sábado

Doña Ana 1

 

Doña Ana es un personaje de mi barrio, y como ya ha llegado a los ochenta, tiene derecho a curiosear la vida de la gente, eso dice ella,  en especial a sus vecinos a los que persigue detrás de su ventana, pero no es sólo eso lo que le interesa…

Estábamos en una confitería, y Ana, miraba con total desparpajo a una pareja que bebía su café cerca de nosotros. Salir con Ana es siempre una aventura, tiene esa naturalidad que dan los años y le permite decir lo que piensa, sin reparar a quién molesta.

Está vez su tema eran las parejas con diferencia de edad.

—Ana estás mirando a esa gente como una chusma de feria — exclamé por lo bajo.

-—¡Cállate! estoy haciendo un estudio sociológico —me respondió, casi me atraganté con su respuesta.

—¿De qué hablás?

—Hace un tiempo, con mi amiga Charito, observamos que las parejas entre hombres mayores y mujeres jóvenes, abundan —y  señaló con la cabeza a un señor de unos sesenta años y a una mujer que no llegaba a los treinta.

—Eso existió siempre, no veo nada raro. ¿Cuál es tu problema? –le pregunté:

—Ninguno. Queremos averiguar ¿por qué se atraen con tanta diferencia de edad? Seguramente tienen diferentes gustos, se han criado en épocas distintas, con claros contrastes, ni de música pueden conversar, mientras él se encanta con Charlie García, a ella le debe gustar Abel Pintos....

—¿Y a qué deducción llegaron? —pregunté.

—Todavía a ninguna, la otra tarde Charito se plantó en el estacionamiento de un centro comercial importante, y comprobó que llegaban siempre en coches o camionetas importadas, generalmente último modelo. Mientras tanto yo me ocupaba de seguirlos al entrar en los locales: ¡Ellas compraban en los negocios más caros y ellos pagaban! Ese día. Seguimos siete parejas, y nos quedamos con la conclusión de que las mujeres  jóvenes buscan tipos mayores y con plata.

—¡Ustedes están locas!

—No lo creas, la dupla que está cerca   —señaló con un revoleo de ojos— él lleva ropa de marca importada, tiene un reloj de la puta madre y acaba de pagar con una tarjeta dorada. En conclusión: ¿Vos viste a un verdulero, taxista, carpintero, que ronde los sesenta, conviviendo con una chica de treinta?

Comencé a titubear, no se me ocurría ningún ejemplo.

—No sé… tal vez yo me enamoraría de un carpintero o un taxista… –dije poniendo cara de tonta.

—Quédate tranquila, vos no tenés treinta y ellos no te van a dar bolilla.

Como siempre me dejó sin palabras. Mientras yo tomaba mi café, ella seguía con interés a otra pareja que entraba al local.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


20 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Pues no anda muy descaminada. Un abrazo. Carlos

Campirela_ dijo...

Doña Ana tiene mucha vida y por ello es sabia, reconoce el amor y el interés nada más verlo. Y allí en esas parejas solo había plata que gastar y nada de amor para dar. Un precioso texto como siempre y este con una buena moraleja la edad con dinero la diferencia hace mas chica. ajjaj. Un besote grande y feliz semana.

J.P. Alexander dijo...

Buen relato la gente siempre es curiosa y un poco juzgona. Te mando un beso

Hada de las Rosas dijo...

Buenas noches, mariarosa, que tal!
empezo el otoño, que lindo y romantico tiempo,
me encanta.
Buena historia y estudio sociologico.

El hombre da, la mujer recibe
y solo se es joven una vez,
no podemos ni debemos
desperdiciar nuestra sagrada juventud
y tiempo femenino
en la pobreza.
Digo yo, que no se nada XD
Besos┊┊┊┊
┊┊┊ ☆
┊┊🌙 *
┊┊
┊ ☆ °
🌙 *

Juan L. Trujillo dijo...

Esperemos que haya excepciones a la regla. Aunque, como las meigas, "haberlas, ahilas".
Buen relato.
Besos.

Susana Moreno dijo...

Creo que tu amiga tiene razón. Un beso

Rita dijo...

¡Qué buen relato! Yo también he pensado siempre lo mismo.
Un abrazo

Elda dijo...

Jajaja, pues muy simpática la mujer, y la verdad es que no le faltaba razón.
Me ha encantado como has desarrollado el tema, es muy ameno y se lee de maravilla.
Disfruté leyéndote, como siempre.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Me dejas con la sonrisa en los labios esperando la siguiente entrega.
Un abrazo y felicidades por tu relato.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Naturalidad y cercanía en tu relato. Has puesto tus letras a disposición de la protagonista, que nos ha deleitado con sus curiosidades socio-psicológicas. Muy bueno, a veces las apariencias engañan y donde debiera habitar el amor, habita el interés económico.
Mi felicitación por tu maestría con todos los temas.
Mi abrazo admirado y feliz domingo, Maria Rosa.

THE ONLY TRUE HACKER IN THE WORLD ® dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Meulen dijo...

Creo que en todo tiempo se ha dado esta situación y eso se ha normalizado ...que ya ni asombra no? ...ahí hay muchas cosas mas que psicológicas que ver, a mi ver son los aspectos morales, es los mas dañados...y para que decir los cristianos...ni hablar.

Una historia muy real.

Margarita HP dijo...

¡Qué bueno! Pues me has dejado pensando también, porque lo cierto es que sí que abunda ese tipo de parejas, y es verdad que no suelen ser gente sencilla, sino con dinero. Ainssss. Por supuesto siempre habrá la excepción, los que se enamoren de verdad. Besos cariño :D

Ernesto. dijo...

Lo que queda claro es que la edad, de la socióloga de turno, da para mucho... Que lleve razón o no, ya no entro.

Abrazo Mariarosa.

Mi nombre es Mucha dijo...

Veo tu foto el de una viejita
Y miro a Jane Fonda las nuevas generaciones de mujeres de mas de ochenta que son tal cual las jóvenes o quizás mas

José A. García dijo...

¿No dicen que el diablo sabe por diablo pero más sabe por viejo?
Y además de viejo, experimentado.
Pues aquí hay otro ejemplo.

Buen relato.

Saludos,

J.

Contratar a Tambo Tambo dijo...

Una Divina doña Ana, bien directa la señora. Ah, es Charly Garcia. saludos,

Jorge M dijo...

Interesante persona doña Ana, se ve muy encantadora con su forma de ser tan desparpajada, el amor no entiende de edades, razas, clases sociales o preferencias sexuales ni religiones, el problema es que amor verdadero hay poco.
Muy grato leer esta primera parte y comprender mas, un abrazo amiga Mariarosa, se muy feliz y no dejes de sonreír

El Baile de Norte dijo...

Muy buena esta primera parte,... esto promete,... ahora mismo me voy a la segunda parte!

Rose �� Sarah dijo...

I'm highly thankful to you Dr Akhere for all the help you have given to me and my family and also for bringing my family back to me after all hope was lost due to I have made contact with many spell casters both online and physically but none was able to help me but since I met you Dr Akhere my life has been very wounderful and also filled with joy and happiness because finally my family is back as one and United family and ever since you helped me my husband has been treating me very nicely also treat me as a queen that I have always desired most importantly he doesn't have mistress any more and he gives me his time and attention like never before .

Thanks very much Dr Akhere is all I can say because if I start stating all the good things he had been doing ever since you helped me the world will become jealous .

You can contact him for help via email :- akheretemple@gmail.com or via WhatsApp :- +2349057261346

La Bohéme.

          Es escuchar   “La Bohéme” y regresas desde tu mundo oscuro, vuelves a cantar junto a mi oído con la magia de tu voz ronca que ...