan vidas que estaban destinadas a vivir siempre juntas.Las guerras nunca solucionan nada, solo traen dolor y miseria.

Saludos.

Lucas Fulgi dijo...

Lindo relato... aunque triste, transmite amor.

Mavi en blanco dijo...

Que historia más conmovedora y fiel al tiempo que le tocó pasar.
Un amor hermoso sin final feliz.
Un abrazo para ti.
MAVI

Antorelo dijo...

Emotivo y conmovedor relato magistralmente narrado.
Un abrazo

Taty Cascada dijo...

Un relato romántico y de gran ternura. El personaje guardó en su vientre un día que cambió su vida y, en su historia personal una fotografía que vivió un gran amor.
María Rosa, yo que soy amante del romanticismo, disfruté del relato.

Un abrazo y besos para ti.

María Socorro Luis dijo...


Una de tantas historias que torció la guerra. Bella, creíble y magníficamente narrada.

Dos besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Maria Rosa.
Bellísima historia real.
Sabes te felicito hoy 23 es Sta.Rosa de Lima, antes se celebraba el día 30 de Agosto.
Besos, Montserrat

Luján Fraix dijo...

Bella historia, emotiva, que nos deja pensando en aquellas vidas pasadas que sufrieron tanto, que esperaron, que dejaron sus sueños anclados... Un fantástico relato tuyo Mariarosa.
Besos

roberto dijo...

Maria Rosa. Me emocionó tu relato, cuantas fotos encierran historias que merecerían ser redescubiertas. Quiero pedirte disculpas por no pasar desde hace algún tiempo, trataré aunque más no sea para dejarte un hola.

Un abrazo.

José A. García dijo...

Algunas imágenes... etc.

A veces hasta las palabras sobran.

Saludos

J.

Fabián dijo...

Maravilloso; un relato que te pone la piel erizada!!!

La foto.

La única vez que vi la imagen tendría unos siete años y me conmovió su crudeza. Entré en un mundo ajeno del que no comprendía el si...