miércoles, 9 de enero de 2013

Las dos mujeres.




Desde mi balcón, las veía pasar todas las tardes. Caminaban con paso lento y sin mirar a las personas  que cruzaban  a su lado. Llevaban  una impronta de antigüedad en la cara, serían sus peinados que me recordaban a los que usaba la abuela María o su ropa tan pasada de moda. Sin embargo su piel era fresca, demostraba que no tenían más de cuarenta años  y  eran hermosas.
Todos los días, a las seis,  minutos más, minutos menos cruzaban mi calle, dejando un aroma a flores y un halo de misterio.
Algo encontraba en ellas que movía mi curiosidad, decidí seguirlas. ¿Por qué? No lo sé.
Caminé tras de ellas  tratando que no me descubrieran en una tarea de curiosa detective. La tarde caía, oscureciendo el cielo con un gris anunciador  de lluvia. Ellas se detuvieron. Entraron en una casa. Las persianas cerradas cubiertas de  telaraña, indicaban que hacía mucho tiempo que  nadie las abría,  parecía imposible que alguien pudiera vivir allí. Detenida en la vereda, comprendí mí tonto papel,  investigando a dos desconocidas. Regresé  a mi departamento, bajo las primeras sombras del anochecer y cuestionándome mi actitud. 

Meses después, al regresar de un paseo, vi que estaban tirando abajo la casa de las damas misteriosas. Algunos vecinos mirando la escena,  cuchicheaban entre ellos. Me acerqué. Se me ocurrió preguntar de quién era la casa.
—De los Suárez Villalta —respondió un señor entrado en años.
—¿Y las mujeres que vivían aquí? —pregunté.
Automáticamente   todos me miraron.
—Nadie vive  en esta casa —dijo una señora con cara de ratón— ha permanecido cerrada desde que murieron las hermanas menores del dueño.  
—Pero  vi entrar a dos mujeres, hace unos días  —insistí.
Me rodearon y comenzaron a acosarme con preguntas.
¿Cómo eran las dos mujeres?  
¿Cuándo las vio? 
¿Qué día?
Me sentí acorralada. Al tenerlos tan cerca comprobé que a todos los unificaba el color anémico de la cara y los labios. Un sudor cubrió mi espalda, temblaba ante el acoso de los raros personajes, daban miedo, parecían fantasmas… ¿o lo eran…?  Tenerlos tan cerca me mareaba. Los empujé y grité: ¡Déjenme en paz!  Me abrí paso a codazos y me fui. Unas cuadras adelante las vi a ellas, las dos mujeres, caminando como siempre. Me acerqué y les dije, lo que había  sucedido frente a su casa. Me escucharon sonrientes y sin decir palabra continuaron su camino, me sentí como una entrometida de cuarta y quedé allí sin entender, ni quién eran ellas, ni los extraños personajes. Días después, la casa ya no existía.
A las dos mujeres no las volví a ver.
En ese lugar levantaron  un elegante edificio del banco de la Provincia de Buenos Aires. Una de las empleadas me comentó que se suceden situaciones extraordinarias en su interior, extrañamente  se encienden las luces en los boxes, se apagan los acondicionadores de aire y varias veces y sin motivo,  quedó encerrada en el tesoro…





Los saludo y me despido por un tiempo, trataré de disfrutar unas vacaciones sin PC, sin teléfono, sin  timbre y sin fantasmas... eso espero. Besos para todos mis querido amigos y gracias por su visita.

María Rosa


33 comentarios:

ReltiH dijo...

SIEMPRE BRILLANTE EL MISTERIO EN TUS LETRAS. BUEN DESCANSO.
BESOS

Mariangeles Ibernón Valero dijo...


Yo he seguido una rosa muy bonita,
y me ha traído hasta ti.
a este maravilloso mundo de misterio.
Es un placer estar y ser una rosa más a tu lado...con tu permiso me quedo contigo.
Un beso desde el alma...y hasta pronto...mis puertas siempre las tendrás abiertas...cariños.

MAJECARMU dijo...

María Rosa,gracias por tu visita,amiga...Nos dejas un relato sobrecogedor,donde el misterio anda por la calle confundiendo a la protagonista...Muy bueno.
Que tengas una buenas vacaciones y vuelvas renovada para seguir deleitándonos con tus buenos relatos.
Mi abrazo grande y feliz año nuevo,compañera y amiga.
M.Jesús

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante mecanismo, mujeres jovenes con ropa antigua. Entran en una casa en la que se supone que nadie vive desde hace años. La casa es demolida y en el banco que ocupa el terreno pasan hechos extraños. Buen relato.

Pluma Roja dijo...

Me parece que esa historia se repite en todo el mundo. En Guatemala se dio un caso similar y la verdad era una muerta.

Que descanses María Rosa y que vuelvas pronto.

Besos.

Rafael dijo...

Bonito relato con ese toque de humor y suspense en tus letras.
Un abrazo.

Lapislazuli dijo...

Van a incorporarse a los Fantasmas de Buenos Aires
Muy buen relato
Abrazo

Disfruta tus vacaciones. Cuidate

TORO SALVAJE dijo...

Allí están ellas aún...

Que tengas unas buenas vacaciones.

Besos.

UNIVERSO POESÍA (Rincón de poesía desde el Sur Argentino) dijo...

FELICES VACACIONES 2013... MARÍA ROSA Y A SEGUIR CON ESTOS RELATOS MARAVILLOSOS PARA DELEITE DE NOSOTROS.

Bertha dijo...



Un relato muy intrigante!

Felices vacaciones que las disfrutes!

Abrazos MªRosa.

CHARO dijo...

Un relato lleno de misterio y suspense, me he quedado muy intrigada pensando quien serían estas dos señoras y por qué siguen pasando esas cosas tan raras en el nuevo edificio.Muchas gracias por tus agradables visitas, te deseo un felicísimo descanso y hasta la vuelta.Besotes

CHARO dijo...

Un relato lleno de misterio y suspense, me he quedado muy intrigada pensando quien serían estas dos señoras y por qué siguen pasando esas cosas tan raras en el nuevo edificio.Muchas gracias por tus agradables visitas, te deseo un felicísimo descanso y hasta la vuelta.Besotes

La Dame Masquée dijo...

Que disfrute de sus merecidas vacaciones, madame. Nos deja con un relato muy de los suyos, pero echaremos de menos otros hasta su regreso.

Bisous

Silvia Meishi dijo...

Un relato muy intrigante...¿Quién serán esas dos señoras? Me encanta el misterio.
Espero que pases unas felices vacaciones.

Un abrazo

Antoni Barnils dijo...

Interesante de principio a fin, atrapa esta misteriosa historia. Me pregunto qué razón tienen las dos mujeres y las rosa, y no busco respuestas me quedo con la belleza de la imagen.

un abrazo

Antorelo dijo...

Me encanta el tono sugerente que imprimes al relato.
Buenas vacaciones
Un abrazo

Marisa dijo...

Sigues bordando un delicioso realismo mágico en tus relatos, MªRosa.

Felices vacaciones.
Un abrazo.

disancor dijo...

Es tal el realismo de tus relatos, que acaba uno dudando si de verdad existen espiritus y fantasmas.
Te deseo un bonito y feliz fin de semana.
Un beso.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Un Relato lleno de Misterio e incertidumbre.
Como siempre un lujo visitar tu bello Espacio lleno arte y de sensaciones.
Buenas Vacaciones.
Un abrazo.

Felicidad Batista dijo...

María Rosa, un precioso cuento para dejarnos por un tiempo vacacional. Una magnífica ambientación y una brillante trama inquietante y envolvente. Un relato de misterio que nos interroga desde que nos encontramos con las extrañas damas.
Un excelente cuento.
Estimada amiga que en tu descanso solo te acompañen tus seres queridos y las musas inspiradoras para seguir leyendo tus sugerentes y maravillosas historias.
Un fuerte abrazo

Gladys dijo...

Que buen cuento amiga en verdad muy misterioso, me recordó a los cuentos que contaba mi abuelo que me hacían creer en fantasmas, muy entretenido me gusto mucho, te deseo que tengas unas lindas vacaciones sobre todo sin fantasmas jajaja.

Un gran abrazo feliz fin de semana amiga.

Luján Fraix dijo...

HOLA MARIAROSA
EXCELENTE TU RELATO, EL SUSPENSO SIEMPRE HASTA EL FINAL, UNA TRAMA PERFECTA.
TE FELICITO UNA VEZ MÁS.

UN BESITO
FELIZ VACACIONES AMIGA. YO TAMBIÉN TENDRÍA QUE HACER LO MISMO.

CARIÑOS
NOS VEMOS.

E. Martí dijo...

Misterio elegantemente descrito... Un placer visitarte de nuevo. Ando muy liada con el trabajo habitual y otro eventual pero te recuerdo con cariño.
Un gran abrazo
Esmeralda

Maria dijo...

Me ha dado un escalofrío. Creo que, si alguna vez tengo la suerte de ir a Buenos Aires, evitaré todas las sucursales del Banco de la Provincia (por si acaso) ;).

Muy bien contado. ¡Me gustó!

Besos

La Gata Coqueta dijo...




¡Feliz fin de semana!

bajo la incipiente mirada

de la luna enamorada

de los riscos tornasolados de la alborada...

Atte.
María Del Carmen



Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Te despides con un cuento de gran factura. Que pases las mejores vacaciones. Un abrazo. carlos

La abuela frescotona dijo...

espero que despues de dejarnos en manos de fantasmas tu conciencia te deje descansar jajaja
disfruta querida amiga

Netomancia dijo...

Excelente, hace poner la piel de pollo. Buenas vacaciones doña Mariarosa!!!

Mercedes Pajarón dijo...

Qué inquietante...Estas leyendas circulan por todas partes. Cada ciudad tiene su edificio nuevo donde ocurren extraños fenómenos. No sé si será verdad, o son en realidad las ganas de que sea cierto. En cualquier caso, lo mejor de todo es haber leído tu relato.

Descansa, pásalo muy bien... y vuelve. Un abrazo.

Rayén dijo...

Mariarosa, querida amiga:
Paso a dejarte un saludo cariñoso.he tenido problemas con la señal de internet pero pronto vendré a leer más.
Un abrazo inmenso.

La Gata Coqueta dijo...



Quién no quiere sentirse feliz siempre, y aunque la felicidad parezca a veces inalcanzable debemos luchar por conseguir esos momentos que poblarán nuestros recuerdos y nos ayudarán en momentos de absoluta opacidad.

Esta semana he estado de viaje y me he demorado sin apenas darme cuenta. Pero hoy tengo el gusto de pasar a saludarte y desearte un magnífico fin de semana!!

Sin olvidar que la mejor canción es la sonrisa de tus ojos,
melodía poéticas que mecen mis sueños.

Atte.
María Del Carmen



disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Rosi dijo...

Hola Maríarosa,me ha gustado mucho tu cuento, ¡me encanta el misterio!.
Hecho mucho de menos tu Calle de Tierra.
Te deseo unas felices vacaciones y volveré cuando vuelvas.
Un abrazo.

Gracias por pasar....

Cada palabra es el eslabón de un rosario que va enlazando cuentos y poemas, historias que alguna vez imaginé y hoy nacen para ustedes.
Gracias por acompañarme en esta dicha de escribir.

María Rosa