miércoles

Sin Retorno.





Te esperé en el bar de siempre, afuera llovía, Buenos Aires descargaba su  gris sobre las veredas cubiertas de hojas. Llegaste con tu andar  desgarbado, cruzaste el bar, me besaste  en la mejilla y te sentaste frente a mí. Me miraste como si me descubrieras, con ternura y hasta te diría con amor.
Te escuché, después de las primeras frases, tu voz se fue perdiendo, las palabras resbalaban sobre mí como si fuera de mármol, hablabas demasiado, hasta que al fin, encendiste un cigarrillo y quedaste en silencio esperando mi respuesta. Trate de contener mi rencor, ese que creía olvidado y que al verte regresó como una paloma que vuelve al nido.
Fueron   años sin saber   de vos Alejandro y donde la vida me cayó encima con su frío de escarcha. Vos en Madrid, yo en Buenos Aires.  Yo acá, atendiendo la casa de modas y escribiendo, soñando que alguna editorial alguna vez  iba  publicar mi obra,  siempre fui  una ilusa soñadora.
Antes no me daba cuenta de las diferencias, éramos tan jóvenes que sólo el amor bastaba. Lloré Alejandro, lloré mucho, como si con llanto  pudiera borrar  el desgarro que se produce en el corazón. Por eso cuando te fuiste  no   entendí tus razones,  se me hizo difícil seguir viviendo y tu silencio fue la estocada final. Después de varias cartas sin respuesta, me resigné. Fui entendiendo que lo tuyo no fue amor, simplemente la pasabas  bien, te gustaba y encontrabas pasión y ternura, te sabías amado y sin ningún reclamo.
Y ahora regresas buscando recomenzar aquello que vivimos,  lo que una vez abandonaste, me parece que no te das cuenta que hemos cambiado, yo no soy la misma e imagino que vos tampoco, los años dejan marcas, no sólo en la piel, también en el alma. Aquella mujercita que sonreía ante tus bromas, no existe.
No me hables del amor que vivimos, de las escapadas al Tigre, claro que  recuerdo los amaneceres sentados en el puente de madera y mirando la  bruma sobre el agua y luego, nosotros bailando descalzos sobre la hierba mojada, pero también recuerdo otras cosas Alejandro.
Recuerdo que tu hermana vino al negocio y me dijo que te habías casado con una española y que eras muy feliz, esa frase la recalcó y creo que hasta disfrutó al ver mi cara de sorpresa y dolor. Ya ves, no hay nada que reconsiderar. Mi vida es otra, tiene sueños esperanzas, un beso alado cada mañana, dos brazos fuertes que me elevan hasta el cielo y amor, mucho amor.
Te podés ir,  ya no queda nada entre nosotros.
Aplastaste el cigarrillo, me volviste a mirar esperando mi arrepentimiento  y mi gesto te convenció que no había nada que decir.
 Y te fuiste y me quedé con el corazón hecho pelota, pero integra.

En la calle había dejado de llover y un sol apenas nacido me iluminó la cara.

31 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Sus relatos siempre tienen una cualidad especial capaz de transmitir no solo imágenes, sino también emociones. Da igual si se adentra en el género negro o si habla de sentimientos, sus palabras siempre llegan, calan profundo. Dice lo preciso. Nunca falta ni sobra nada, y eso es muy difícil.

Feliz día, madame.

Bisous

maria del carmen nazer dijo...

Una prosa muy cuidada maría Rosa .
Yo iba viendo todo lo que relatabas como si estuviera mirando una palícula.
Besos del alma. :)

Gladys dijo...

Muy buen escrito me imagino esos encuentros deben ser muy dolorosos, porque se reviven los malos momentos que son los que dominan la existencia del ser humano aunque todos tratemos de borrarlos, pero lo malo jamás se va está siempre ahí doliendo cada ves que vienen a la mente, como siempre es un placer leerte amiga.

Besitos de luz que tengas una linda semana.

Mirella S. dijo...

Me gusto mucho el recurso del cambio del clima, para expresar sin explicaciones, como va ella al encuentro y como termina interiormente. Aunque esté hecha pelota, pero íntegra.
El cierre de algo que por dentro todavía había quedado abierto, se ha cerrado, paró de llover y un sol incipiente indica un nuevo inicio.
Impecable, Mariarosa, como todos tus textos.

disancor dijo...

No solo hay que saber escribir, además hay que tener una sensibilidad como la tuya para escribir cosas tan hermosas.
Un beso.

UNIVERSO POESÍA (Rincón de poesía desde el Sur Argentino) dijo...

...PERO QUE HERMOSO CUENTO ¡BELLISIMO! APLAUSOS A LA CREADORA.

TIGUAZ dijo...

Los que pasamos por una situación semejante, no diré quien es el que tiene la culpa, con el paso del tiempo, si pudiéramos retornar a una situación anterior, no dude que lo haríamos. "Tengo en el jardín del alma tengo un árbol-cargado de retales de recuerdos". Un muy buedn escrito lleno como siempre de ternura y realidades . Mi aplauso y un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Maria Rosa, tu historia nos muestra esa evolución,que todos sufrimos con el paso del tiempo...Caminamos aprendiendo a madurar y es difícil volver atrás cuando se ha superado el charco y el descampado...La dignidad nos pide seguir adelante,porque la vida nos espera siempre y nos quiere valientes y renovados...
Mi felicitación por tu claridad,tu destreza y el mensaje humano que nos deja la historia.
Mi abrazo grande y mi cariño.
M.Jesús

CHARO dijo...

Me ha gustado mucho el relato sobre todo el final........"todo pájaro que abandona el nido puede encontrarlo ocupado si decide regresar"
Así le pasó al protagonista del relato.Besicos

Bertha dijo...

Agua pasada no mueve molinos.Cuanto daño pueden hacerse los seres humanos sobre todo: cuando no se puede perdonar.La protagonista por lo menos se ha dado el gusto de poder mirarle de frente y decirle que todos los esquemas e ilusiones que se hice junto a él:ya no existen.Que ha madurado pero aun tiene dignidad.

Un relato que cala hondo: me ha gustado mucho.



Un abrazo MªRosa.




Innombrable dijo...

QUE GRATIFICANTE ES LEERTE... SIEMPRE TIENES ESE TOQUE MAGICO.
ABRAZOS
CARLOS

elisa lichazul dijo...

muy buen trabajo Mariarosa
pusiste mucha alma y emotividad en el relato
traspasa al ojo lector

abrazos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La hermana, con su enfasis, aportó para que el regreso se hiciera aun más improbable.

Pluma Roja dijo...

Qué barbaridad, ¿Cómo se le ocurre regresar? En un principio pensé que se trataba del fantasma de Alejandro, no me esperaba este cierre.

Me gustó bastante.

Saludos Maríarosa.

Omar enletrasarte dijo...

un relato que está signado por lo sensiblero, lo realista, lo posible
saludos

Netomancia dijo...

No se puede vivir con el pasado a cuestas. Nop.
Saludos doña Mariarosa!

Antorelo dijo...

A veces, el pasado hipoteca nuestro presente. Un buen relato magníficamente contado.
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Un sol de resurrección.
La vida empieza de nuevo.

Besos.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Rafa Hernández dijo...

Tuvo su oportunidad y la dejó perder, y después del daño que hizo haciendo sufrir a su corazón, y de los años pasados y más con pareja, no pretendería que ahora lo recibiese con los brazos abiertos y beso de tornillo. Muy bonito, me ha gustado. Feliz fin de semana.

Besos María Rosa.

elisa lichazul dijo...

feliz fin de semana
abrazos

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

No había nada que recomponer ni recomenzar, hiciste bien.

Un abrazo.

ReltiH dijo...

"CHAO BABY" A CORRETEAR IGUANAS EN OTRO PATIO". JEJEJEJEEJE. EXCELENTE.
BESOS

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La dignidad: no quedaba otra salida, ante la fractura del amor, sin dar la cara en el pasado, de aquel que ahora lo reclamaba. Cierto: las heridas quedan, si puede perdonar, pero no olvidar, y ello no deja querer de nuevo. UN beso. Carlos

Soñadora dijo...

El sol de la esperanza alumbró el camino.

Hermoso y profundo como siempre Maria Rosa, un abrazo!

Luján Fraix dijo...

A veces suelen pasar estos casos, el regreso cuando todo esta dicho y cuando ha pasado demasiado agua bajo el puente, excelente final querida Mariarosa, como siempre.
Buenas noches amiga.

elisa lichazul dijo...

abrazos energéticos
y feliz feliz semana

Taty Cascada dijo...

Los años marcan, así es, marcan más allá de los surcos en la piel; pero de esa forma evolucionamos...A veces, dejar partir, es crecer. Se necesita valentía para vivir en esta vida.
Buen relato, como siempre.
Besitos María Rosa.

Taty Cascada dijo...

Los años marcan, así es, marcan más allá de los surcos en la piel; pero de esa forma evolucionamos...A veces, dejar partir, es crecer. Se necesita valentía para vivir en esta vida.
Buen relato, como siempre.
Besitos María Rosa.

Taty Cascada dijo...

Los años marcan, así es, marcan más allá de los surcos en la piel; pero de esa forma evolucionamos...A veces, dejar partir, es crecer. Se necesita valentía para vivir en esta vida.
Buen relato, como siempre.
Besitos María Rosa.

Taty Cascada dijo...

Los años marcan, así es, marcan más allá de los surcos en la piel; pero de esa forma evolucionamos...A veces, dejar partir, es crecer. Se necesita valentía para vivir en esta vida.
Buen relato, como siempre.
Besitos María Rosa.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé, que me han contado o que escuché el un micro de viaje y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa