lunes

Borges




Encontré esta perlita sobre Borges que me pareció interesante y quise compartirla con ustedes. Al menos para conocerlo un poco más.

BORGES

“El coraje fue una de las constantes en la vida de Borges. En la década de los sesenta lo llamaban por teléfono a menudo y voces anónimas lo amenazaban de muerte. Un día, harto de esas amenazas, contestó: “Mire, yo vivo en tal calle, en tal número, en el sexto piso y en la puerta hay una chapa que dice Borges: usted no se puede equivocar. Casi siempre estoy en casa y cuando tocan el timbre suelo abrir yo mismo la puerta; matarme es bastante fácil. Si usted lo hace, me favorece. Nada hay que favorezca más a un escritor o a un artista que una muerte violenta; Lugones y Gardel son una prueba de lo que digo. Venga nomás, no pierda más tiempo, lo estoy esperando”. Los llamados se interrumpieron definitivamente.



Cuando era todavía profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, una mañana irrumpió un muchacho en su aula y lo interpeló: 
—Profesor, tiene que interrumpir la clase.
—¿Por qué? —preguntó Borges.
—Porque una asamblea estudiantil ha decidido que no se den más clases hoy para rendir homenaje al Che Guevara.
—Ríndanle homenaje después de la clase —agregó Borges.
—No. Tiene que ser ahora y usted se va.
—Yo no me voy, y si usted es tan guapo, venga a sacarme del escritorio.
—Vamos a cortar la luz —prosiguió el otro.
—Yo he tomado la precaución de ser ciego. Corte la luz, nomás.
Borges se quedó, habló a oscuras, fue el único profesor que dio su clase hasta el final y sus alumnos, impresionados, no se movieron del aula.”


María Esther Vázquez. Borges, sus días y su tiempo.



17 comentarios:

Magdeli Valdés dijo...

Hola MARIA ROSA

me hiciste sonreir...no tenía idea de la genialidad de este escritor
menos d e sos dichos, que sin duda reflejan tal y como vivió la vida
y es un referente en el mundo de hoy...

te dejo un abrazo !

TIGUAZ dijo...

Ciertamente, si era un genio. Gracias por compartirlo, amiga. Desde Galicia un abrazo.

Bertha dijo...

Nada es lo que pare, todo un caracter aunque su apariencia era muy dulce : me encanta esa ironía de que el se dio el gusto de nacer ciego:hace más el que quiere que el que puede.

La verdad que desconocía esa parte de su personalidad.

Un abrazo MªRosa feliz primavera.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Tenía su temperamento el hombre, los genios son así.

Abrazos.

Pluma Roja dijo...

Interesante.

Saludos María Rosa.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Sin duda un escritor con amor propio y gran dignidad...Una persona valiente que nos deja un gran ejemplo. Sus valores humanos los llevó adelante como profesor y buen escritor.
Gracias por este post, Maria Rosa.
Mi abrazo y mi cariño, amiga.
M.Jesús

Antorelo dijo...

Impresionante la anécdota de Borges. Un placer volver por este blog después de mi retiro de los ruedos blogueros. Un abrazo

Mari-Pi-R dijo...

Era un hombre con buenas convenciones, nada le afectaba, hacía lo justo que él consideraba que era apropiado en cada momento.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

me ha gustado encontrarte y leerte

Rosana Marti dijo...

Una anécdota curiosa de un gran maestro.

Un fuerte abrazo.

ReltiH dijo...

MÁS EXCELENTE!!!!!!! UN TREMENDO TIPO!!!!! GRACIAS POR COMPARTIR.
ABRAZOS

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Borges siempre tenía respuestas que descolacaban a cualquiera. No tenía miedo.
Gracias por compartirlo .
Un abrazo
Sor. Cecilia

Diana de Méridor dijo...

Verdaderamente irreductible. Él sabía que solo somos libres cuando matamos al miedo.

Feliz tarde, madame

Bisous

Diego Sánchez dijo...

No cabe duda, Borges, además de buen escritor, era un valiente.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

Eso es tener personalidad y plantar cara al miedo. Me ha encantado Rosa. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Ya conocía la segunda anecdota. Fue una respuesta demoledora.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Interesante anécdota. NO la conocía.UN abrazo. carlos

Cristal roto.

Te escuchaba, pero estaba cerrada a tu voz. Tus palabras caían, saltaban en la mesa de aquel bar y rodaban hasta el suelo, se...